La salud mental incluye el bienestar emocional, psicológico y social de una persona.

DÍA DE LA SALUD MENTAL: “NO HAY SALUD SIN SALUD MENTAL”

Por: Karen Monares, psicologa. 

LA SALUD MENTAL ES IMPORTANTE EN TODAS LAS ETAPAS DE LA VIDA

La salud mental incluye el bienestar emocional, psicológico y social de una persona, y logra deteriorar la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la adultez y la vejez.

La mala salud mental se asocia asimismo a los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación y los mandatos de género, a la exclusión social, al estilo de vida poco saludables, a los riesgos de violencia y mala salud física y a las violaciones de los derechos humanos.

Hablemos de cifras…sabias que la OMS informa

  • Los trastornos mentales, neurológicos y por el consumo de sustancias representan el 10% de la carga mundial de morbimortalidad y el 30% de las enfermedades no mortales.
  • Alrededor 1 de cada 5 niños, niñas y adolescentes es diagnosticado con un trastorno mental.
  • La depresión es uno de los principales trastornos que afecta a la población mundial, siendo una de las causas más importantes de discapacidad.
  • Una persona se suicida en el mundo cada 40 segundos aproximadamente.
  • Las personas con trastornos mentales graves mueren de 10 a 20 años antes que la población general.
  • Sabías que la OMS reporta que cerca de 450 millones de personas sufren trastornos mentales con una prevalencia similar en hombres y mujeres, con excepción de la depresión, que es más común en mujeres, y el abuso de sustancias, que es más común en hombres (WHO, 2001).

¿Qué tipo de personas pueden presentar un trastorno o problema mental?

Cualquier persona puede presentar un trastorno, problema o evento de salud mental en algún momento de su vida; esto dependerá de la forma como interactúen sus particularidades genéticas, congénitas, biológicas, psicológicas, familiares, sociales y los acontecimientos de su historia de vida.

¿Cuáles son los trastornos mentales más comunes en el mundo?

Los trastornos mentales más comunes en el mundo son los siguientes

Depresión unipolar, trastorno afectivo bipolar, trastorno de ansiedad, esquizofrenia, epilepsia, consumo problemático de alcohol y otras sustancias psicoactivas, Alzheimer y otras demencias, trastornos por estrés postraumático, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de pánico e insomnio primario (WHO, 2001).

¿Qué son los problemas mentales?

Un problema de salud mental también afecta la forma cómo una persona piensa, se siente, se comporta y se relaciona con los demás, pero de manera menos severa que un trastorno mental. Los problemas mentales son más comunes y menos persistentes en el tiempo. En algún momento de nuestra vida experimentamos sentimientos de tristeza, ansiedad, insomnio u otros síntomas que pueden generarnos malestar y algunos inconvenientes, pero que no llegan a provocar un deterioro significativo en nuestra vida social, laboral o en otras áreas importantes de nuestra actividad cotidiana.

¿Qué puede afectar a mi salud mental?

  • Factores biológicos: antecedentes genéticos, química del cerebro.
  • Factores psicológicos: experiencias de vida, como trauma o abuso.
  • Estilo de vida poco saludable, sedentarismo, deterioro en hábitos alimenticios, no realizar actividad física y consumo activo de sustancias psicoactivas.
  • Factores externos: manejo inadecuado del estrés, estar expuesto permanentemente a pantallas.

¿Cuáles son las señales de tener un problema de salud mental?

Cuando se trata de sus emociones, puede ser difícil determinar qué es normal y qué no, pero los problemas de salud mental tienen signos de alarma como:

  • Cambios en sus hábitos alimenticios o de sueño.
  • Aislarse de las personas y actividades que disfruta.
  • Tener nada o poca energía.
  • Sentirse vacío o como si nada importara.
  • Tener dolores y molestias inexplicables.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Fumar, beber o usar drogas más de lo habitual.
  • Sentirse inusualmente confundido, abrumado, enojado, molesto, preocupado, nervioso la mayor parte del tiempo. 
  • Tener cambios de humor severos que causan problemas en sus relaciones e interacciones.
  • Tener pensamientos y recuerdos la mayor parte del tiempo, logrando generar emociones desagradables.
  • Pensar en lastimarse a sí mismo o a otros.
  • Dificultad en la realización de actividades cotidianas incluso de higiene personal.

¿Cuál es la situación de salud mental en Colombia?

Según el Estudio Nacional de Salud Mental de Colombia, en nuestro país 40,1% (2 de cada 5 personas) de la población colombiana presenta alguna vez en su vida algún trastorno mental. Según este estudio, alrededor de 8 de cada 20 colombianos encuestados presentaron trastornos psiquiátricos alguna vez en la vida. Los más frecuentemente identificados fueron los trastornos de ansiedad (19,3%), seguidos por los trastornos del estado de ánimo (15%) y los trastornos de uso de sustancias psicoactivas (10,6 %). (MinProteccion, 2003).

¿Los trastornos mentales se curan?

Los trastornos y problemas mentales pueden curarse, rehabilitarse o controlarse con un tratamiento adecuado; los medicamentos e intervenciones son cada vez más específicos y selectivos. Suelen definirse de manera específica para cada caso, combinando el tratamiento farmacológico con medidas de rehabilitación socio-laboral, psicoterapias y apoyo familiar. Con la detección temprana y la atención oportuna la mayoría de las personas con un trastorno mental se recuperan rápidamente y ni siquiera necesitan cuidado hospitalario. Otras necesitan estadías cortas en hospital para recibir tratamiento. Un muy pequeño número de personas con enfermedades mentales necesita cuidado hospitalario prolongado.

ESTIGMA EN SALUD MENTAL

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el estigma relacionado con la mala salud mental es el mayor obstáculo de las personas que buscan tratamiento. Estigma se refiere a un grupo de creencias negativas, y con frecuencia injustas e inexactas, que la sociedad relaciona con ciertas circunstancias, cualidades y personas.

Existen tres tipos comúnmente reconocidos de estigma de la salud mental:

  • Estigma social o público: esto se refiere a las creencias o actitudes discriminatorias negativas sobre las afecciones de salud mental promovidas en el grupo cultural de uno o en la sociedad en general.
  • Autoestigma: esto ocurre cuando una persona internaliza las actitudes sociales negativas sobre las afecciones de salud mental.
  • Estigma institucional: este se refiere a las políticas institucionales gubernamentales y privadas que discriminan voluntaria o involuntariamente a las personas con afecciones de salud mental.

El estigma sobre la salud mental puede tener implicaciones negativas sociales, económicas y públicas para las personas que viven con afecciones de salud mental. En algunos casos, esto también puede reducir o limitar la confianza o capacidad de algunas personas de obtener acceso e involucrarse en ciertos recursos, servicios o derechos legales.

El estigma de la salud mental también puede desanimar a que alguien busque tratamiento para las afecciones de salud mental. Sin embargo, la mayoría de estas afecciones mejoran con el tratamiento; especialmente el tratamiento temprano.

¿Cómo reducir el estigma en la salud mental?

  • Hablar abiertamente sobre la salud mental.
  • Educarse a sí mismo y a los demás sobre la salud mental.
  • Promover la idea que de la mala salud física y mental son iguales.
  • Conocer el lenguaje que puede ser estigmatizante, como los términos “loco”, “demente” o “psicótico”.
  • Mostrar compasión a las personas con afecciones de salud mental.

LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN PREVALECEN EN EL MUNDO

En el primer año de la pandemia por COVID-19, la prevalencia mundial de la ansiedad y la depresión aumentó un 25%, según un informe científico publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por un miedo o una ansiedad persistentes y excesivos que afectan a la capacidad de funcionamiento de la persona. Pueden llevar a las personas a evitar situaciones, compromisos sociales, funciones profesionales, citas o incluso tareas diarias.

