Compartir

Facebook

Más
Allá de la Tristeza

Todos hemos tenido días malos, pero ¿qué sucede cuando esos días se convierten en semanas o incluso meses? En este artículo, abordaremos un tema delicado pero crucial: la depresión en jóvenes. A través de estrategias cognitivo-conductuales, ofreceremos herramientas prácticas para enfrentar esta condición.

Desmitificando la Depresión en Jóvenes

Depresión en la Juventud

La historia de Tomás

Imaginemos a Tomás, un joven que solía disfrutar de actividades como el fútbol y andar en bicicleta. Sin embargo, últimamente se ha sentido apagado y desinteresado. Lo que experimenta Tomás no es solo un mal día; es depresión. Esta condición mental no es algo que se pueda “superar” de la noche a la mañana y tampoco es culpa de quien la padece.

Lo que le sucede a Tomás es algo que se llama “depresión”. Y no, no es simplemente que esté pasando por un día triste o que le haya ido mal en un examen. La depresión es como una nube gris que se queda encima de la cabeza de Tomás y le impide ver el sol brillante que hay afuera.

¿Qué le sucede a Tomás?

Es importante que sepas que la depresión no es culpa de Tomás. A veces, por diversas razones, nuestras mentes se sienten abrumadas o cansadas, y empezamos a sentirnos muy tristes por mucho tiempo. Y no es porque queramos sentirnos así, simplemente sucede.

Tal vez hayas escuchado a alguien decir que los jóvenes no pueden estar deprimidos, que es solo una etapa o que son cosas de la edad. Pero eso no es cierto. La depresión es algo serio y puede afectar a cualquier persona, sin importar cuántos años tenga.

Nube negra

Así como cuando te duele el estómago buscas una medicina o vas al médico, cuando sientes que esa nube gris no se va de tu cabeza, es importante buscar ayuda y hablar con alguien de confianza sobre cómo te sientes. Porque, al igual que las nubes grises se van y vuelven a salir días soleados, con la ayuda adecuada, es posible sentirse mejor y recuperar la alegría.

Si conoces a alguien como Tomás o si sientes que esa nube gris está encima de tu cabeza, recuerda que no estás solo y que siempre hay formas de buscar ayuda y apoyo. En los siguientes temas, te mostraremos algunas herramientas y consejos para enfrentar la depresión. Por ahora, lo más importante es saber que está bien pedir ayuda y que hay muchas personas dispuestas a apoyarte.

¡Vamos juntos en este viaje!

Estrategias Cognitivo-Conductuales: Un Enfoque Práctico

Identificación de Pensamientos Depresivos

¿Qué son los pensamientos depresivos?

Son pensamientos persistentes y negativos que suelen girar en torno a la desesperanza y la desvalorización. Por ejemplo, Lucía, una estudiante que obtuvo una mala nota, podría pensar: “Siempre fallo en todo lo que intento”.

Estrategias cognitivo-conductuales específicas para combatir la depresión

¿Recuerdas a Tomás, el amigo que te mencioné antes? Imagina que Tomás, en lugar de dejar que esa nube gris se quede por mucho tiempo, decide aprender algunos trucos para hacerla desaparecer. Estas estrategias, como trucos de magia, lo ayudarán a sentirse mejor. Estas técnicas forman parte de lo que se llama terapia cognitivo-conductual y, ¡sorpresa!, no son solo para Tomás; tú también puedes aprenderlas y usarlas. Vamos a descubrir algunas de estas estrategias:

  1. Diario de Pensamientos

¿Qué es? Es como un cuaderno especial donde escribes tus pensamientos, especialmente aquellos que te hacen sentir triste o desanimado.
¿Cómo lo hago? Cada vez que te sientas mal, escribe lo que estás pensando. Luego, mira esos pensamientos y pregúntate: “¿Esto es 100% cierto?”, “¿Hay otra forma de verlo?”.
¿Por qué ayuda? Al escribir, te das cuenta de que muchos de esos pensamientos negativos no son totalmente ciertos y puedes empezar a ver las cosas de una forma más positiva.

