La principal causa del trastorno obsesivo compulsivo es genética, o sea, es un tema hereditario.

Que es y que no es una enfermedad psiquiátrica.

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO Junto con el Doc. Jorge Franco. Tocaremos temas como, qué es el trastorno obsesivo compulsivo, sí es o no es una enfermedad genética, cuáles son las diferentes ideas compulsivas que pueden surgir, etc. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias. 

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

Hoy le voy a hablar del trastorno obsesivo compulsivo. El trastorno obsesivo compulsivo es una de las enfermedades que nos muestra lo complejo que es el cerebro, como cuando hay algunos circuitos cerebrales o algunos núcleos de cerebro que su funcionamiento está alterado, o sea, como el cerebro es capaz de producir diferentes pensamientos, pensamientos molestos, incluso algunos muy desagradables, cómo puede producir tic, compulsiones, rituales. 

Una enfermedad cerebral

Entonces, primero es una enfermedad cerebral, o sea, este no es un tema psicológico y la principal causa del trastorno obsesivo compulsivo es genética, o sea, es un tema hereditario.

El trastorno obsesivo compulsivo en la mayoría de personas está enmarcado dentro de un grupo de enfermedades que se llaman trastorno de ansiedad y en otras personas, el trastorno obsesivo puede hacer parte del trastorno bipolar o de esquizofrenia, pero es lo menos frecuente. 

Entonces, ¿qué es? Es una enfermedad del cerebro donde pueden haber muchas ideas obsesivas, que ya les explico qué es, compulsiones o rituales. Hay personas donde predominan las ideas obsesivas, hay personas donde predominan las compulsiones y los rituales, y en algunas personas están mezcladas las dos cosas.

¿Qué es una idea obsesiva?

Una idea obsesiva es un pensamiento, imagen, sensación que es molesto, son pensamientos intrusos que llegan a mi mente, muchas veces se quedan más tiempo de lo que yo quisiera que estén, para la persona es incómodo, molesto o desagradable tener ese tipo de pensamientos. 

Las ideas obsesivas más frecuentes

Voy a mencionarles cuáles son las ideas obsesivas más frecuentes. Primero están las ideas obsesivas de duda: todos los seres humanos tenemos, de vez en cuando, dudas. Lo que pasa es que en el trastorno obsesivo compulsivo y en otros trastornos de ansiedad ya son más constantes, ya me quinta en tiempo, ejemplos: será que cerré la puerta, será que desconecte este aparato, será que dije lo correcto, será que la gente sí me entendió, será que yo si envié ese mail, será que yo sí firme ese documento y esa duda generalmente va acompañada de compulsiones de revisión. Hay personas que incluso a pesar de haber revisado la puerta o sí apagan la estufa, o si desconecta el enchufe, a pesar de haberlo revisado dos veces, les sigue la duda. Muchas personas después de una conversación, vuelven y preguntan para asegurarse que les entendieron bien y repiten lo mismo para estar seguro de que la otra persona les entendió bien. Ideas de duda: compulsiones de revisión. 

Otra idea obsesiva frecuente son las ideas obsesivas de culpa, pero es una culpa exagerada y por cosas que en serio no son graves ni trascendentales, y perfectamente se puede quedar días o semanas pegadas en mi cabeza, ejemplo: yo porque compré eso, yo no lo necesitaba, yo estoy derrochando la plata, yo no debí haber hecho eso. Incluso a veces son cosas que sucedieron hace varios años y vuelven y llegan, yo en el colegio fui malo con esta persona, será que le hice daño, será que por culpa mía esa persona está mal, que pude haber hecho y el pensamiento lo martilla a uno. 

A veces pueden ser ideas obsesivas de miedo a ensuciarse o contaminarse; cuando yo toco algo, cuando me pongo en contacto con alguna superficie, cuando le doy la mano a alguien, cuando cojo la chapa de la puerta, pero como les digo, o sea, 30% de la población, puede tener este tipo de de vez en cuando, lo que pasa es que en los trastornos de ansiedad y en el toc ya interfiere con mi vida, o sea, ya es una fuente de estrés o intranquilidad, o ya me quita mucho tiempo. Entonces, muchas veces son personas que incluyen en compulsiones y en rituales de limpieza, aseo, desinfección, pero exageradas, o sea, se lavan mucho las manos mucho tiempo, duran mucho tiempo en la ducha, muchas veces llegan a tener dermatitis severa por el exceso de este tipo de conductas. 

Otra idea obsesiva frecuente es el miedo a tener enfermedades de transmisión sexual, cáncer y covid, específicamente son esas tres enfermedades. Todos tenemos miedo a tener una enfermedad, o sea es normal, pero en el toc es constante. Incluso el cerebro es tan extraño que muchas personas, así lleven un año sin tener relaciones sexuales y así tengan tres pruebas de para VIH negativas, les continúa la duda. A veces este temor exagerado de haber embarazado a alguien o haber quedado embarazada, esa es otra idea obsesiva frecuente. 

Otras ideas obsesivas frecuentes son las de contenido sexual, entonces son pensamientos de contenido sexual que para la persona son molestos. A veces son pensamientos, o sea, por supuesto que son muy desagradables, pensamientos que tal que yo abuse de un niño, qué tal que yo haga algo indebido, qué tal que yo abuse de un familiar y aquí yo quiero insistir todas las ideas obsesivas son pensamientos completamente inofensivo, jamás se hace en realidad, no tiene absolutamente nada que ver con lo que la persona verdaderamente piensa. O sea, es un tema muy cerebral y lo que más genera sufrimiento en las ideas obsesivas, no es la presencia de la idea, es cómo me relaciono yo con la idea. Dentro de la idea de contenido sexual, por ejemplo, hay ideas obsesivas de contenido homosexual. Un ejemplo, un hombre que sea heterosexual se le viene de pensamientos como: «uy, yo, por qué pienso que mi amigo es pinta, por qué pienso que es simpático, será que a mí me están gustando los hombres». Bueno, y claramente no es que este tema ser homosexual, sino esto sucede en personas heterosexuales, entonces se sienten incómodas y se sienten extrañas con este tipo de pensamientos. 

Otro tipo de ideas obsesivas frecuentes son las de contenido, existencia o religioso. Es frecuente que los seres humanos tengamos momentos en la vida donde nos donde pensemos en qué pasa si yo me muero, qué pasará con mi alma, donde uno piense cosas relacionadas con Dios y sí uno es bueno, es malo, pero es que aquí ya se convierte en una fuente de preocupación y sufrimiento. O sea, le quita la paz a la persona y será que Dios existe, que no existe, que el infierno existe, será que si yo me muero me voy al infierno y se quedan muy preocupados por ese tema.

Las ideas obsesivas pueden ser temas cotidianos

A veces hay ideas obsesivas que son temas completamente cotidianos, como una canción, una conversación, y se me queda pegada y hay otras dos muy frecuentes que son miedo a yo hacerme daño y miedo a hacer daño. Miedo a hacerme daño no es que verdaderamente me quiera hacer daño, o sea, no es como una verdadera idea de suicidio, por ejemplo, la persona está en una ventana y se le viene el pensamiento como «uy, qué tal que yo me botara» o la persona está con un cuchillo «uy, que tal que yo me clavara esto» o la persona está manejando «uy, que tal que me saliera» y miedo a hacer daño es con un ser querido, o sea, así yo no esté peleando con esa persona, pensamientos como «uy, que yo le clave este cuchillo a mi hijo, qué tal que yo empuje a mi esposa por la ventana, qué tal que yo lo empuje por el balcón o a un niño corriendo que yo le haga zancadilla» Como pueden ver, hay ideas obsesivas que son molestas por el tiempo que me quitan, pero no son desagradables,o sea, la persona no las persigue como a extrañas, como desagradables, como las de duda, las de culpa, las de limpieza, contaminación, el miedo de tener enfermedades y hay unas que así son muy desagradables y que la persona las percibe como a extrañas, como el miedo a hacer daño, miedo a hacerse daño, las de contenido sexual y muchas veces, pues éstas son más fáciles de identificar.

¿Qué son las compulsiones?

Las compulsiones son actos, conductas, actos mentales o conductas que la persona hace en momentos de ansiedad o en momentos en que tiene muchas ideas obsesivas y la persona siente que si hace eso, no va a pasar nada va a estar protegido del peligro. Entonces, ejemplos de compulsiones: cuando hay muchas ideas obsesivas de duda, revisar preguntar varias veces lo mismo, volver a leer o escribir algo. Cuando hay muchas obsesiones de la contaminación, pues rituales de limpieza, de lavado, de desinfección, a veces hay rituales como si yo me echo la cruz tres veces con eso, no va a pasar nada, si yo toco esto, es de buena suerte, si yo no toco esto, es de mala suerte, si yo piso esto, si yo paso por debajo una escalera, pero si la persona no lo hace, realmente se siente muy intranquila, realmente, literalmente tiene que hacerlo. Evito las alturas por miedo a que me tire, a veces hay compulsiones como comerse las uñas, jalarse el pelo, pellizcarse, morderse los cueritos, morderse los labios. Todo esto son compulsiones asociadas a un trastorno de ansiedad. 

Otras ideas obsesivas, que no les mencioné, a veces a la persona le llegan a su mente imágenes violentas; se imagina el accidente de un ser querido, se imagina en el entierro de un hijo, pero la imagen es muy real, es muy vivida. Entonces, la persona se angustia y sufre mucho. Voy a regresar a algo que le mencioné antes: el trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad cerebral y su causa principal es genética y sus síntomas principales son ideas obsesivas, compulsiones, rituales o las tres, y también, pues, suele producir mucha ansiedad. 

Espectro de los trastornos de ansiedad

La mayoría de los casos está dentro del espectro de los trastornos de ansiedad, en esos casos, en cuanto a medicamento, se trata con un con un tipo de antidepresivos que se conocen como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: fluoxetina, sertralina, escitalopram, paroxetina y fluvoxamina y hay un sexto antidepresivo que puede servir  que se llama clomipramina y su nombre comercial es anafranil. Realmente, no hay un medicamento que sea el ganador, que sea superior. Todos son comparables en eficacia; amí me puede el mejor con uno que con otro, pero sí quiero resaltar, pues, que es muy importante buscar ayuda. Esas son enfermedades que son tratables, que los síntomas por mal que le vaya a uno disminuyen en un 70% con el tratamiento y son enfermedades que sin tratamiento pueden arruinar la vida, arrebatan muchas cosas y algunas personas con trastorno obsesivo compulsivo ya no está dentro del espectro los trastornos de ansiedad, sino está dentro de otras enfermedades, como el trastorno bipolar y la esquizofrenia. En estos casos, normalmente no se dan antidepresivos porque incluso el antidepresivo puede empeorar la enfermedad. Entonces, en estos casos al tratar la enfermedad principal, por ejemplo, trastorno bipolar, al dar medicamentos para el trastorno bipolar que se llaman estabilizadores del ánimo, en la mayoría de personas eso también hace que mejore el trastorno obsesivo compulsivo. 

El tratamiento, además de lo que mencione los medicamentos del tratamiento farmacológico.

Es muy importante

  • Primero, entender y conocer muy bien la enfermedad. Eso se llama psicoeducación. Las personas que no conocen su enfermedad son las que más sufren, son las que más duran muchos años sin ser diagnosticadas y tratadas correctamente, son las que más buscan ayuda en todo tipo de lugares y muchas veces exponiéndose a recibir cosas que lo que hacen es empeorar su enfermedad o a veces se exponen a ciertas ayudas psicológicas que también pueden empeorar la enfermedad, entonces, conocimiento. 
  • Segundo, todas las enfermedades mentales, que realmente la mayoría son cerebrales, pues a parte de tener buenos hábitos y buen estilo de vida, de tener una actividad física regular, horarios de sueños regulares, las horas de sueño adecuadas, evitar el consumo de estimulantes, cafeínas, té verde, bebidas energizantes, evitar el consumo excesivo alcohol, evitar el consumo de sustancias psicoactivas, todo eso también hace parte del tratamiento. 
  • Tercero, que considero yo que es la parte más importante, es la terapia psicológica. Hay varios tipos de terapia psicológica. Estamos hablando de una enfermedad muy biológica. Las terapias que se centran en hablar de mi infancia, de las situaciones de mi vida, lo que estoy viviendo ahorita; no es que eso no se tenga en cuenta, pero eso es lo que menos sirve de la psicoterapia.

Las terapias psicológicas para el trastorno obsesivo compulsivo

La terapia psicológica para un trastorno obsesivo compulsivo y para todos los de ansiedad, hay dos terapias que tienen buenos estudios y evidencia: la terapia cognitivo conductual y específicamente una técnica que se llama terapia de exposición y prevención de la respuesta, y las intervenciones basadas en mindfulness. Para que entiendan qué es lo que se hace en ese tipo de terapias quiero resaltar un concepto: en el trastorno obsesivo compulsivo y lo mismo se aplica para la mayoría de los síntomas de un trastorno de ansiedad, tener una idea obsesiva, por supuesto que es molesto, pero realmente lo que genera más sufrimiento, más malestar no es la presencia de la idea sino es como reacciono yo frente a la idea, cómo me relaciono yo con la idea, qué significado le doy yo  a la idea. La mayoría de personas con una idea obsesiva, como no saben que estos son temas biológicos completamente inofensivos, que no tienen ningún significado, pues la gente rechaza la idea, se siente mala persona, le pide a Dios que le quite la idea, recibe la idea con desagrado, lucha contra ella, se juzga, se molesta y esto es lo que genera sufrimiento.

Entonces, en la terapia basada en mindfulness la persona aprende a ser consciente de cómo se está relacionando con la idea y al mismo tiempo, poco a poco aprendiendo a cambiar la relación que tiene con la idea, a no reaccionar, simplemente aprender a observar, aceptar y entender que es simplemente un pensamiento ni bueno ni malo y en la terapia cognitivo conductual, que es la técnica de exposición y prevención de la respuesta, como su nombre lo dice con la ayuda del profesional y de una manera gradual, la persona se va exponiendo a estas ideas y compulsiones, les voy a dar un ejemplo para que lo entiendan mejor, si mi idea obsesiva está relacionada con miedo a ensuciarme, contaminarme, pues poco a poco se expone a la persona a que vaya tocando ciertas cosas. Por ejemplo, coge la chapa de una puerta, entonces uno le pide a la persona «vamos a coger esta chapa. Vamos a dejar la mano ahí unos minutos, incluso vamos a imaginarnos que está llena de bacterias, de virus y de materia fecal. Obviamente, esto genera mucha ansiedad en la persona, pero incluso con las terapias, las personas aprenden a tolerar la ansiedad y no a salir corriendo frente a la ansiedad, que es lo que la gente usualmente hace y la misma realidad se encarga de demostrarle que no le va a pasar nada, y la prevención de la respuesta es, un ejemplo, «por 10 minutos no se va a lavar las manos», pero yo insisto, esto es algo que se hace de manera gradual y con el acompañamiento de un profesional para enseñar a la persona como lidiar con la ansiedad que genera esta exposición y está prevención de la respuesta.

Quiero contarles dos datos curiosos para resaltar lo complejo que es el cerebro y para resaltar el concepto de que estas son enfermedades cerebrales y no psicológicas.

¿El trastorno obsesivo compulsivo se puede tratar con cirugía?

Sí, el trastorno obsesivo compulsivo tiene cirugía, así de biológico es, obviamente, la cirugía es para casos muy severos, que no han respondido al tratamiento farmacológico, que son la minoría y es una cirugía muy parecida a la de la enfermedad de parkinson; donde se implantan en el cerebro un marcapasos, este marcapaso se ubica donde están los núcleos cerebrales que tienen relación con los síntomas de la enfermedad y pues el marcapasos cambia la actividad de esos núcleos y baja los síntomas. El otro dato es que hay una enfermedad que se llama pandas, son niños y adolescentes que les da una faringoamigdalitis muy severa por una bacteria que se llama estreptococo betahemolítico y un par de semanas después de tener su amigdalitis, de un día para otro, comienzan a tener ideas obsesivas, a veces tics, compulsiones, rituales y es porque esta bacteria, a nivel cerebral puede inflamar los ganglios basales el núcleo caudado, que son una de las estructuras involucradas en el top y produce los mismos síntomas de un toc y se trata la infección con antibiótico y también va disminuyendo la presencia de los síntomas. Fíjense lo cerebral que son estas enfermedades.

Algunos conceptos

5% de las personas pueden tener trastorno obsesivo compulsivo. La mayoría no buscan ayuda. La mayoría sufren en silencio con culpa, vergüenza, dolor. Son enfermedades que sin tratamiento, limitan la vida a la persona en todas las áreas, pero tienen tratamiento y en la mayoría de personas son enfermedades de buen pronóstico. El tema es que el estigma y la desinformación siguen siendo una de las principales barreras para que la gente logre conocer su enfermedad, buscar ayuda, recibir un tratamiento. 

Mi mensaje es: no dejen de buscar ayuda. Por favor, si conocen a alguien que padezca de trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de ansiedad, compartan este video. La información es la base del tratamiento y también les pido que si tienen comentarios o preguntas con mucho gusto nos las escriban aquí y con mucho gusto se las vamos a responder. Recuerden seguir nuestro canal Mente Aprende.

Selecciona tu divisa