Meditar y mindfulness o atención plena no es lo mismo. Voy a hablarles de qué es mindfulness o atención, qué no es, cómo incorporar el mindfulness en la vida, cuáles son sus beneficios.

Mindfulness, atención plena y momento presente.

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es ‘Midnfulness, atención plena y momento presente’, junto con el Doc. Jorge Franco. Podrás encontrar temas como, qué es y qué no es el mindfulness, cómo cultivarlo en tu vida diaria, el por qué es importante poner esto en práctica, la evidencia científica y el beneficio que trae para todos a tu alrededor y no solo para ti. Recuerda, que puedes ver el video completo en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

Mindfulness y atención plena

Meditar y mindfulness o atención plena no es lo mismo. Voy a hablarles de qué es mindfulness o atención, qué no es, cómo incorporar el mindfulness en la vida, cuáles son sus beneficios.

Mindfulness es llevar la atención al momento presente con una actitud de aceptación, apertura, sin juzgar. Es un estado de conciencia, es un estado de la mente en la cual yo aprendo a ser consciente y a prestarle atención a lo que está pasando en el momento presente, a lo que está pasando por fuera: mi entorno, mis seres queridos, lo que estoy haciendo y por dentro: mis emociones, mis pensamientos, las sensaciones de mi cuerpo, las sensaciones de los órganos de los sentidos. Y, este estado de la mente se cultiva a través de diferentes prácticas y una de ellas es la meditación. 

¿Qué no es mindfulness?

Mindfulness no es poner la mente en blanco, no es una técnica de relajación, no es para cambiar el momento presente; es para cambiar cómo me relaciono con el momento presente, independientemente de que el momento presente sea agradable, desagradable o neutro, muchas veces lo que más genera sufrimiento en el ser humano es cómo me relaciono con lo desagradable, cómo me relaciono con la tristeza, cómo me relaciono con la ansiedad, con el estrés, cómo me relaciono con ciertos pensamientos que no quisiera tener. Mindfulness es para cambiar mi relación con ellos. No es una práctica religiosa, que también es una creencia muy frecuente. Sí, muchos de sus conceptos y prácticas son tomadas del budismo, pero no hay que ser budista ni tener ninguna creencia u orientación religiosa en particular, ni cambiar mis creencias religiosas para beneficiarme e incorporar ese tipo de prácticas en mi vida.

¿Cómo cultivo el mindfulness o atención plena en mi vida?

Para entender lo más fácil, hay dos tipos de prácticas: unas son las prácticas formales y otras son las prácticas informales. Las prácticas formales: la meditación sentado, meditación de escaneo corporal, meditaciones de movimientos conscientes, meditación de alimentación consciente, de compasión y las prácticas informales es llevar la atención plena a la vida cotidiana. Es aprender a ser consciente momento a momento, actividades, dónde está mi mente, de lo que estoy haciendo en la ducha, en el baño, con un alimento, cuando voy caminando, cuando estoy hablando con otra persona, etc. etc.

Esto que les voy a explicar se aplica para todas las prácticas de mindfulness, sean formales o sean informales. Primero, es importante tratar de ser conscientes de qué expectativas tengo yo con la práctica o si le estoy colocando alguna intención u objetivo en especial, porque recuerden que si yo le coloco la intención de relajarme, sentir placer, sentir felicidad, no tener pensamientos, no se trata de eso. Incluso, esto es un obstáculo para la práctica del mindfulness y colocar este tipo de intención y tener este tipo de expectativas nos va a alejar del objetivo o el principal beneficio del mindfulness que es cultivar una relación más consciente, más atenta con el momento presente, con una actitud de aceptación, de apertura, de amabilidad. Y, como les mencionaba, así el momento presente no nos guste, así haya tristeza, ansiedad; uno puede tener una buena relación con el momento presente. Entonces, primero ser consciente si le estoy colocando objetivos o si tengo expectativas con la práctica. 

En cuanto a la técnica, esto que voy a explicar se aplica para todos los tipos de práctica tanto formales como informales. Entonces, en la mayoría de prácticas, uno elige un foco de atención, o sea, no es poner la mente en blanco, el foco de atención puede ser una sensación física; voy a concentrarme en sentir la respiración, en las sensaciones físicas de la respiración, voy a concentrarme en los sonidos, voy a concentrarme en sentir el aire en mi cara, voy a concentrarme, por ejemplo, en la ducha en enjabonarme de manera más lenta, siendo consciente de cada detalle de la experiencia. Eso hace que las personas piensen que es un ejercicio de concentración y que entre menos pensamientos haya, o entre menos mi atención se vaya a un lado a otro, es porque lo hice mejor y eso no tiene nada que ver.