A pesar de la elevada prevalencia del trastorno, la ansiedad suele ser infradiagnosticada en atención primaria, de modo que solo el 50 % de casos son detectados (Rodríguez Machado, Solanas Fernández y Clavijo Portieles, 2006). Ello se debe fundamentalmente a dos motivos. En primer lugar, porque dicha enfermedad no es apreciada por el propio paciente, el cual, normalmente, acude al servicio sanitario aquejándose de molestias somáticas, las cuales enmascaran el cuadro ansioso. En segundo lugar, porque el propio paciente oculta su estado ansioso, percibido como una debilidad o un defecto de su propia personalidad. Diversos estudios han constatado que el estigma es uno de los principales motivos por los que las personas con un trastorno mental no buscan ayuda sanitaria.

Mitos de la ansiedad

MITO: “es mejor evitar la situación que me genera ansiedad” (FALSO

La investigación clínica ha demostrado que la evitación o escape del malestar emocional (ansiedad) o de las situaciones que la anteceden o producen, incrementa a largo plazo la intensidad y favorece el mantenimiento. Incluso parte del tratamiento terapéutico consiste en la reducción de las conductas dirigidas a la evitación y el escape. 

MITO: “La ansiedad es un evento” (FALSO

Existen circuitos neuronales desde estructuras subcorticales como la amígdala y el tálamo que, en conexión con estructuras corticales, favorecen la activación a través de la actividad electroquímica del cerebro, del sistema simpático, diseñado para dar respuesta a estímulos amenazantes. Cuando se padece de síntomas ansiosos, esta activación es prolongada y persiste aun en ausencia del estímulo temido.

Hábitos saludables para mejorar tu salud mental

  • Realizar actividad física. 
  • Durante el día realiza pequeñas pausas de un minuto para sentir su respiración en su cuerpo, sin buscar cambiar nada en ese momento. 
  • Cambiar de actividades, salir de la rutina, hacer algo no productivo, involucrarte en actividades artísticas, culturales, de acción social o experiencias nuevas que despierten tus sentidos y te generen cierto placer físico, mental, espiritual o emocional.
  • Busca momentos de silencio donde puedas contemplar tu momento presente. 
  • Establece horarios para descansar, realiza higiene de sueño para garantizar un sueño reparador. 
  • Busca espacios para realizar actividades que te gustan 
  • Disminuye el tiempo que te expones a noticias negativas y a información que te contamina.
  • Aprende a expresar tus emociones y aprende a pedir ayuda. 
  • Establece límites “está bien si no puedes con todo al mismo tiempo”.

Señales de alarma de la ansiedad

  • Preocupación constante.
  • Necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Sensación de debilidad y cansancio. 
  • Dificultad para conciliar y/o mantener el sueño. 
  • Sudoración, temblores. 
  • Dificultad en su proceso de atención, memoria y concentración. 
  • Respiración acelerada. 
  • Sensación de nerviosismo.
  • Aumento del ritmo cardiaco. 
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe.

Señales de alarma del estrés

En su mente:

  • Pensar en sus problemas una y otra vez.
  • Pensamiento circular, preocuparse de estar preocupado.
  • Sentirse confuso/a.
  • Sensación de miedo.
  • Sensación de estar fuera de control.
  • Sensación de que algo terrible va a pasar. 

En su cuerpo:

  • Temblor de manos y sudores.
  • Sequedad de boca y garganta.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Opresión en el pecho.
  • Dolor de cabeza.
  • Tensión en los músculos del cuello.
  • Hormigueo en los dedos.
  • Dificultad para respirar.
  • Sensación de mareo.

DEPRESIÓN

Sabías que: 

  • La consecuencia de no tratar la depresión: es que deteriora tu calidad de vida y en caso severos puede llevar a la persona al suicidio.  
  • Colombia es el octavo país con más depresión en el mundo. La Organización Mundial de la Salud dice que el 4,7 % de los colombianos tienen depresión.

La depresión se caracteriza por sentimientos continuos de tristeza, desesperanza, irritabilidad, falta de motivación o interés por las cosas, falta constante de ánimo para hacer las cosas que antes nos gustaban, dificultad para tomar decisiones y no poder realizar las tareas que solemos hacer diariamente.

