Mindfulness y Estrés - Mente Aprende

Mindfulness y Estrés

El mindfulness aporta calma y serenidad interior disminuyendo nuestra “reactividad” frente al estrés y el sufrimiento, lo que mejora la salud física y emocional.

MINDFULNESS Y ESTRÉS

Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

¿Cómo el Mindfulness puede ayudarte a gestionar el Estrés?

El mindfulness aporta calma y serenidad interior disminuyendo nuestra “reactividad” frente al estrés y el sufrimiento, lo que mejora la salud física y emocional. Además está comprobado científicamente que reduce la presión arterial, los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y alarga los telómeros (extremos de los cromosomas) encargados de su mantenimiento y por lo tanto de su longevidad.

Mindfulness frente al Estrés

La atención plena o Mindfulness cuando se practica con frecuencia, permite al ser humano en episodios estresantes, ser consciente de lo que ocurre para responder ante la situación de forma adaptativa, es así como, casi sin darse cuenta aprende  a desactivar el piloto automático, estando más  presente y siendo consciente de sus emociones y sensaciones internas y de lo que sucede en el mundo externo.

Este proceso de permanecer presentes en las situaciones que generan estrés, provoca que  el ser humano sea consciente de lo que sucede y cambie no sólo la  percepción si no también la forma de reaccionar ante sus emociones y estímulos externos.

¿Cómo ayuda el Mindfulness?

El estrés como bien se sabe, es una respuesta normal y adaptativa del cerebro ante situaciones de peligro. Sin embargo en muchas ocasiones y con tantos estímulos externos e internos es probable que el ser humano este en constante alerta, es decir estresado y con sus pensamientos divagando entre el pasado y el futuro, lo cual lo hace más susceptible a reaccionar de forma poco adaptativa ante las situaciones de tensión y/o malestar que se puedan presentar a diario.

La práctica del mindfulness o atención plena le permite traer la consciencia al momento presente, observando lo que ocurre a nivel interno y externo con compasión y sin juzgar. Capacidad que se desarrolla cada vez que, durante la meditación formal se ancla la atención en la respiración, sintiendo cada parte del cuerpo de manera atenta, sin reaccionar  por la incomodidad, dolor o emociones intensas que se presentan durante la práctica.

De esta manera se puede aprender que las experiencias y la relación sabía con ellas, pueden ser tratadas con calma,  claridad, aceptación y apertura interna. Siendo consciente  que no se tiene que luchar con los  pensamientos y emociones para tratar de modificarlos.

Cuando vivimos de este modo,  podemos sorprendernos al advertir que no nos afectan muchas de las cosas que antes solían “sacarnos de casillas”, esas cosas ahora no nos parecen tan estresantes, pero no porque nos hayamos resignado o rendido, sino porque tenemos más espacio, estamos más relajados y confiamos más en nosotros.

Ciencia, Mindfulness y Estrés

El estrés crónico y una respuesta no adaptativa frente a este afecta de manera global la salud física, mental, la productividad, y todas las áreas de la vida. A nivel físico el exceso de cortisol y otras sustancias inflamatorias asociadas al estrés crónico aumentan el riesgo de padecer diferentes enfermedades y producen daños a nivel cerebral como atrofia (Muerte neuronal) en el hipocampo y en otras zonas que juegan un papel importante en el aprendizaje, la memoria y la regulación de las emociones.

Sin embargo, el cerebro es un órgano plástico que cambia y se adapta en respuesta al ambiente y otros factores, por eso  aunque el estrés daña el cerebro, está demostrado que la práctica de la meditación favorece procesos de neurogénesis (Nacimiento de nuevas neuronas y conexiones) en el hipocampo y otras regiones, mejorando la conectividad entre la corteza frontal y el sistema límbico, lo cual se ve reflejado en mejor concentración, memoria y regulación de las emociones e impulsos.

Por otro lado, está comprobado que los telómeros (extremos de los cromosomas) encargados de mantener el cromosoma y el material genético en buen estado, se acortan con el paso de los años, altos niveles de estrés, depresión, ansiedad, entre otros, provocando en el ser humano envejecimiento y muerte celular y una forma de alargarlos es por medio de la práctica regular del mindfulness.

Ahora que tienes más razones para incorporar el mindfulness en tu vida, ¿Qué te detiene?

Publicaciones Relacionadas

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.

Crianza consciente

Crianza consciente

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano

Mindfulness y Depresión

Depresión y Mindfulness

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

Depresión más allá de la tristeza

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

Estrés Laboral - Mente Aprende

Estrés laboral

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Selecciona tu moneda