La concentración si es importante, pero realmente lo más importante de las prácticas de atención plena o mindfulness, es aprender a darme cuenta cada vez que mi atención se ha ido a otro lado, pensamientos, la mente opinando, juzgando, comentando, cosas que no tengo, que hecho, que tengo que hacer, los ruidos de la calle, aburrimiento, ansiedad, desespero, todo eso es normal que aparezca en una práctica de meditación. Es normal que mi atención vaya de un lado a otro, eso no es un problema. La clave está en aprender a darme cuenta hacia donde se ha ido mi atención y no molestarme, no juzgarme, no reaccionar, no esforzarme porque todo el tiempo tengo que estar en la respiración, sino, por el contrario, cultivar una actitud de aceptación, de no juzgar, de no esforzarme, de mente de principiante, de amabilidad, de compasión con uno mismo y con los demás, con mis emociones, con mis pensamientos.

¿Qué relevancia tiene incorporar estas prácticas en mi vida? ¿Por qué es importante? ¿Cuál sería su beneficio?

Primero, somos una sociedad altamente inatenta y desconectada del momento presente. La mayor parte del tiempo, nuestra mente está en todos lados: el futuro, el pasado, comentando, opinando y juzgando, está en todos lados menos en el momento presente. Cuando estamos trabajando, cuando estamos hablando con un ser querido, cuando estamos comiendo, cuando estamos en el baño, y esto tiene implicaciones muy grandes en nuestras relaciones, en nuestros vínculos, en nuestra salud, en cómo nos alimentamos, en nuestra productividad, en nuestro rendimiento.

Entonces, incorporar este tipo de prácticas, además de que nos ayuda a manejar de una manera más consciente y más efectiva el estrés, también nos ayuda a regular mejor las emociones, nuestros estados de ánimo, a no dejarnos llevar por la narración de la mente, a regalarle nuestra presencia a nuestros seres queridos, ayuda a mejorar las relaciones.

Muchas relaciones se dañan porque nosotros no escuchamos, no estamos presentes, nuestra mente todo el tiempo está allá criticando, juzgando. La otra persona está hablando y nosotros ya estamos pensando en lo que no nos gusta, lo que nos gusta. Estas prácticas mejoran el rendimiento y la productividad.

Evidencia científica del mindfulness

Metiéndole ciencia, evidencia científica quiero compartir con ustedes también algunos datos.Hay muchos estudios que muestran que la práctica regular, pero claramente no estoy hablando de semanas, estoy hablando de prácticas más largas, de meses, cambia nuestro cerebro. La práctica de meditación, el mindfulness ayuda a mejorar la conectividad de nuestro lóbulo frontal, las funciones de nuestro lóbulo frontal, y eso nos permite concentrarnos mejor, ser más atentos, regular mejor nuestras emociones, nuestra productividad, nuestro rendimiento también ayudan a apagar áreas primitivas del cerebro que cuando están muy activas, están relacionadas con la ansiedad, con el estrés, con la rabia, con el miedo. También tienen muy buenos estudios y evidencia de cómo sirven enfermedades donde hay dolor crónico, hipertensión arterial, entre otras enfermedades cardiovasculares, diabetes y es que muchas enfermedades empeoran con el estrés. También sirve en la prevención de recaídas y en el tratamiento de enfermedades como los trastornos de ansiedad, la depresión, los trastornos de la conducta alimentaria, las adicciones.

También se utiliza mucho en el sistema educativo. Hoy en día ya hay muchos países, Holanda, Inglaterra y muchos otros países que, por ley ya los colegios desde la infancia tienen que incorporar este tipo de prácticas en sus salones, en sus aulas y se ha visto que un niño atento, es un niño más contento. Son niños menos propensos a hacer bullying a recibir bullying. Son niños que mejoran sus relaciones, que mejoran el manejo de sus emociones. También se utilizan deportistas de alto rendimiento, en empresas.

Beneficio propio y para los demás

Pero, aquí quiero resaltar algo. No enfaticen en este tipo de prácticas solamente en el beneficio personal, es importante que el mindfulness vaya acompañado de la compasión. De hecho, en el budismo se habla del ave de la sabiduría, las dos alas del ave de la sabiduría; un ala es el mindfulness y la otra ala es la compasión.

Cuando practico mindfulness también en beneficio de los demás, del planeta, del mundo, cuando yo cultivo ser compasivo y ser amable con otros, cuando yo cultivo la capacidad de ser consciente, de cómo mis palabras, actos y pensamientos, no solamente me afectan a mí, sino también afectan a mi entorno, eso enriquece, profundiza y engrandece mucho la práctica de la atención plena o mindfulness.

Espero que este video les haya ayudado a aclarar muchos mitos y dudas que existen con respecto a la atención plena o mindfulness y sobre todo, que muchas personas relacionan mindfulness con lo mismo que es sentarse a meditar y fíjense que va mucho más allá. O sea, sentarse a meditar es una de las tantas formas de incorporar el mindfulness a la vida, pero es importante llevar el mindfulness más allá del cojín, más allá de la silla, o sea, a la vida cotidiana, a mi relación con los demás, a mi relación conmigo mismo. 

Selecciona tu divisa