Los síntomas de la depresión no necesariamente se limitan solo a síntomas psicológicos, sino síntomas físicos como moverse o hablar más lento de lo normal, cambios en el apetito e incluso en el peso, dolores y molestias inexplicables y falta de energía, y en las mujeres el ciclo menstrual podría cambiar.

Según cifras de Medicina Legal, entre enero de 2021 y julio de 2022 se han suicidado 4.159 personas, de ellas 1.714 son menores de 29 años.

Colombia registra 7 suicidios diarios y 95 intentos de suicidio en 2022.

Actividades que se pueden realizar cuando te sientas triste

  • Busca espacios para conectar con la emoción.
  • Escribe lo que sientes. 
  • Expresa lo que sientes. 
  • Mueve tu cuerpo para generar oxitocina y dopamina.
  • Busca ayuda profesional.
  • Conecta con la naturaleza, realizando actividades como: tomar el sol, caminar.
  • Realiza actividades de gusto propio. 

Señales de alarma de suicidio

  • Comportamiento imprudente o peligroso (ya no hay temor a la muerte).
  • Hablar del deseo de morir.
  • Sentirse desesperado.
  • Sentimiento de impotencia.
  • Sentirse como una carga para la familia y amigos.
  • Consumo excesivo de alcohol o uso de drogas.
  • Esconderse de la sociedad (la puerta del dormitorio siempre está cerrada).
  • Hacer planes preparándose para la muerte (organizar las finanzas, ceder posesiones).
  • Escribir una nota de suicidio.

TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR

¿Qué causa el trastorno bipolar?

Aunque una conexión genética específica al trastorno bipolar no ha sido determinada, los estudios muestran que del 80 al 90 por ciento de las personas que sufren con esta enfermedad tienen parientes con alguna forma de depresión. Es también posible que las personas puedan heredar la tendencia a desarrollar la enfermedad, la cual puede entonces ser causada por factores ambientales.

Otras investigaciones sugieren que la enfermedad puede ser causada por un desequilibrio bioquímico lo cual altera el ánimo de la persona. Este desequilibrio puede ser por causa de una producción irregular de hormonas o de un problema con ciertos neurotransmisores, los cuales son químicos en el cerebro que actúan como mensajeros a las neuronas cerebrales.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es frecuentemente difícil de reconocer y de manifiesto. Una de las razones es debida a la hipomanía, la cual es una señal temprana del trastorno. La hipomanía puede causar que la persona tenga un alto nivel de energía, pensamientos grandiosos no reales o ideas e impulsividad o comportamiento perturbador y alarmante. Éstos síntomas pueden sentirse como algo bueno para la persona, lo cual puede llevarle a que uno niega que existe un problema. Otra razón para la falta de reconocimiento es que el trastorno bipolar puede aparecer como síntomas de otras enfermedades o puede ocurrir con otros problemas los del abuso de sustancias, comportamiento irregular en la escuela o problemas en su lugar de empleo.

¿Quién puede padecer un trastorno afectivo bipolar?

Cualquier persona puede sufrir trastorno bipolar. El trastorno afecta a hombres, mujeres, niños y adolescentes. Sin embargo, algunas personas parecen tener un mayor riesgo que otras. Los factores de riesgo son: Antecedentes familiares. Si un pariente cercano ha tenido trastorno bipolar, usted podría tener un mayor riesgo. Abuso de drogas o alcohol. Acontecimientos estresantes. El trastorno bipolar puede desencadenarse por cualquier tipo de situación de estrés, ya sean acontecimientos desagradables (como un divorcio o la muerte de un ser querido) o acontecimientos positivos (como casarse u obtener un ascenso en el trabajo).

Mitos del trastorno afectivo bipolar

MITO: El trastorno bipolar es raro (FALSO

El trastorno bipolar afecta entre al tres y al cinco por ciento de los adultos en alguna etapa de sus vidas. 

MITO: El trastorno bipolar es un término para describir fluctuaciones del estado del ánimo (FALSO)

El trastorno bipolar es una enfermedad grave que presenta diversos síntomas graves. Existen otras enfermedades que también pueden provocar cambios en el estado de ánimo.

Selecciona tu divisa