  1. Actividades Gratificantes

¿Qué es? Son cosas que te gustan y te hacen sentir bien: dibujar, escuchar música, bailar, jugar, cocinar… ¡lo que quieras!
¿Cómo lo hago? Cada día, elige al menos una actividad que te guste y hazla, aunque al principio sientas que no tienes ganas.
¿Por qué ayuda? Hacer cosas que te gustan aumenta tus niveles de felicidad y poco a poco te ayuda a alejar esa nube gris.

  1. Desafiar Pensamientos Negativos

¿Qué es? Es como ser un detective de tus propios pensamientos, buscando evidencias que prueben si son ciertos o no.
¿Cómo lo hago? Cuando pienses algo negativo sobre ti mismo, como “Soy un fracaso”, busca pruebas. Pregúntate: “¿Tengo evidencias que demuestren que esto es cierto?”, “¿Hay momentos en los que me haya salido algo bien?”.
¿Por qué ayuda? Al desafiar esos pensamientos, te das cuenta de que muchas veces son exagerados y no reflejan la realidad.

  1. Relaciónate y Habla

¿Qué es? Buscar a alguien de confianza con quien hablar: un amigo, un familiar, un profesor…
¿Cómo lo hago? Si te sientes mal, busca a esa persona y cuéntale cómo te sientes. No guardes tus emociones solo para ti.
¿Por qué ayuda? Al compartir lo que sientes, te das cuenta de que no estás solo y puedes recibir consejos y apoyo.

Estas son solo algunas de las herramientas que podemos usar para combatir la depresión. Recuerda que, como cualquier habilidad, requieren práctica. Al principio puede parecer complicado, pero con el tiempo, verás cómo esos trucos de magia empiezan a funcionar y cómo esa nube gris se va despejando poco a poco. ¡Ánimo! Estás en el camino correcto para sentirte mejor. Y recuerda, siempre está bien pedir ayuda.

Preguntas Frecuentes

No necesariamente, los síntomas y desencadenantes pueden variar según la edad.

No, estas estrategias son complementarias y siempre es recomendable consultar a un profesional.

Si los síntomas persisten o empeoran, es crucial buscar ayuda especializada.

Generalmente no, pero cada individuo es diferente. Consulta con un profesional para un enfoque personalizado.

Es importante ser paciente y considerar la ayuda de un profesional para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Para Concluir: No Estás Solo

Recuerda, enfrentar la depresión es un proceso y está bien pedir ayuda. Las estrategias aquí presentadas son un punto de partida para que puedas empezar a sentirte mejor.

Si este artículo te ha sido útil y deseas profundizar más en este tema, te invitamos a descargar nuestro libro “Navegando la Juventud”, que ofrece un enfoque integral sobre la salud mental en jóvenes.

Más

Contenido Relacionado

Auto critica disfrazada de Perfeccionismo

El Doble Filo de la Auto crítica

Este artículo explora la compleja relación entre la auto crítica y la auto compasión, y cómo estas dos facetas de la personalidad pueden impactar tu salud mental. A través de un enfoque basado en la evidencia, ofrecemos estrategias prácticas para encontrar un equilibrio saludable entre la auto crítica constructiva y la auto compasión. Con herramientas como la atención plena y la auto aceptación, puedes transformar la auto crítica en una herramienta poderosa para el crecimiento personal.

Grupos Terapéuticos

La Potencia Sanadora de los Grupos Terapéuticos

Descubre los poderosos beneficios de los Grupos Terapéuticos en la salud mental. Conoce cómo estos grupos brindan apoyo emocional y herramientas para enfrentar la depresión, ansiedad, trastorno bipolar y adicciones. Aprende sobre la diferencia entre la terapia individual y grupal, y encuentra testimonios de famosos que han encontrado en estos grupos un apoyo invaluable en su camino hacia el bienestar.

Selecciona tu divisa
Esta Web usa cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios, Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad