Mente aprende

Blog

¿Qué quieres aprender hoy?

Hoy vamos a hablar de adicciones, adicciones a sustancias y adicciones conductuales, por ejemplo, a los videojuegos, a las apuestas.

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy son las adicciones. Junto con el Doc. Jorge Franco y la Dra. Karol Barrios tocaremos temas como, qué son las adicciones, las diferentes adicciones, cómo prevenirlas, etc. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias. 

¿Qué es una adicción?

Una adicción, este concepto ha venido evolucionando. Al principio, cuando se empezó a estudiar todo este tema de adicciones, tenía como un concepto erróneo que era ‘las personas que tenían algún problema de consumo, de sustancias era porque tenían una falla en la moral o una debilidad en el carácter’, pero con el tiempo, hemos venido estudiando más a profundidad el tema y hemos encontrado que realmente es una enfermedad mental. Es una enfermedad del cerebro que, como tal, trae consecuencias a nivel del comportamiento, a nivel emocional, a nivel estructural en en la persona, en su familia, en todas sus áreas de desenvolvimiento. Entonces, realmente, cuando hablamos de adicciones, hablamos de una enfermedad mental, dependiendo de a qué sustancia se crea la dependencia.

Definitivamente, en los problemas de salud mental hay mucho estigma y mucha desinformación y más aún en las adicciones. O sea, a pesar de que hay muchos estudios que muestran y que estos son enfermedades, enfermedades también del cerebro, enfermedades con un componente genético grande, esa creencia de que el que es adicto es porque quiere, porque lo decidió, porque es un flojo; esa creencia todavía persiste y todavía hay mucho rechazo y mucho estigma. 

Realmente no todas las personas que consumen algún tipo de sustancia terminan siendo adictas, entonces ahí hay como una diferenciación grande de, qué hace que yo consuma y termine teniendo una adicción. Entonces, ahí vienen muchos factores asociados; es una predisposición genética, en mi familia ha habido algún tipo de conducta adictiva o algún tipo de enfermedad mental, la crianza que se le da a los niños y si hay cercanía de los papás o por lo contrario, negligencia, maltrato, si además de la adicción que se ve en muchos casos, la patología como mórbida, la llamamos nosotros, que se están acompañando también de una patología mental de base, ya sea depresión, ansiedad, trastorno bipolar, esquizofrenia que se acompañan también de algún tipo de adicción. Entonces, definitivamente, esto es una enfermedad con una alta incidencia en la salud pública de la humanidad porque es una enfermedad muy costosa.

Lo vemos en nuestro país y en todo el mundo que realmente lo que se ve es que son pacientes que terminan con muchas complicaciones médicas, complicaciones de discapacidad, psiquiátricas y que realmente lo que se ve que funciona es la prevención. En las prevenciones realmente lo que hemos visto que tiene un impacto alto es hablar, conocer, divulgar información sobre lo que es realmente la patología para que las personas, especialmente los jóvenes, que se ve que en un cerebro en crecimiento que todavía no se ha neuro desarrolla completamente, el impacto del consumo es mucho más fuerte. 

Puntos a resaltar: no todo el que prueba una sustancia va a tener problemas de abuso o dependencia, lo que le explico a veces a la gente es que eso es como una ruleta rusa, todos los cerebros son diferentes. La manera como el cerebro responde al alcohol, las sustancias psicoactivas, a las conductas adictivas no es igual en todas las personas y hay cerebros que son muy adictivos y hay el tema genético  influye mucho, el tema ambiental, el ambiente en que vive la persona, la familia con la que vive, entonces, realmente es una ruleta rusa y sí definitivamente lo mejor es la prevención. Y otra cosa es que entre más temprano una persona se exponga a sustancias psicoactivas es mayor el riesgo a que genere problemas de abuso y dependencia, y a que haya más daño cerebral, un cerebro de un niño adolescente es un cerebro en desarrollo, más vulnerable a los daños de las sustancias.

¿Por qué se llegó a esta conclusión de que los problemas de consumo son enfermedades mentales?

Porque se ha podido estudiar los cerebros de las personas que consumen entonces, hay fotos muy bonitas donde se ve un cerebro normal, un cerebro de una persona que consume drogas por un tiempo, especialmente cocaína, marihuana, heroína, y se hace el espejo que es para mirar el metabolismo del cerebro, la oxigenación del cerebro, entonces se muestra como partes muy importantes del cerebro; el control de los impulsos, de la memoria, de la parte de entender el mundo, se apagan, por así decirlo, disminuye su metabolismo cuando la persona consume y el problema es que no es solamente mientras está consumiendo, sino que después de que paran de consumir esas partes del cerebro no se recuperan inmediatamente, o sea que hay un daño a largo plazo con el consumo de las sustancias, entonces realmente no es solamente parar de consumir sino buscar qué se dañó en medio del consumo de la persona. Entonces, por eso es tan importante entender que esto es una patología mental y que realmente requieren un tratamiento multidisciplinario para lograr mejorar y estabilizarse, incluso el THC, la marihuana.

No se trata de satanizar, pero es que realmente sí existen muchos estudios y evidencia del daño que puede causar la marihuana y todas las sustancias psicoactivas a nivel cerebral, a largo plazo e insisto, entre más temprano sea el consumo, mayor probabilidad de que haya un daño a largo plazo. Definitivamente lo mejor es la prevención. 

Esto es muy importante porque en muchas partes del mundo la marihuana está siendo legalizada, de consumo libre, de consumo muy frecuente por las personas muy jóvenes y realmente lo que vemos es que la marihuana, como muchas de las sustancias ha evolucionado y ahora la marihuana que se consume es una marihuana que tiene muchos niveles más altos de THC, que son mucho más alucinógenos, que generan más dependencia, más daño cognitivo y lo que ve uno, como la historia natural, es que cuando una persona consume, ¿qué pasa?, hay como un bienestar en el cerebro, entonces la persona se activa un sistema cerebral, un sistema que se llama recompensa y entonces la persona empieza a necesitar esta estimulación en su cerebro permanentemente, para hacer cualquier actividad, uno ve que la persona empieza a consumir de manera social, si tiene un cerebro tiene como vulnerabilidad, susceptibilidad para volverse dependiente.

Entonces, ¿qué pasa? Empieza a necesitar ese bienestar, esa recompensa para hacer cualquier actividad, ya deja de ser un consumo social, para empezar a hacer un consumo para comer, un consumo para dormir, un consumo para las clases, un consumo para tener sexo y entonces ya no es ese tipo de bienestar sino solamente consumo para sentirme bien, porque ya es una necesidad del cuerpo de estar consumiendo para no sentir malestar.

Otras personas consumen para rendir más, entonces: ‘me meto este pase de perico. Me consumo esto para dar como mejor rendimiento’. Lo que vemos es que es una ruleta rusa, empezar a consumir y empezar como a depender, abusar y en medio de todo está el consumo, que dejamos de lado lo que es importante para nosotros como seres humanos; dejamos de compartir con familia, dejamos de ir a clase, dejamos de trabajar y empieza a haber muchísima disfuncional en el consumo; empiezo a gastar la plata que era del arriendo para consumir y es muy interesante esto porque termina no solamente en sustancias.

Los trastornos comportamentales

Los videojuegos que dejamos de compartir, los chicos empiezan a jugar videojuegos un ratito, después pasan cinco horas, diez horas, dejan de comer, dejan de dormir, dejan de salir y realmente es muy interesante esto porque en los últimos manuales de clasificación; el juego o la adicción a los videojuegos dejó de ser una enfermedad que estaba clasificada como una patología de descontrol de impulsos a ser ya catalogado como una patología de trastorno por consumo, porque se encontró la evidencia científica que se altera el funcionamiento cerebral, especialmente los juegos que son de roles, que son de socialización, esto es muy adictivo. Estos chicos crean estas personas, crean sus avatares, crean sus roles en el mundo del videojuego y no salen del videojuego, y dejan de socializar en la vida normal, dejar de comer, dejar de estudiar y vemos que pasan muchas horas en el juego y tienen muy pobres habilidades sociales en la vida real. 

Esto es realmente muy catastrófico y ahora está catalogado y avalado como una patología mental. No es solamente que juega bastante o es gamer y le gusta jugar mucho.

La mayoría de adicciones, muchas veces la gente comienza por curiosidad y cuando comienza a consumir, lo hace por sentir bienestar o placer, pero con el tiempo se va convirtiendo, incluso para evitar sentir malestar. Otra característica de las adicciones es que muchas veces la persona va aumentando su consumo, sea en frecuencia o en cantidad, para obtener el mismo efecto, el cerebro se va acostumbrando a la sustancia o a la actividad, y cada vez necesita cantidades mayores para obtener las mismas sensaciones. 

Otra característica de las adicciones, incluso en los videojuegos se ve que cuando se  suspende, las personas hacen síndrome de abstinencia y hay muchos estudios que muestran como adolescentes se sienten terrible cuando les quitan los videojuegos abruptamente, entonces tiemblan, son silenciosos, sudan, trastornos del sueño, trastornos del estado de ánimo y lo otro,es que la gente piensa que adicción, es el que consume todos los días, que no puede dejar de consumir, no es así, esos son un casos muy severos, pero es que una persona puede consumir alcohol, cocaína, alguna sustancia una vez al mes y tener un problema grave de abuso de sustancias.

No es necesario que sea un patrón de todos los días para que sea considerado un problema, y cuando hablamos de adicciones conductuales son conductas que generan adicción y ahí están los videojuegos, la pornografía, apostar, esas son como las más frecuentes, las más estudiadas. Las que tienen más evidencia.

¿Cuáles son las sustancias que más están consumiendo los jóvenes en Colombia y en general en Latinoamérica?

Definitivamente hemos visto incremento en el consumo de marihuana, ahora es mucho más fácil conseguirlo, hay menos tabú sobre el consumo y la gente ya lo hace sin temor, delante de todo el mundo, en los parques, en la universidad. Entonces, esa es una de las sustancias más frecuentes. 

La sustancia legal sigue siendo el alcohol y la nicotina. La nicotina tiene un porcentaje o una capacidad de adicción muy alta y ahí, también vienen otras como la cocaína y la heroína, los estimulantes como el éxtasis, siguen siendo bastante frecuentes y ahora están usando los alucinógenos, los ácidos siguen siendo también de bastante uso y abuso. 

Los vapeadores, ese es otro tema que ya es un problema de salud porque al inicio los vapeadores cuando salieron, salieron como con un boom de que son menos malignos que el cigarrillo y otra cosa que se vio es que, como son bonitos, son de colores y tienen saborizantes de chicle, de sandía, entonces el blanco del mercadeo fue en los adolescentes, fue un daño terrible y hay estudios que en Estados Unidos se han hecho que muestran que de cada cuatro, tres estudiantes han vapeado. Eso es un porcentaje muy, muy alto. Entonces, lo que hemos visto fue como no teníamos suficiente tiempo para estudiarlo, es que realmente no son menos nocivos que el cigarrillo, la nicotina que trae es igual de nociva y todas las sustancias que se queman en el líquido tienen daños a nivel pulmonar, de garganta, de salud mental, de comportamiento y muchos de estos vapeadores, también tienen marihuana líquida. Entonces no es solamente nicotina sino también marihuana.

El problema es que también la disponibilidad es mucho más fácil, entonces aumenta, lo que vemos es que el paciente que consume marihuana, fumada en pipa, de la hierba y pasa la marihuana a líquida, el consumo se aumenta muchísimo. Entonces, tú tienes tu vapeador, lo sacas, fumas y sigues, se aumenta muchísimo el consumo.

¿Qué puedo hacer con mi hijo/a si consume?

Teniendo en cuenta que muchas personas que nos leen tienen hijos, niños, adolescentes, sí yo veo que mi hijo tiene un vapeador, sí está consumiendo sustancias, ¿qué debo hacer?, ¿a qué profesional debo acudir?

Pienso que antes de eso, para los papás que nos están leyendo lo primero, lo fundamental que sirve en sustancias es la prevención. Entonces, con nuestros hijos debemos hablar libremente sin tabús sobre que en la vida hay sustancias psicoactivas que van a ofrecer, cómo debe reaccionar; porque una de las formas por que las personas empiezan a consumir por la presión social para querer encajar, para querer pertenecer, los chicos aceptan consumir, entonces hay que desde casa tener información. Hay muchas páginas que ofrecen información para los padres, para que hablen con sus hijos, que ellos conozcan que es está sustancia, que efectos tienen, que no sean como mitos o mentiras de las redes.

Hay una página muy buena que quiero recomendar, que es la NIDA, el Instituto Nacional  sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, que está en español, no solamente en inglés, tiene boletines, donde consiguen información de todas las sustancias y para que puedan empezar desde muy chiquitos, no hay que esperar a que mi hijo esté consumiendo para hablar de estos temas. 

Ejemplo, ya me contó la vecina, me dieron quejas en el colegio y encontré el vapeador, le encontré la marihuana escondida, ¿qué hay que hacer? No minimizar, que un chico esté consumiendo no es cosa de adolescentes ni es una cosa para dejarlo pasar, hay que hablarlo, sentarse con ellos y realmente en este caso, hay que consultar inmediatamente con con un psiquiatra, porque el trastorno por consumo de sustancias no es que tenga que estar en la calle como desechable, consumiendo todos los días para que puedan consultar porque ahí ya son enfermedades muy graves y realmente lo que se puede hacer es poco o muy difícil de realmente rehabilitar, pero hay que consultar inmediatamente con un profesional, un psiquiatra, un médico de familia que los pueda orientar y que puedan empezar el tratamiento.

Teniendo en cuenta que eso es un problema de salud pública que a todos nos afecta, no es un tema solamente de la psiquiatría o de la psicología, la prevención y si padres, familiares, educadores, líderes comunitarios, líderes religiosos sí deberían hablar de estos temas desde la infancia. Por ejemplo, yo no le puedo hablar a mi hijo, a mi hija de sustancias si yo tomo trago en grandes cantidades y me emborracho, si consumo sustancias psicoactivas, me la paso pegado a un celular, o sea, el ejemplo también es determinante.

El componente genético

La mayoría de trastornos mentales a pesar de tener un componente genético, puede nacer con predisposición genética, pero la puede mantener dormida y eso es meter muchos factores protectores

Si yo a mi hijo o a mi hija desde su infancia le inculco el deporte, buenos hábitos, buenos horarios, un ambiente sano eso la mejor vacuna contra los problemas de adicciones, trabajar en las habilidades sociales, realmente que los chicos tengan una buena educación a que tengan la posibilidad de acceder y desarrollar todas sus potencialidades y desde niños que les brindemos como un ambiente de diálogo, abierto en la casa, que puedan preguntar ‘que me ofrecieron esto’ y yo puedo ir a decir que puedo hacer, que tengan como la confianza en casa, son los factores protectores para evitar despertar como el león dormido que tenemos muchas personas, muchos tenemos los antecedentes de el abuelo alcohólico, el tío adicto, porque en una época se hablaba que la marihuana era la gran reveladora y al principio se creía que era la gran reveladora solo para las enfermedades psicóticas, para la esquizofrenia que una persona tenía como la  predisposición. Reveladora es que despierta como un catalizador, que destapa la enfermedad, pero lo que hemos visto en las últimas investigaciones es que no es solamente como la catalizadora para patologías mentales psicóticas, sino de todo tipo, ahí entra ansiedad, depresión, bipolar que la persona tenía el componente genético, estaba bien, pero consumió una vez, lo vemos muy frecuentemente en consulta. Entonces la persona termina con una patología mental y entonces ahí es como qué vino primero, ¿el huevo o la gallina? Sí vino el problema, pero realmente al final no es tan importante como saber que si yo tengo la predisposición genética, entonces evitar al máximo la exposición, especialmente hasta con el trago.

Si en la familia hay antecedentes de consumo de alcohol mantenga a sus muchachos protegidos hasta después de los veinte años, que ya es un cerebro conformado con su personalidad, hecha con todas sus capacidades desarrolladas, que ya hayan empezado la universidad para que no consuman. No hay que enseñar a consumir, sino más bien hablar de que puede pasar cuando consumes, que expones tu cerebro a estas sustancias y que en la familia hay antecedentes de ese tipo de enfermedades, no hay que ocultarlo. No es una vergüenza. Es más bien enfrentarlo de una manera saludable y poder tener herramientas y brindarles a nuestros muchachos para que no caigan ante la presión. 

Cuando uno le pregunta a una persona, ¿en su familia hay antecedentes de enfermedades mentales o problemas de salud mental? Así hayan 10 antecedentes, todos dicen que dicen que no, pero no es porque lo nieguen conscientemente, no es porque lo nieguen deliberadamente, sino es porque realmente no entienden el concepto. Cuando uno hace la pregunta ¿en su familia hay personas impulsivas, que hayan sido violentas, que hayan tenido problemas con el trago, con consumo de sustancias, personas nerviosas, personas depresivas, intentos de suicidio? Ahí sí,incluso he tenido pacientes con dos o tres suicidios en la familia, que dicen no en mi familia no hay problema de salud mental. No lo relacionan con un problema de salud mental.

Con la práctica de la meditación uno aprende a no reaccionar, uno aprende a responder.

¿Cómo contribuye la meditación a cambiar el cerebro?

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es ¿Cómo contribuye la meditación a cambiar el cerebro? Junto con el Doc. Jorge Franco tocaremos temas como, qué es la neuroplasticidad, qué beneficios tiene la meditación en nuestras vidas, cómo fortalece nuestro cerebro, etc. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias. 

¿De qué hablaremos?

En este video les voy a hablar de meditación y neuroplasticidad, es decir, de cómo la meditación puede producir cambios en el cerebro que se van a ver reflejados en aspectos favorables en mi vida. 

La neuroplasticidad

Primer concepto importante a entender: el concepto de neuroplasticidad, significa que el cerebro es un órgano plástico. El cerebro es un órgano que responde y se modifica dependiendo del ambiente, entonces así como hay factores ambientales como el estrés, la depresión, los malos hábitos, estilo de vida, dormir mal, hay factores ambientales que literalmente destruyen algunas áreas del cerebro y destruyen neuronas. También, existen factores protectores como el deporte, la meditación y otros factores que pueden producir neurogénesis, nacimiento de nuevas neuronas, crecimiento de neuronas existentes, arborización de las dendritas de neuronas existentes, específicamente en el cerebro, esa parte que se llama el lóbulo frontal, es una de las partes más evolucionadas del cerebro de la corteza cerebral.

El lóbulo frontal

Gracias al lóbulo frontal tenemos la capacidad de planear, organizar, de mantener la concentración. Gracias al lóbulo frontal tenemos filtro, o sea, no la embarramos, medimos las consecuencias de lo que vamos a decir o lo que vamos a hacer. Entonces, hay muchos estudios que muestran que la práctica regular de la meditación aumenta el metabolismo o mejora el funcionamiento de algunas áreas del lóbulo frontal. 

Otra cosa que se ve en las personas que meditan es que en el cerebro en toda la mitad tiene la parte primitiva que se conoce como el sistema límbico y hay un núcleo en el cerebro, una estructura que se conoce como la amígdala cerebral. La amígdala cerebral es uno de los centros que tiene mayor implicación en la regulación de la respuesta emocional, por ejemplo, en un ataque de pánico lo que más está activo es la amígdala cerebral,  cuando una persona siente mucha rabia lo que más está activo es la mi amiga cerebral y gracias a la regulación del lóbulo frontal. Gracias al freno del lóbulo frontal es que muchas veces uno logra identificar la presencia de esas emociones y no dejarse arrastrar por esas emociones. 

En las personas que son muy impulsivas este mecanismo falla o, por ejemplo, en la enfermedad conocida como déficit de atención, sobre todo cuando va acompañada de hiperactividad, falta esto, por eso es que son personas tan impulsivas, tan inquietas, tan impacientes y tan imprudentes. 

La práctica regular de la meditación ha demostrado mejorar la regulación que tiene el lóbulo frontal sobre la amígdala cerebral y en términos generales sobre el sistema límbico.

¿Cuál es la diferencia entre reaccionar y responder?

Con la práctica de la meditación uno aprende a no reaccionar, uno aprende a responder 

Reaccionar es que algo me molestó, no me gustó, se activó la amígdala, aparece una emoción, ejemplo: la rabia y en cuestión de segundos la rabia se apodera de mis pensamientos, de mi conducta y reacciono, grito, golpeo, la embarro. 

Responder, es más frecuente en las personas que meditan, responder es que algo que no me gustó igual se activa la mitad cerebral, igual aparece la rabia, igual aparecen ciertos pensamientos que recuerdan esa rabia, pero la diferencia es que uno aprende a reconocer la emoción en el momento, uno aprende a ser consciente de la presencia de la rabia en el mismo momento en que se está presentando y en vez de dejarse llevar por ella o identificarse con todos esos pensamientos que aparecen, no, uno tiene la capacidad de llevar la atención a la respiración, de observar a través del cuerpo la emoción, o sea, todos cambios físicos que producen la rabia, respirar, calmar y ahí sí responder, o sea, responder es lo que tengo que decir o lo que tengo que hacer para afrontar o para manejar la situación, pero de una manera mucho más apropiada y mucho más adaptativa.

Beneficios que ofrece la meditación

Otros cambios que produce la práctica de la meditación es que al mejorar el funcionamiento del lóbulo frontal, también hay estudios que muestran que mejora la atención y concentración, y por esa razón, en el tratamiento de déficit atención con hiperactividad o sin hiperactividad, sean niños, adolescentes o adultos también tiene una utilidad. 

Voy a contarles otro cambio que puede producir la práctica de la meditación. Hay estudios que muestran que, por ejemplo, cogen a un grupo de personas: la mitad de ellos tienen una práctica regular y mucho tiempo de meditación y la otra mitad nunca han meditado. A todos los colocan en un aparato de resonancia magnética funcional, este es un aparato que muestra la actividad del cerebro en vivo, en el momento. Todos escuchan el sonido de la campana y todos los participantes del estudio saben que al minuto de escuchar la campana van a recibir un estímulo doloroso: los queman, los chuzan con algo, las personas que meditan en ese minuto de expectativa frente al dolor logran mantenerse tranquilos, o sea la actividad de la amígdala es calmada comparando con las personas que no meditan, que cuando escuchan la campana y saben que al minuto viene el dolor, la actividad de la amígdala es 5 veces mayor comparado con los que meditan. La anticipación al dolor es muy grande y esto es lo que uno muchas veces ve en muchas personas con ansiedad, el tema de anticiparse al futuro, cosas que no han pasado, a cosas que ni siquiera van a pasar, magnificar las cosas, toda la angustia, intranquilidad, desasosiego o insomnio y otros síntomas que producen.

El mindfulness

Entonces, esta es una de las tantas utilidades que puede tener las prácticas como el mindfulness y específicamente entrenamientos como el programa de reducción de estrés basado en mindfulness y por eso es que tiene tanta utilidad, y cada vez se utiliza más y tiene mejor evidencia en trastorno de ansiedad, detención de recaídas en depresión, en dolor crónico, en enfermedades relacionadas con el estrés, enfermedades cardiovasculares y muchas otras.

Espero que este video y que esta información lo motive a incorporar en sus vidas prácticas tan beneficiosas como la meditación. 

La principal causa del trastorno obsesivo compulsivo es genética, o sea, es un tema hereditario.

Que es y que no es una enfermedad psiquiátrica.

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO Junto con el Doc. Jorge Franco. Tocaremos temas como, qué es el trastorno obsesivo compulsivo, sí es o no es una enfermedad genética, cuáles son las diferentes ideas compulsivas que pueden surgir, etc. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias. 

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

Hoy le voy a hablar del trastorno obsesivo compulsivo. El trastorno obsesivo compulsivo es una de las enfermedades que nos muestra lo complejo que es el cerebro, como cuando hay algunos circuitos cerebrales o algunos núcleos de cerebro que su funcionamiento está alterado, o sea, como el cerebro es capaz de producir diferentes pensamientos, pensamientos molestos, incluso algunos muy desagradables, cómo puede producir tic, compulsiones, rituales. 

Una enfermedad cerebral

Entonces, primero es una enfermedad cerebral, o sea, este no es un tema psicológico y la principal causa del trastorno obsesivo compulsivo es genética, o sea, es un tema hereditario.

El trastorno obsesivo compulsivo en la mayoría de personas está enmarcado dentro de un grupo de enfermedades que se llaman trastorno de ansiedad y en otras personas, el trastorno obsesivo puede hacer parte del trastorno bipolar o de esquizofrenia, pero es lo menos frecuente. 

Entonces, ¿qué es? Es una enfermedad del cerebro donde pueden haber muchas ideas obsesivas, que ya les explico qué es, compulsiones o rituales. Hay personas donde predominan las ideas obsesivas, hay personas donde predominan las compulsiones y los rituales, y en algunas personas están mezcladas las dos cosas.

¿Qué es una idea obsesiva?

Una idea obsesiva es un pensamiento, imagen, sensación que es molesto, son pensamientos intrusos que llegan a mi mente, muchas veces se quedan más tiempo de lo que yo quisiera que estén, para la persona es incómodo, molesto o desagradable tener ese tipo de pensamientos. 

Las ideas obsesivas más frecuentes

Voy a mencionarles cuáles son las ideas obsesivas más frecuentes. Primero están las ideas obsesivas de duda: todos los seres humanos tenemos, de vez en cuando, dudas. Lo que pasa es que en el trastorno obsesivo compulsivo y en otros trastornos de ansiedad ya son más constantes, ya me quinta en tiempo, ejemplos: será que cerré la puerta, será que desconecte este aparato, será que dije lo correcto, será que la gente sí me entendió, será que yo si envié ese mail, será que yo sí firme ese documento y esa duda generalmente va acompañada de compulsiones de revisión. Hay personas que incluso a pesar de haber revisado la puerta o sí apagan la estufa, o si desconecta el enchufe, a pesar de haberlo revisado dos veces, les sigue la duda. Muchas personas después de una conversación, vuelven y preguntan para asegurarse que les entendieron bien y repiten lo mismo para estar seguro de que la otra persona les entendió bien. Ideas de duda: compulsiones de revisión. 

Otra idea obsesiva frecuente son las ideas obsesivas de culpa, pero es una culpa exagerada y por cosas que en serio no son graves ni trascendentales, y perfectamente se puede quedar días o semanas pegadas en mi cabeza, ejemplo: yo porque compré eso, yo no lo necesitaba, yo estoy derrochando la plata, yo no debí haber hecho eso. Incluso a veces son cosas que sucedieron hace varios años y vuelven y llegan, yo en el colegio fui malo con esta persona, será que le hice daño, será que por culpa mía esa persona está mal, que pude haber hecho y el pensamiento lo martilla a uno. 

A veces pueden ser ideas obsesivas de miedo a ensuciarse o contaminarse; cuando yo toco algo, cuando me pongo en contacto con alguna superficie, cuando le doy la mano a alguien, cuando cojo la chapa de la puerta, pero como les digo, o sea, 30% de la población, puede tener este tipo de de vez en cuando, lo que pasa es que en los trastornos de ansiedad y en el toc ya interfiere con mi vida, o sea, ya es una fuente de estrés o intranquilidad, o ya me quita mucho tiempo. Entonces, muchas veces son personas que incluyen en compulsiones y en rituales de limpieza, aseo, desinfección, pero exageradas, o sea, se lavan mucho las manos mucho tiempo, duran mucho tiempo en la ducha, muchas veces llegan a tener dermatitis severa por el exceso de este tipo de conductas. 

Otra idea obsesiva frecuente es el miedo a tener enfermedades de transmisión sexual, cáncer y covid, específicamente son esas tres enfermedades. Todos tenemos miedo a tener una enfermedad, o sea es normal, pero en el toc es constante. Incluso el cerebro es tan extraño que muchas personas, así lleven un año sin tener relaciones sexuales y así tengan tres pruebas de para VIH negativas, les continúa la duda. A veces este temor exagerado de haber embarazado a alguien o haber quedado embarazada, esa es otra idea obsesiva frecuente. 

Otras ideas obsesivas frecuentes son las de contenido sexual, entonces son pensamientos de contenido sexual que para la persona son molestos. A veces son pensamientos, o sea, por supuesto que son muy desagradables, pensamientos que tal que yo abuse de un niño, qué tal que yo haga algo indebido, qué tal que yo abuse de un familiar y aquí yo quiero insistir todas las ideas obsesivas son pensamientos completamente inofensivo, jamás se hace en realidad, no tiene absolutamente nada que ver con lo que la persona verdaderamente piensa. O sea, es un tema muy cerebral y lo que más genera sufrimiento en las ideas obsesivas, no es la presencia de la idea, es cómo me relaciono yo con la idea. Dentro de la idea de contenido sexual, por ejemplo, hay ideas obsesivas de contenido homosexual. Un ejemplo, un hombre que sea heterosexual se le viene de pensamientos como: «uy, yo, por qué pienso que mi amigo es pinta, por qué pienso que es simpático, será que a mí me están gustando los hombres». Bueno, y claramente no es que este tema ser homosexual, sino esto sucede en personas heterosexuales, entonces se sienten incómodas y se sienten extrañas con este tipo de pensamientos. 

Otro tipo de ideas obsesivas frecuentes son las de contenido, existencia o religioso. Es frecuente que los seres humanos tengamos momentos en la vida donde nos donde pensemos en qué pasa si yo me muero, qué pasará con mi alma, donde uno piense cosas relacionadas con Dios y sí uno es bueno, es malo, pero es que aquí ya se convierte en una fuente de preocupación y sufrimiento. O sea, le quita la paz a la persona y será que Dios existe, que no existe, que el infierno existe, será que si yo me muero me voy al infierno y se quedan muy preocupados por ese tema.

Las ideas obsesivas pueden ser temas cotidianos

A veces hay ideas obsesivas que son temas completamente cotidianos, como una canción, una conversación, y se me queda pegada y hay otras dos muy frecuentes que son miedo a yo hacerme daño y miedo a hacer daño. Miedo a hacerme daño no es que verdaderamente me quiera hacer daño, o sea, no es como una verdadera idea de suicidio, por ejemplo, la persona está en una ventana y se le viene el pensamiento como «uy, qué tal que yo me botara» o la persona está con un cuchillo «uy, que tal que yo me clavara esto» o la persona está manejando «uy, que tal que me saliera» y miedo a hacer daño es con un ser querido, o sea, así yo no esté peleando con esa persona, pensamientos como «uy, que yo le clave este cuchillo a mi hijo, qué tal que yo empuje a mi esposa por la ventana, qué tal que yo lo empuje por el balcón o a un niño corriendo que yo le haga zancadilla» Como pueden ver, hay ideas obsesivas que son molestas por el tiempo que me quitan, pero no son desagradables,o sea, la persona no las persigue como a extrañas, como desagradables, como las de duda, las de culpa, las de limpieza, contaminación, el miedo de tener enfermedades y hay unas que así son muy desagradables y que la persona las percibe como a extrañas, como el miedo a hacer daño, miedo a hacerse daño, las de contenido sexual y muchas veces, pues éstas son más fáciles de identificar.

¿Qué son las compulsiones?

Las compulsiones son actos, conductas, actos mentales o conductas que la persona hace en momentos de ansiedad o en momentos en que tiene muchas ideas obsesivas y la persona siente que si hace eso, no va a pasar nada va a estar protegido del peligro. Entonces, ejemplos de compulsiones: cuando hay muchas ideas obsesivas de duda, revisar preguntar varias veces lo mismo, volver a leer o escribir algo. Cuando hay muchas obsesiones de la contaminación, pues rituales de limpieza, de lavado, de desinfección, a veces hay rituales como si yo me echo la cruz tres veces con eso, no va a pasar nada, si yo toco esto, es de buena suerte, si yo no toco esto, es de mala suerte, si yo piso esto, si yo paso por debajo una escalera, pero si la persona no lo hace, realmente se siente muy intranquila, realmente, literalmente tiene que hacerlo. Evito las alturas por miedo a que me tire, a veces hay compulsiones como comerse las uñas, jalarse el pelo, pellizcarse, morderse los cueritos, morderse los labios. Todo esto son compulsiones asociadas a un trastorno de ansiedad. 

Otras ideas obsesivas, que no les mencioné, a veces a la persona le llegan a su mente imágenes violentas; se imagina el accidente de un ser querido, se imagina en el entierro de un hijo, pero la imagen es muy real, es muy vivida. Entonces, la persona se angustia y sufre mucho. Voy a regresar a algo que le mencioné antes: el trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad cerebral y su causa principal es genética y sus síntomas principales son ideas obsesivas, compulsiones, rituales o las tres, y también, pues, suele producir mucha ansiedad. 

Espectro de los trastornos de ansiedad

La mayoría de los casos está dentro del espectro de los trastornos de ansiedad, en esos casos, en cuanto a medicamento, se trata con un con un tipo de antidepresivos que se conocen como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: fluoxetina, sertralina, escitalopram, paroxetina y fluvoxamina y hay un sexto antidepresivo que puede servir  que se llama clomipramina y su nombre comercial es anafranil. Realmente, no hay un medicamento que sea el ganador, que sea superior. Todos son comparables en eficacia; amí me puede el mejor con uno que con otro, pero sí quiero resaltar, pues, que es muy importante buscar ayuda. Esas son enfermedades que son tratables, que los síntomas por mal que le vaya a uno disminuyen en un 70% con el tratamiento y son enfermedades que sin tratamiento pueden arruinar la vida, arrebatan muchas cosas y algunas personas con trastorno obsesivo compulsivo ya no está dentro del espectro los trastornos de ansiedad, sino está dentro de otras enfermedades, como el trastorno bipolar y la esquizofrenia. En estos casos, normalmente no se dan antidepresivos porque incluso el antidepresivo puede empeorar la enfermedad. Entonces, en estos casos al tratar la enfermedad principal, por ejemplo, trastorno bipolar, al dar medicamentos para el trastorno bipolar que se llaman estabilizadores del ánimo, en la mayoría de personas eso también hace que mejore el trastorno obsesivo compulsivo. 

El tratamiento, además de lo que mencione los medicamentos del tratamiento farmacológico.

Es muy importante

  • Primero, entender y conocer muy bien la enfermedad. Eso se llama psicoeducación. Las personas que no conocen su enfermedad son las que más sufren, son las que más duran muchos años sin ser diagnosticadas y tratadas correctamente, son las que más buscan ayuda en todo tipo de lugares y muchas veces exponiéndose a recibir cosas que lo que hacen es empeorar su enfermedad o a veces se exponen a ciertas ayudas psicológicas que también pueden empeorar la enfermedad, entonces, conocimiento. 
  • Segundo, todas las enfermedades mentales, que realmente la mayoría son cerebrales, pues a parte de tener buenos hábitos y buen estilo de vida, de tener una actividad física regular, horarios de sueños regulares, las horas de sueño adecuadas, evitar el consumo de estimulantes, cafeínas, té verde, bebidas energizantes, evitar el consumo excesivo alcohol, evitar el consumo de sustancias psicoactivas, todo eso también hace parte del tratamiento. 
  • Tercero, que considero yo que es la parte más importante, es la terapia psicológica. Hay varios tipos de terapia psicológica. Estamos hablando de una enfermedad muy biológica. Las terapias que se centran en hablar de mi infancia, de las situaciones de mi vida, lo que estoy viviendo ahorita; no es que eso no se tenga en cuenta, pero eso es lo que menos sirve de la psicoterapia.

Las terapias psicológicas para el trastorno obsesivo compulsivo

La terapia psicológica para un trastorno obsesivo compulsivo y para todos los de ansiedad, hay dos terapias que tienen buenos estudios y evidencia: la terapia cognitivo conductual y específicamente una técnica que se llama terapia de exposición y prevención de la respuesta, y las intervenciones basadas en mindfulness. Para que entiendan qué es lo que se hace en ese tipo de terapias quiero resaltar un concepto: en el trastorno obsesivo compulsivo y lo mismo se aplica para la mayoría de los síntomas de un trastorno de ansiedad, tener una idea obsesiva, por supuesto que es molesto, pero realmente lo que genera más sufrimiento, más malestar no es la presencia de la idea sino es como reacciono yo frente a la idea, cómo me relaciono yo con la idea, qué significado le doy yo  a la idea. La mayoría de personas con una idea obsesiva, como no saben que estos son temas biológicos completamente inofensivos, que no tienen ningún significado, pues la gente rechaza la idea, se siente mala persona, le pide a Dios que le quite la idea, recibe la idea con desagrado, lucha contra ella, se juzga, se molesta y esto es lo que genera sufrimiento.

Entonces, en la terapia basada en mindfulness la persona aprende a ser consciente de cómo se está relacionando con la idea y al mismo tiempo, poco a poco aprendiendo a cambiar la relación que tiene con la idea, a no reaccionar, simplemente aprender a observar, aceptar y entender que es simplemente un pensamiento ni bueno ni malo y en la terapia cognitivo conductual, que es la técnica de exposición y prevención de la respuesta, como su nombre lo dice con la ayuda del profesional y de una manera gradual, la persona se va exponiendo a estas ideas y compulsiones, les voy a dar un ejemplo para que lo entiendan mejor, si mi idea obsesiva está relacionada con miedo a ensuciarme, contaminarme, pues poco a poco se expone a la persona a que vaya tocando ciertas cosas. Por ejemplo, coge la chapa de una puerta, entonces uno le pide a la persona «vamos a coger esta chapa. Vamos a dejar la mano ahí unos minutos, incluso vamos a imaginarnos que está llena de bacterias, de virus y de materia fecal. Obviamente, esto genera mucha ansiedad en la persona, pero incluso con las terapias, las personas aprenden a tolerar la ansiedad y no a salir corriendo frente a la ansiedad, que es lo que la gente usualmente hace y la misma realidad se encarga de demostrarle que no le va a pasar nada, y la prevención de la respuesta es, un ejemplo, «por 10 minutos no se va a lavar las manos», pero yo insisto, esto es algo que se hace de manera gradual y con el acompañamiento de un profesional para enseñar a la persona como lidiar con la ansiedad que genera esta exposición y está prevención de la respuesta.

Quiero contarles dos datos curiosos para resaltar lo complejo que es el cerebro y para resaltar el concepto de que estas son enfermedades cerebrales y no psicológicas.

¿El trastorno obsesivo compulsivo se puede tratar con cirugía?

Sí, el trastorno obsesivo compulsivo tiene cirugía, así de biológico es, obviamente, la cirugía es para casos muy severos, que no han respondido al tratamiento farmacológico, que son la minoría y es una cirugía muy parecida a la de la enfermedad de parkinson; donde se implantan en el cerebro un marcapasos, este marcapaso se ubica donde están los núcleos cerebrales que tienen relación con los síntomas de la enfermedad y pues el marcapasos cambia la actividad de esos núcleos y baja los síntomas. El otro dato es que hay una enfermedad que se llama pandas, son niños y adolescentes que les da una faringoamigdalitis muy severa por una bacteria que se llama estreptococo betahemolítico y un par de semanas después de tener su amigdalitis, de un día para otro, comienzan a tener ideas obsesivas, a veces tics, compulsiones, rituales y es porque esta bacteria, a nivel cerebral puede inflamar los ganglios basales el núcleo caudado, que son una de las estructuras involucradas en el top y produce los mismos síntomas de un toc y se trata la infección con antibiótico y también va disminuyendo la presencia de los síntomas. Fíjense lo cerebral que son estas enfermedades.

Algunos conceptos

5% de las personas pueden tener trastorno obsesivo compulsivo. La mayoría no buscan ayuda. La mayoría sufren en silencio con culpa, vergüenza, dolor. Son enfermedades que sin tratamiento, limitan la vida a la persona en todas las áreas, pero tienen tratamiento y en la mayoría de personas son enfermedades de buen pronóstico. El tema es que el estigma y la desinformación siguen siendo una de las principales barreras para que la gente logre conocer su enfermedad, buscar ayuda, recibir un tratamiento. 

Mi mensaje es: no dejen de buscar ayuda. Por favor, si conocen a alguien que padezca de trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de ansiedad, compartan este video. La información es la base del tratamiento y también les pido que si tienen comentarios o preguntas con mucho gusto nos las escriban aquí y con mucho gusto se las vamos a responder. Recuerden seguir nuestro canal Mente Aprende.

La mayoría de trastornos mentales, mínimo la mitad, sus primeros síntomas comienzan a aparecer en la adolescencia.

Salud mental en niños y adolescentes

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es Salud mental en niños y adolescentes. Junto con el Doc. Jorge Franco tocaremos temas como: la influencia que hay en la infancia y adolescencia, esto puede ser un factor determinante en la salud mental, los riesgos y factores protectores de la salud mental. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

La infancia y la adolescencia es un período que determina la salud mental

Soy Jorge franco. Te voy hablar de salud mental en niños y adolescentes. La infancia y la adolescencia es un período que determina la salud mental de los seres humanos, que determina el futuro de los seres humanos. La salud mental depende de muchos factores: factores genéticos, el ambiente en la infancia y adolescencia, hábitos y estilo de vida, consumo de alcohol, de sustancias psicoactivas, qué tan expuesto estoy, ha habido juegos, qué tanto tengo. hobbies, comparto, socializo, el ambiente del colegio, mi alimentación y muchos otros factores.

La mayoría de trastornos mentales, mínimo la mitad, sus primeros síntomas comienzan a aparecer en la adolescencia y la mayoría de trastornos mentales, lamentablemente, 70% de las personas no buscan ayuda, entonces son problemas que acompañan a la persona gran parte de su vida y los pocos que buscan ayuda, generalmente cuando lo hacen, llevan varios años con su problema.

¿cuándo sospechar o cuáles serían los signos de alarma de que un niño o adolescente esté teniendo problemas de salud mental?

Entonces, ¿cuándo sospechar o cuáles serían los signos de alarma de que un niño o adolescente esté teniendo problemas de salud mental? Que se vea muy preocupado, estresado, personas muy introvertidas al punto de que les cuesta trabajo adaptarse a las situaciones sociales cotidianas, bajo rendimiento académico o bajar el rendimiento académico, problemas de conducta, de comportamiento, estados de ánimo muy irritables, aislamiento, tristeza, mal genio, consumo de alcohol, consumo de sustancias psicoactivas, una preocupación excesiva por el peso, por la figura corporal, con cambios en el consumo de los alimentos, problemas de concentración, problemas de impulsividad. Estas son las manifestaciones más frecuentes de un problema de salud mental en la infancia y en la adolescencia.

Adicionalmente, son problemas que muchas veces también producen muchos síntomas físicos, por ejemplo, si un niño o adolescente comienza a tener muchos dolores abdominales, que no le encuentra ninguna explicación, muchos problemas de tensión muscular, migraña, colon irritable, bruxismo, vértigo, tinnitus. Toda esta cantidad de síntomas físicos, incluso a lo largo de toda la vida no solo en la infancia y la adolescencia, muchas veces detrás de eso hay un problema de salud mental.

¿Qué significa salud mental?

La palabra salud mental, trastorno mental o problema de salud mental se presta para que muchas veces las personas piensen que estos problemas son solamente psicológicos, ganas de llamar la atención, ser consentido. Muchos problemas de salud mental, además del componente psicológico, además del componente ambiental, también tienen un componente genético, biológico, cerebral. Los problemas de salud mental que no se diagnostican y no se interviene tempranamente poco a poco van afectando todas las áreas de la vida de un niño y un adolescente: su autoestima, su capacidad de adaptarse al colegio, al entorno, a las dificultades. Todos los problemas de salud mental afectan la productividad y el rendimiento y un problema, de los diferentes problemas de salud mental, especialmente la depresión, los trastornos de ansiedad, es que contaminan mucho los pensamientos, la manera como el adolescente se ve a sí mismo, como cree que los demás lo ven a él, como lo ve el mundo, como ve la vida; una visión tan distorsionada y contaminada del mundo, trae mucho sufrimiento y trae muchos problemas, también recuerden que la adolescencia es un período crítico donde muchas veces los adolescentes van a estar más expuestos al alcohol, a sustancias psicoactivas, adicciones como el juego, las apuestas. Por eso es tan importante ser conscientes y estar pendientes de la salud mental de nuestros hijos.

La adolescencia y el comienzo de la vida adulta es uno de los períodos donde se incrementan las tasas de suicidio. Detrás de un suicidio o de un intento de suicidio lo que hay es un niño y uno adolescente con un problema de salud mental que no ha sido detectado y que no ha sido atendido oportunamente.

¿Cuáles serían los factores de riesgo y cuáles serían los factores protectores?

Factores de riesgo: además de la precisión genética, hábitos. Un adolescente, un niño que sea sedentario, que no haga deporte, que consuma muchos azúcares, que fume, que esté expuesto al alcohol, que trasnoche, que no tenga el sueño adecuado, que viva pegado una pantalla y un ambiente familiar donde haya mucha atención, estrés, maltrato, gritos o un adolescente solo, que no tenga apoyo, cuidado, supervisión. Todos esos son factores de riesgo para tener problemas de salud mental.

Factores protectores: (ahí es donde tenemos mucho por hacer) El deporte, tener hobbies, espiritualidad, una buena red de apoyo, una familia presente, un ambiente familiar tranquilo, cálido, donde se perciba el apoyo, el ambiente en el colegio. Todo eso son factores protectores.

Los trastornos más frecuentes

Los problemas de salud mental ya cuando hay un diagnóstico clínico, los trastornos más frecuentes en la infancia y adolescencia son: la depresión, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, los problemas de conducta y las adicciones. Todos estos problemas se pueden tratar y entre más temprano y entre más oportuno se haga el diagnóstico y una intervención temprana, el pronóstico va a ser mucho mejor. Incluso, sí desde temprana edad, yo expongo a mi hijo, a mi hija a muchos factores protectores y minimizo los factores de riesgo, incluso así haya una predisposición genética, muchas veces se puede mantener una muy buena salud mental a lo largo de la vida.

La salud mental es responsabilidad de todos

Es importante hablar sobre el tema. Es importante poner el tema sobre la mesa. Es un tema que no solamente es responsabilidad de los profesionales en salud mental, es un tema que es responsabilidad de todos: de los padres, educadores, líderes religiosos, líderes comunitarios, entre todos podemos hacer muchas cosas para brindar una buena salud mental y para prevenir.

No es un tema solamente de carga física, sino es una carga emocional muy grande.

Cuidar al cuidador con Mindfulness

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es cuidar al cuidador con mindfulness, cuando yo me cuido como cuidador, también estoy beneficiando a mi familiar que necesita mi cuidado. Si yo no me cuido como cuidador, tarde o temprano, voy a convertirme en una carga adicional para mi familia y no voy a poder ejercer el papel de cuidador.  Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

Estar al cuidado

Estar al cuidado de un adulto mayor, de una persona con una enfermedad crónica, de una persona que necesite asistencia continua, es una carga muy grande y más aún si yo estoy cuidando a un ser querido. 

No es un tema solamente de carga física, sino es una carga emocional muy grande, también ver el sufrimiento de un ser querido, obviamente, eso también es una fuente de estrés, una fuente de sufrimiento y muchas veces nos olvidamos de cuidar al cuidador. Es importante, si yo estoy al cuidado de algún ser querido proteger mi salud mental, aprender a darme cuenta, de pronto, cuando ya me estoy sintiendo cargado, sobrecargado, cuando ya me estoy sintiendo agotado y quemado, obviamente lo ideal es no llegar allá. ¿Cuándo es importante buscar ayuda? ¿Qué cosas puedo hacer yo para prevenir el agotamiento o estar quemado? ¿Qué cosas puedo hacer para mantener una buena salud mental cuando soy un cuidador? 

Los síntomas de alarma

Voy a explicarles cuáles serían los síntomas de alarma que indican que un cuidador ya se está agotando o quemando y que es importante hacer algo. Por ejemplo, sí me estoy sintiendo agotado, cansado, buena parte del tiempo, si noto que estoy perdiendo la capacidad de sentir placer, de disfrutar la vida,  que ya comienzo a sentir la vida como una carga con mucha monotonía y aburrimiento, si comienzo a notar cambios en mi estado de ánimo como irritabilidad, que mi sueño no sea reparador, síntomas físicos como muchos dolores musculares, bruxismo, dolores de cabeza, síntomas gastrointestinales, si comienzo incluso a sentir que ya comienzo a hacer estas actividades de mala gana que cada vez me cuesta más. Todo esto son manifestaciones de que estoy quemado, de que estoy agotado y es importante buscar ayuda profesional. 

Cuando yo cuide a un ser querido, primero, yo no puedo cuidar a un ser querido así lo ame, 7 días a la semana, 24 horas al día, eso es incompatible contener una buena salud. Uno como cuidador también debe mantener espacios personales, ojalá mantener un hobby, ojalá mantener el verme con amigos, tener grupos, todos esos son factores protectores para una buena salud mental. 

Los factores protectores

Si yo soy cuidador, incorporar en mi vida factores protectores como la actividad física regular, prácticas como la meditación o el mindfulness, en general, todo lo que tiene que ver con buenos hábitos y buen estilo de vida son cosas que también van a ser factores protectores.

Si yo me estoy sintiendo cansado, no tiene nada malo que yo le pida a mi familia «venga, por favor, repartámonos la carga» Incluso puede llegar un momento en donde es necesario de pronto contratar a alguien que me ayude con el cuidado. A veces, tomar este tipo de decisiones en algunas personas genera mucha culpa, lamentablemente, los seres humanos a veces tenemos la tendencia a exigirnos demasiado, juzgarnos, culparnos, compararnos con otras personas y para algunos cuidadores les hace sentir muy culpable el tener que relegar parte del cuidado con una persona extraña o con otro familiar, y realmente si uno no es amable, si uno no es compasivo por uno mismo, nadie más lo va a hacer y, adicionalmente, si yo no me cuido, pues ya van a hacer dos las personas enfermas y va a ser imposible cuidar a mi familiar. 

La importancia del Mindfulness

Mindfulness y las intervenciones basadas en mindfulness o como el programa de reducción de estrés basado en mindfulness, actualmente es o son de las intervenciones con más estudios y evidencia para proteger la salud mental de los cuidadores, para prevenir enfermedades como la depresión, los trastornos de ansiedad, incluso para aprender a cuidar de una manera más eficiente mi estrés, mis emociones, mis pensamientos y mantener una conexión más profunda con mi ser querido. 

Mindfulness se podría definir de tres maneras: estado, rasgo y meditación.

Estado

Es un estado de la mente donde intencionalmente yo llevo la atención al momento presente, no solamente a lo externo, sino a lo interno donde soy consciente de mis emociones, de mis pensamientos, de mi cuerpo, de mi estrés y además de ser consciente, me relaciono con lo que pasa en mi mente con una actitud de aceptación, de no juzgar. En un cuidador esto es importantísimo, porque gran parte del estrés que genera el cuidado de ser querido, también está relacionado con la rumiación constante, la narración de la mente, la mente juzgando, extrañando el pasado, anticipándose al futuro, criticándome, lamentándome por la vida que me toca. Entonces, generalmente, en este tipo de situaciones, además del sufrimiento de ver a mi ser querido enfermo, además del estrés que general cuidado, además de las cosas que un cuidador sacrifica, pues también hay muchos factores internos, hay muchos pensamientos, emociones que terminan siendo una fuente de estrés y sufrimiento adicional, y terminan contribuyendo a agotar y a quemar el cuidador, y en ese sentido la práctica de la meditación, incorpora al mindfulness en la vida cotidiana, es un factor protector muy grande.

Las enfermedades que generan más dependencia

Las enfermedades que generalmente generan más dependencia de un familiar en los adultos mayores es la enfermedad alzheimer, otros tipos de demencias, cuando un auto mayor ha tenido un accidente cerebrovasculares sí queda con muchas limitaciones o personas que están en diálisis, que han sido trasplantados, pacientes con cáncer, en fin, hay muchas condiciones que hacen que la persona vaya perdiendo poco a poco su capacidad de autocuidado, su capacidad de manejar su vida y se va haciendo necesario la presencia de un cuidador. 

Por favor, comparte este video con las personas que estén al cuidado de alguien, que estén cuidando a alguien, especialmente. Si tienen algún conocido, amigo o familiar que sea cuidador, por favor, compartan este video. Es importante buscar ayuda. 

Recuerda cuidar al cuidador

Aquí el mensaje final que quiero resaltar, que fue la frase con la que inicie «cuidar al cuidador» cuando yo me cuido como cuidador, también estoy beneficiando a mi familiar que necesita mi cuidado. Si yo no me cuido como cuidador, tarde o temprano, voy a convertirme en una carga adicional para mi familia y no voy a poder ejercer ese papel que estoy ejerciendo de cuidador. Recuerda seguir nuestras redes en instagram, tik tok, facebook @menteaprende

Hoy vamos a hablar de la medicina sintergética. Vamos a hablar también del chi kung, de taichí y del mindfulness.

¿Qué es la medicina sintergética?

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es ¿Qué es la medicina sintergética? Junto con el Doc. Jorge Franco y la Dra. Liliana Soler. Tocaremos temas como, qué es la medicina sintergética, de qué se compone, cómo fue nuestra experiencia y primer contacto con esta, algunos estudios, etc. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

¿De qué vamos a hablar?

Hoy vamos a hablar de la medicina sintergética. Vamos a hablar también del chi kung, de taichí, de mindfulness y cómo la medicina tradicional, la medicina occidental tradicional realmente se queda muy limitada, en muchos casos. 

Muchas veces la medicina tradicional se limita a prescribir medicamentos, cirugías, procedimientos y realmente descuidan mucho a la persona, al ser humano y también descuida mucho el tema de prevención y promoción de salud mental, y también se limita solamente a tratar el cuerpo, descuida mucho la salud psicológica, espiritual. Para esto invitamos a la doctora Liliana Soler.

Liliana es médico egresada del Bosque donde yo también estudié. Es cirujana vascular y es especialista en medicina sintergética. Ayer tuve la fortuna de conocerla y estar en una clase con ella de chi kung y hoy tuve una clase de taichí.

La experiencia de Liliana Soler

Yo creo que llega un momento de la práctica médica en el cual nos preguntamos si habrá más respuestas y en ese momento, pues hablábamos es prácticamente un salto cuántico de conciencia. Ya me doy cuenta de que existen otras posibilidades de mirar al ser humano, de mirar a la persona y de poder integrar todo esto. En esa búsqueda, encontré medicinas sintergéticas. Esta es una propuesta del doctor Jorge Carvajal, colombiano, es un médico de Medellín. Es una propuesta de síntesis, pero lo más interesante de la sintergética es la mirada que tiene de la enfermedad y del ser, y permite a través de diferentes estrategias integrar la práctica médica tradicional con esta nueva propuesta, nada es excluyente. Todo sirve para poder mirar al ser humano y como te decía, lo más interesante es la mirada del ser humano, entender que existe un campo energético, un cuerpo emocional, un cuerpo mental que no somos solamente el cuerpo físico y que podemos hacer intervenciones de tipo de energéticos o de información sobre el ser.

Una perspectiva tradicional

Estudiamos en la misma universidad, fuimos formados con el modelo médico biopsicosocial, pero en mi práctica como psiquiatra, la psiquiatría tradicional se queda muy corta en entender de dónde viene gran parte del sufrimiento del ser humano, en dar herramientas para lidiar con ese sufrimiento e incluso en trabajar en personas que no tengan ningún diagnóstico, que no tengan ningún problema y ahí fue que yo llegue al tema de la práctica del mindfulness y las intervenciones basadas en mindfulness.

¿Tú hace cuánto hiciste ese cambio?

Yo a veces cuento la historia porque en realidad veo que los momentos de gracia y de conciencia son de ¡ajá! Yo les llamo los momentos de ¡ajá! suceden en un instante y en ese instante, uno se da cuenta de que existen cosas. Alguna vez fue una paciente a mi consultorio que me consultó como cirujana vascular  y me consultó para que le hiciera un tratamiento de las varices de escleroterapia y esta paciente era médica, la médica alternativa, la médica que tenía otra mirada y entonces quedamos en que hacíamos un intercambio de servicios. Entonces ella me ofreció sus servicios y yo no tenía idea. Le dije, ¿pero usted qué sabe hacer? Entonces ella me dijo no, pues yo sé sanación pránica y sé hacer reiki zen, yo como si me estuviera hablando en chino. Le dije bueno, pues sí. Hágame eso. 

¿Te generó desconfianza?

No creo, pero además coincidió porque, bueno, no coincidió porque no existen las coincidencias. Había una causalidad y era que yo tenía un dolor asiático de mucho tiempo y me habían hecho muchas cosas. Muchos me han visto, neurólogos, neurocirujanos de todo y entonces le dije bueno, y será que eso me puede servir para este dolor. Entonces me dijo, pues no sé, pero podemos ensayar. Dije bueno, ¿y dónde tengo que ir? Estábamos en mi consultorio. Ella me dijo, no, en ninguna parte, si tienes tiempo ahorita es ya. Dije ok, yo me acosté en mi camilla de mi consultorio, después de que le había hecho a ella la coleoterapia, eso sí sucedió algo y es que yo me abandoné totalmente. No le metí mente a eso, cerré los ojos y me abandoné totalmente. No tengo ni idea que me hizo.

Mente de principiante

Sí, me abandoné al cuidado de ella. No le pregunté qué me está haciendo, ni cómo ni cuándo, ni qué es eso. No, yo me cerré los ojos y me abandoné, cuando ella, yo creo que yo me quedé dormida y cuando ella me despertó me dijo bueno ya. Yo me paré. No tenía dolor por primera vez, como en tres años. Y a la semana empecé, dije una semana sin dolor, porque al principio dije claro, el poder de la mente, no, esto es el efecto placebo. O sea, todo lo que pensamos, los médicos que nos han enseñado en la universidad y a la semana, dije no es casualidad, al mes dije sin dolor. Pues yo la llamé. Y bueno, digamos que ese fue el momento cuando yo dije eso le puede servir a mucha gente. 

En cirugía vascular hay muchos dolores isquémicos, crónicos que son de muy difícil manejo y que no tenemos herramientas tampoco para solucionarlos. Entonces yo lo veía todavía desde esta mirada de cirujana vascular. De pronto esto le puede servir a otra gente, pero pues, después de que uno abre la puerta a la conciencia, aparecen 1000 cosas.  Entonces, obviamente yo después empecé una búsqueda, distinta. Primero aprendí reiki, después me interesé por los poliedros y trabajo mucho con figuras geométricas, son sagradas, después estudié ciencias florales. 

Bueno, en fin hice un camino, digamos, como en estas áreas de la medicina donde no nos enseñan en la universidad o por lo menos antes, no nos enseñaban. Ahora ya hay otra mirada y en ese camino encontré esta propuesta del doctor Carvajal que me gusta mucho porque es de síntesis. O sea, no excluye nada. Yo puedo coger un poco de acá, de acá, de acá, de acá e integrar todo. Integra conceptos de medicina ayurveda y de medicina tradicional china e inclusive de medicina chamánica, de fisioterapia. Entonces son herramientas que uno tiene para hacer terapéuticas desde otra mirada. 

Una medicina integrativa

Podrías contarnos un poquito de cuál es la visión que ustedes tienen de la causa de las enfermedades o de las dolencias o los problemas, de cómo se enfocan los tratamientos, de qué es lo que se buscan los tratamientos. 

Bueno, primero pues una mirada del ser diferente, como mencionaba yo, de un ser humano que tiene diferentes cuerpos por llamarle de alguna manera, no solamente un cuerpo físico, pero se maneja un concepto de enfermedad donde lo emocional es súper importante, prácticamente que las enfermedades primero se originan por algo emocional, llámese un trauma, un impacto y que ese impacto toca el campo energético del paciente y ese campo energético es un mapa perfecto de lo físico y por lo tanto se va a expresar ya en una fase, digamos, más avanzada en algo que podemos ya ver, ya sea como un tumor o como una úlcera o como en un infarto, o en algo mucho más físico. Que, por lo tanto, trabajar solamente sobre lo físico, pues no tendría sentido o solamente sobre lo mental o lo emocional tampoco tendría sentido. Entonces, esa mirada integral.

La sintergética utiliza estrategias terapéuticas diferentes. El doctor Carvajal ha diseñado unos filtros, algo que llamamos resonadores de arquetipos, es un nombre raro, donde lo que hacemos es trabajar sobre la información, o sea con información de diferentes sustancias, puede ser dopamina, serotonina, lo que esté necesitando el paciente sobre el campo energético y se trabaja con el pulso con una respuesta autonómica vascular.

Entonces, yo siempre digo que es muy bonito porque no hay que pensar. No es que yo sepa, es que le está pasando a otro, sino que le estoy preguntando a ese ser a través del pulso ¿qué te pasa? Y puedo corregir, también trabaja con un láser, con colores. Podemos trabajar con muchas cosas.

Lo que cambia es la forma como lo hago, como lo veo.

¿Por qué hay tanta resistencia, sobre todo entre los médicos?

Yo sí siento que es algo feo que tenemos muchos médicos es como ser omnipotentes, creer que tenemos la verdad absoluta y lo que no entendemos o lo que no tiene evidencia, lo descalificamos. 

A mí hoy en día me dicen que las vacas vuelan y yo digo sí, puede ser, sí, no sé, no he visto ninguna volando, pero podría ser, pero a veces había aviones de carga que transportan vacas, están volando, entonces, claro, porque por decir que algo no es posible pues es negarnos a la evidencia del conocimiento y por otro lado, la evidencia que todo es posible en este universo.

Los médicos yo creo que somos muy resistentes porque nos enseñaron, existe una verdad que es la ciencia, y no hemos, no todos, afortunadamente cada vez más han dado ese salto de conciencia, darnos cuenta que hay otras miradas y otras verdades, y otras formas de ver y hacer.

Hasta el 2008 yo tenía esa visión cuadriculada y rígida de la medicina y me digo que el mindfulness, realmente, fue coincidencia. Fue en un entrenamiento de medicina, mente, cuerpo en Harvard, y fue un regalo que me hicieron. O sea, yo ni siquiera tenía planeado ir a ese curso, sino que me regalaron ese curso y fue bonito, pues porque para una persona cuadriculada, comenzar a ver temas de meditación, ahí también vi cosas de tahichí, de chi kung, de yoga de la risa, en un entorno académico tan serio como Harvard con eso me ayudó a ser más receptivo y yo recuerdo que los primeros años, mis colegas me tomaban el pelo, que a levitar, que iba a volar. Pues cuando hablaba de meditación y cuando di las primeras charlas de mindfulness en los congresos y hoy en día es una intervención muy aceptada de que cuenta con con mucha audiencia. Sí, ojalá, pues si nos están escuchando los médicos profesionales de la salud, una invitación es, obviamente, la evidencia está bien, obviamente es necesaria, pero sí es importante, pues también estar abiertos y no descalificar y no juzgar lo que no conocemos y entender que no existen las verdades absolutas.

El chi kung y del taichí

Bueno, eso fue también parte de mis descubrimientos en mi búsqueda, pero lo que me motivó a buscar el taichí fue de alguna manera sentir y entender la energía, por decirlo de alguna manera. Yo no sabía mucho. Alguna vez escuché a alguien en un taller que era maestro de taichí y allá fui a dar y en la primera clase me sentí tan bien. No todos iban para allá y yo iba al otro lado, pero me sentí tan también que si eso se siente así, sin saber eso, cómo será sabiendo. Entonces, el taichí es una práctica bastante ancestral, pueden encontrar información en las redes, cantidades, cada vez más conocida en occidente. Lo que es muy bonito es que, por un lado, uno podría calificarla de una meditación en movimiento. Por otro lado, uno podría decir que es una estrategia terapéutica para nivelar la energía y los meridianos de acupuntura, además es un arte marcial, hay mucha teoría alrededor del taichí.

Para mí, el regalo más grande fue darme cuenta que yo podía salirme de la mente y estar en un espacio en el cual estaba moviéndome y estaba sintiéndome bien, y estaba presente y estaba atenta. Entonces, eso fue como un regalo.

Estudios sobre el Taichí

A partir del taichí se aprende por imitación y pues toma años, o  sea, aprender una forma depende, pero no importa, o sea, no es que sea difícil, es que implica disciplina como todo, igual que cualquier meditación, o sea, si me siento a meditar todos los días, probablemente voy a poder tener más destreza en la meditación. Lo mismo pasa con esto y a partir del taichí descubrí el chi kung que son algunos ejercicios que se utilizan, que sirven para la salud y para poder nivelar la energía y sirve también, de hecho, el  taichí y el chi kung, lo dicen los maestros que ya hay muchos estudios, hablando de Harvard del departamento de cuerpo y mente, ellos ya tienen publicado bastantes artículos sobre los beneficios del taichí y el chi kung, inclusive en personas de la tercera edad, sin la experiencia previa. Entonces, digamos que si queremos, los aquellos incrédulos que no creen todavía en esas cosas, podrían mirar los artículos, pero yo he encontrado bastante literatura, sobre todo para manejo de artrosis, la fibromialgia, funcionan super bien y lo que se ha visto es que las personas que empiezan hacer taichí y que llegan a una edad más avanzada sufren mucho menos de caídas. Hay un estudio que yo leí hace poco, no tengo ahorita la referencia, pero me llama mucho la atención porque cogieron a las personas de hogares geriátricos y a un grupo les decían ejercicios de chi kung y de taichí y otro grupo les hacían ejercicios normales, digamos de ejercicios físicos regulares de rehabilitaciones, y después miraban a los 8 meses cuántos se habían caído. El porcentaje de caídas que hubo en cada grupo y los pacientes que hacían taichí sufrieron muchas menos caídas que los pacientes que estaban haciendo ejercicios físicos comunes, y es interesante porque en realidad uno se da cuenta de que se integran los hemisferios cerebrales de una forma. 

Yo digo que yo era cirujana, pero a mí la mano izquierda no me servía para nada y hoy en día, yo después de hacer taichí me doy cuenta que uno tiene una visión, digamos no tan dislateralizada de todo. Ese sería un beneficio. Por ejemplo, pienso en términos de desarrollo de conexiones, esto estoy especulando, pero yo lo he visto. 

Pero si tiene mucho sentido, se trabaja mucho, la coordinación, la conexión de cuerpo, realmente requiere que uno esté completamente presente en una práctica de taichí y de pronto, uno se da cuenta que si el primer día le costaba ir a la izquierda después, ya lo hace naturalmente. 

Entonces, ya no existe como esa, no estamos tan extendidos en el lado derecho y el izquierdo. En el equilibrio, hay estudios en artrosis. Hay estudios serios en artrosis de rodillas, de caderas, en fibromialgias y ahora he leído y ha aparecido en literatura. No sé qué tan serio sea su estudio, no me he puesto a mirarlos desde el punto vista estadístico sobre pacientes con depresión y con ansiedad en los cuales se utilizan en prácticas regulares de taichí y de chi kung uno puede ayudarnos, no ayudarnos como tantas estrategias que hay. Pues esta es una más.

Los medicamentos no son suficiente

Fibromialgia, depresión y trastornos de ansiedad, pienso que son dos grandes ejemplos en donde un medicamento, a pesar de que si pueda ser necesario sí está lejos de ser suficiente. Si uno, como paciente no tiene un papel más activo en su cuidado y en su proceso de recuperación, y si uno no incorpora otras herramientas y cambia ciertos hábitos, nunca le va a ir tan bien. Cuando uno compara las personas que solo toman un medicamento con las que hacen muchos cambios que incorporan este tipo de prácticas.

Es como uno bombardear en todos los diferentes, posibles, puntos de flaqueza de un ser humano. Y, eso es muy bonito, porque pues nos da una herramienta más. Cualquier ejercicio yo creo que es bueno, pero como yo vivo enamorada del taichí, me parece que es el ejercicio máximo.

Instagram @solerlili y en Twitter estoy como @solergigi

Teléfono de consultorio:  2135300 en Bogotá. 

Muchas personas tienen una visión idealizada, romántica de irse a otro país, de cumplir el sueño americano, el sueño europeo y realmente no se imaginan la carga de estrés.

MIgración y salud mental

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es Migración y salud mental, el impacto en las personas que se quedan, en el que se va. La migración es un fenómeno que está en aumento, miles de colombianos están migrando, y muchas veces no nos detenemos a mirar qué impacto tiene este proceso en la adaptación, en la identidad, en la salud mental, en la familias, en la sociedad. Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

Un fenómeno en aumento

Hoy vamos a hablar de migración y salud mental, el impacto en las personas que se quedan, en el que se va. La migración es un fenómeno que está en aumento, miles de colombianos están migrando, muchas personas también están llegando a Colombia, muchas personas pasan por Colombia para migrar a otros países y muchas veces no nos detenemos a mirar qué impacto tiene este proceso en la adaptación, en la identidad, en la salud mental, en la familias, en la sociedad, para eso invitamos a la doctora Johana Balaguera, es psicóloga, magíster, quien ha vivido en España, en Canadá y tiene mucha experiencia trabajando con población que ha migrado, también ha vivido esta experiencia. 

Analizar el proceso migratorio

Creo que principalmente quiero invitar a la gente a que mire los procesos migratorios más allá de un proceso económico. Esto es un proceso que lleva un impacto emocional y psicológico  a nivel relacional inmensamente grande, que las personas lo están viendo muy, digamos, con poca profundidad a la realidad, a lo que va a influir en el proceso de crecimiento de sus hijos, en el proceso de la gente que se queda acá y con los que mantengo los vínculo, no se han hecho un examen primero interno, un proceso de introspección de sí tengo la suficiente capacidad de adaptación y nos quedamos con el efecto llamado

¿Qué es el efecto llamado? Son familiares que viven en un país y nos invitan un poquito a, véngase, véngase y muchas veces ese proceso no llega a buen puerto. Entonces, yo creo que es tomarse un poquito menos impulsivo. Si vamos a utilizar un término, menos impulsivo este proceso.

La idealización

Siento que muchas personas tienen una visión idealizada, romántica de irse a otro país, de cumplir el sueño americano, el sueño europeo y realmente no se imaginan la carga de estrés, el impacto que esto tiene en la salud mental de la persona que migra, de la familia cuando lo acompaña, de la familia cuando se queda. Realmente son procesos bastante difíciles y si es importante que las personas estén con los pies en la tierra, sepan qué es lo que pueden llegar a vivir, qué pueden hacer.

A mí me parece importantísimo tener en cuenta esto, en Colombia tenemos un dicho: «no hay, no hay muerto, malo. No hay novia fea» y yo siempre le agregué «y no hay mejor país que el dejado». 

«No hay mejor país que el dejado»

Quedémonos con, «no hay mejor país que el dejado». Entonces sí, efectivamente, en esos procesos de idealización uno, toda la ilusión con la que la gente se va toda la carga de la idealización de lo que me han vendido, que mi vida va a ser mejor, la de la familia, sin mirar el gran costo que eso conlleva. No es lo mismo emigrar solo que emigrar con familia, no es lo mismo emigrar con niños que con adolescentes, no se tiene en cuenta que no es lo mismo emigrar con una persona mayor. Las personas que se llevan a sus padres, gente de la tercera edad, quedan completamente aislados allá porque si aquí ya no tenían red de apoyo porque se van aislando, imagínese una persona en Estados Unidos de la tercera edad. Entonces, terminan estas personas presas en su casa, cuidando niños y más sin poder salir porque no tienen acceso a un idioma, también, nos encontramos con los procesos de defusión en los mayores. 

Una adolescente que tiene un proceso, la inmigración y el proceso de identidad van unidos, ahora en un adolescente que ya por su mismo ciclo vital desde su mismo proceso de desarrollo, tiene que estar en búsqueda de su identidad, ahora enfrentarse a otra cultura y un niño pues también bajo ciertas condiciones, vamos a mirar Estados Unidos, pasan demasiado tiempo solos, crecen muy solos. Entonces, yo creo que hay que hablarlo más desde ese plano emocional, psicológico y de salud mental, a nivel familiar y relacional y los que se quedan aquí, que se quedan muy tristes, con preocupaciones donde la persona que está emigrada no llama, no avisa, lo cual va enfriando también la relación porque ya perdemos esa cotidianidad, que es una charla de: ay, cuando fuimos el domingo. Pues ya no tengo de qué hablar ya. Esa relación empieza a enfriarse y queda completamente idealizada en lo que fue, en lo que yo supongo, y luego el que se queda, que tampoco muchas veces valida el dolor del que no y las diferentes situaciones tan dolorosas a las que se enfrenta porque se supone que se la está pasando bien. Entonces, hay que mirar esto mucho más allá de lo económico. 

De hecho, muchos vínculos familiares se debilitan, se rompen, muchas parejas se rompen. Bueno, y muchos niños crecen lejos de sus papás o sus mamás por el costo que se paga es muy alto. Aquí quiero resaltar el mensaje de esta charla no se trata de ‘no a la migración’, cada quien tiene el derecho de enfocar su vida. Pues, como mejor lo considere y uno sabe lo que está viviendo cada persona en su país de origen que lo lleva a tomar esa decisión. Pero, si es importante saber cómo son los riesgos a los que se expone y el impacto, pues que todo este proceso lo va a tener toda la familia. Saber esto le puede ayudar a uno a tomar medidas preventivas, a buscar ayuda oportunamente, a fortalecer los vínculos, a saber qué cosas puede hacer en el lugar a dónde va a llegar, a ser compasivos.

No es solo lo económico

Yo creo que estoy completamente de acuerdo que esto no es un no, sino un venga sentémonos a hablar, revisemos cómo lo vamos a hacer. Mucho más que un acto muy impulsivo, basado solamente en una creencia que es lo económico. Si bien es cierto, los estudios hablan que se migra por procesos económicos, sociales, culturales o psicológicos, en este momento la gente está, por lo general ha sido siempre visto solamente desde el ámbito económico y las familias que migran no  están teniendo en cuenta a lo que se va a dar. Una de las características que se da a las familias que se fueron con sus hijos muy pequeños a países como Canadá, los padres hicieron su vejez acá en Colombia, por ejemplo, pero sus hijos no, porque ellos ya son canadienses, tienen su momento, entonces tienen que prepararse porque ahí entran muchas veces que el padre asume que el hijo va a seguir con un vínculo con el país de origen como el que ellos tuvieron cuando no es así, porque tiene que ver con el proceso de identidad. Entonces, un niño que no ha crecido aquí, una adolescente que no ha crecido acá, pues no tiene el mismo o no le da el mismo valor a las cosas. Entonces, si esos padres vienen a pasar la vejez aquí, su jubilación, ya hay un rompimiento entre comillas ‘familiares’, porque los hijos y los nietos van a quedarse en el país a donde emigraron en el principio. Entonces, hay que mirarlo como un proceso también familiar y de vínculos. 

La compasión y la autocompasión

Quiero resaltar y profundizar el tema de la compasión, ser simpático es ponerse en los zapatos del otro, ser consciente que el otro está sufriendo. La compasión va más allá. La compasión, adicionalmente, es el deseo de ayudar o hacer algo por el otro o por uno mismo, la autocompasión. Yo sí creo que es algo que falta mucho en nuestra sociedad, ya que somos una sociedad muy egoísta, donde nos sentimos superiores, donde miramos con desconfianza y vemos como inferiores a las personas que están migrando en nuestro país, en Colombia es muy frecuente, es triste decirlo, pero aquí hay mucha xenofobia, aquí hay racismo, o sea, la gente que uno ve, las familias desplazadas que se ven en la calle, los millones de venezolanos que han inmigrado a Colombia. Lamentablemente, si están expuestos a mucho rechazo y a mucha discriminación y creo que muchos colombianos en el exterior también viven esta situación. 

Un punto muy importante y es que todos los países que empiezan a recibir inmigración pasan por un proceso psicológico de sentirse amenazados, lo que pasa es que hay maneras de afrontar esa situación, esa percepción que es ahí donde no estamos dando las suficientes herramientas a a quién llega o muchas veces cuando nos vamos y el país de acogida. Yo también quiero aclarar que a nivel  científico, la palabra inmigración no siempre está dada procesos fuera del país, un cambio de ciudad también es un proceso migratorio, un cambio incluso de barrio, sobre todo antes que uno escuchaba de los abuelos que hablaban de los vínculos que habían en los barrios que eran casi una familia, eso también genera un rompimiento y se mira desde procesos migratorios. Entonces, si hay que tener en cuenta que vienen en otro tipo de situaciones en las que han tenido que dar muchas cosas atrás. El que migra, en la inmigración tiene un costo emocional impresionante, económico también, pero emocional muchísimo más grande. 

¿Un tema de salud pública?

Yo sí creo que son temas de salud pública, o sea, que no debería preocuparnos solamente a los profesionales de salud mental, sino que es un tema que debería preocupar a toda la sociedad y es un tema que debería hablar en los colegios, desde primaria, bachillerato, o sea, hablar de que los seres humanos, todos estamos al mismo nivel, pues de que uno no es superior a otro. Hablar de discriminación, de xenofobia, hay muchas cosas que se pueden hacer para prevenir esto. 

Sobre todo porque la inmigración es considerada imparable, porque la inmigración se va a dar como se da en la búsqueda de recursos, por eso hay diferentes entidades que se han dedicado a eso, o sea, si hay una población que se ve abocada a no tener una serie recursos, va a movilizarse porque necesita sobrevivir. Entonces, claro, estoy de acuerdo contigo. Esto hay que hablarlo. España, que pasó de cero porque los españoles tienen muchas cosas admirables, como todos los países y otros que no, como otras culturas, por ejemplo, España cuando recibió su primer proceso migratorio, porque ellos pasan de ser país que emigra a ser receptor de inmigración en el 2002 que manejó todo lo que se llamó ‘la feminización de la inmigración’. Entonces, ellos sí se dieron cuenta que esto era un problema social, ya lo trabajan como tal, en especial con la gente de América latina que somos bastantes y gente sobre todo del sur de áfrica, porque ellos, pues son como, mucha entrada y se tiene que trabajar porque esto no es algo que se vaya a quedar, los colombianos hemos sido emigrantes per se, o sea, hace mucho tiempo hemos tenido diferentes momentos. La última gran migración investigada, con estudios que hay, es la del 2000 que fue ese primer paso a la llegada de Europa con una gran cantidad que llegó a España y que estamos recogiendo y seguimos recogiendo los efectos de eso, porque estamos hablando del que se va, pero no los efectos tanto del país que recibe como del país de nacimiento de estos inmigrantes. Entonces, eso nos deja unos efectos a nosotros también emocionales, inmensamente grandes y sociales porque el que no se fue son estos hijos que crecen sin mamá, a esas mamás en España en su época, les decían mamá de locutorio.

Los locutorios eran un lugar donde, como el antiguo telecom, entonces la gente iba y ellas manejaban las tareas por ahí, regañaban a sus hijos y se dio un fenómeno muy doloroso que después de mucho tiempo para poderlos reunificar, llegan y llegan adolescentes y ya no se pueden adaptar, y estas familias eran reconstruidas y entramos en conflicto y tuvieron que devolver esos niños. Imagínese el impacto emocional y psicológico para estos adolescentes en una espera tan larga para volver a ver a su mamá o a su papá o a ambos y llegar y no sentirse pertenecientes a esa familia.

Un mensaje para quien ha migrado, quiere migrar y quien se queda

Un par de mensajes que quiera resaltar y transmitirles a las personas que van a migrar, a los que ya han migrado y a los que se han quedado. 

Uno, realmente busquen ayuda, si tienen la necesidad de devolverse no se queden. Muchas personas quedan en situaciones económicas y sociales de vulnerabilidad en los otros países por un miedo, por temor al qué dirán y eso genera cinturones de miseria en las situaciones intensamente dolorosas. El retorno, el retorno es importante. Eso se lo digo tanto al que emigró como a la familia que se quedó aquí de invitar a que regrese, principalmente. 

Dos, que el que se queda aquí sea apoyo emocional, escuchando, entendiendo también que no es un proceso emocional fácil para el que se fue, para las familias, y el que va a emigrar, que lo mire, que lo que lo analice, que se siente a mirarlo mucho más allá de lo que nos proponen, que que lo hablen a un impacto que lo vean mucho más también a un impacto emocional familiar, si es algo que les va a convenir y que si tenemos dificultades y diagnósticos psiquiátricos, primero pasen por el profesional porque es un proceso altamente estresante, disparador de ansiedades y depresión, con lo cual ir a pedir ayuda y acercarse al profesionales es absolutamente necesario y urgente, porque esto lo que hace es que cuando se emigra es un detonante, es un detonante de circunstancias y el acceso a salud mental en otros países no es tan asequible como acá, poder utilizar los recursos que hay acá, el mismo país puede ofrecérselo.

Recuerden dejarnos todos sus comentarios, sus preguntas y seguir nuestras redes @menteaprende en Instagram,Tik Tok, Facebook. Muchas gracias.

Crecer con un animal para un niño y una niña siempre va a dar beneficios.

Hablemos de mascotas y familia, ¿Debería mi hijo tener una mascota?

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es ‘Hablemos de mascotas y familia, ¿Debería mi hijo tener una mascota?’. Junto a la psicóloga, Johana Balaguera, responderemos a la pregunta de si un niño o niña debería tener una mascota, te contaremos como funciona el tener un animal como apoyo emocional o de trabajo, qué beneficios da tener una mascota y qué cuidados debemos tener con ellos. Recuerda, que puedes ver el video completo en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

¿Un niño debe tener una mascota?

Me han hecho muchas veces la pregunta si un niño debe tener una mascota o no, y yo creo que esa respuesta no es ni sí, ni no. Yo quiero comenzar un poco haciendo una diferencia: una cosa es el perro o el animal de terapia asistida con animales, si estamos hablando de terapia; el perro de trabajo y el animal de apoyo emocional. Los dos primeros necesitan un entrenamiento muy arduo, que también invito a la gente que cuando vaya por la calle de fijarse si es un animal que está entrenado para eso o no, porque en este momento tenemos mucho exceso de información sobre los animales y estamos confundiendo, por ejemplo, un animal de terapia es un animal que requiere un profesional, completamente, avalado y está enfocado, ya sea para terapias psicológicas físicas, en esos casos entran sobre todo perros, gatos y algunas aves. Los perros de trabajo que es lo que hemos visto como perros policía, perros bomberos, los que están en el campo y luego tenemos los perros de apoyo emocional.

La mascota es responsabilidad de la familia, no del niño

Cuando a mí me preguntan si un niño, una niña debe tener un animal o no, la respuesta es depende, depende de la familia, depende del animal que tengan y de las necesidades de un niño. 

Crecer con un animal para un niño y una niña siempre va a dar beneficios. Uno, está comprobado que a nivel físico que son niños que tienen menos propensión a las alergias, por otro lado, es un niño que emocionalmente tiene una comunicación más saludable con su entorno, obviamente, aclarando que un animal es un animal, es miembro de nuestra familia, pero es un animal, no es un niño ni vamos a interpretar las emociones que tenemos los humanos a través de los animales, no. Pero, el niño si habla a través de ese animal, incluso en entornos, familias muy disfuncionales cuando un niño tiene una mascota, a largo plazo, la parte saludable en la relación se le ha dado el perro. 

¿Qué le ofrece la mascota a un niño/a?

Vamos a coger el concepto del perro. ¿El perro qué es lo que ofrece al niño o a la niña? No sentirse juzgado, no sentirse, que tenga que entregar algo, entonces es una relación muy de igual a igual, los que tenemos perros sabemos la profundidad de la mirada de un perro y los estudios nos muestran cómo esa mirada nos ayudan a generar oxitocina, que nos ayudan de inmediato a calmar y bajar la ansiedad. 

A niños que sufren de ansiedad en perros con apoyo emocional, por ejemplo, irse caminando con esos niños hasta el colegio baja esos niveles de ansiedad del niño, de la niña, incluso del adolescente, pero yo quisiera dejar también como un mensaje muy claro que es ‘la no humanización de los perros’ en estos casos y el tener en cuenta si nuestra familia también es una familia que va a poder recibir, va a poder atender y va a poder acompañar ese animal, como un animal.

Un perro, por ejemplo, en un niño también nos ayuda, bien manejado, a darles responsabilidades y a enseñarles la empatía. Un perro no puede pedir. Un perro depende de nosotros los humanos para gran cantidad de cosas. Cuando nosotros le enseñamos a nuestros niños, a nuestras niñas a cuidar un animal, le estamos enseñando a cuidar un ser que depende de nosotros, les enseñaríamos un poco de compasión. Entonces, nos enseña la responsabilidad, que es el niño es el que se hace cargo o los niños se hacen cargo de la alimentación, le damos pautas a un niño y estructura para que lo saque a pasear, para que tenga el cuidado de la salud porque es aprender a cuidar de otro ser.

El vínculo no se construye solo

Qué pasa también muchas veces, y es que se está suponiendo ahora con estos vídeos que realmente son enternecedores, es que el vínculo entre el animal y el niño surge espontáneamente, no, no es así. Un animal es un animal y tiene un tipo de lenguaje como animal y obviamente si tiene una conexión directa con el niño o con la niña o digamos con la familia y en general, porque también nos apoya mucho en personas de la tercera edad, que están tan solas. Estamos hablando de los niños, pero los perros, dependiendo de la raza, dependiendo del carácter del perro, es lo que realmente nos va a interesar en un perro de apoyo emocional. Por ejemplo, para una persona mayor, yo no puedo tener un perro, no puedo recomendar a un perro que requiera mucho cuidado y que sea muy activo. Necesito un perro que se ajuste, por ejemplo, al caminar de esta persona. Los perros de apoyo emocional son personas que nos ayudan para procesos de soledad, de depresión, de ansiedad que viven en nuestro entorno y no requieren de un entrenamiento específico y que cumplen una misión muy importante para esa persona.

Cuando le damos el valor de que todos los perros son de apoyo emocional, opacamos la necesidad de personas que, realmente, necesitan esa mascota para poder tener su funcionamiento lo más normal posible. Entonces, aquí es: uno. Leamos, hay que informarnos de lo que realmente nosotros necesitamos como famili, sí podemos darle también el entorno saludable al animal, porque esto es muy importante, tener en cuenta que a nuestros niños también hay que enseñarles porque, por ejemplo, los niños muy pequeños tienden a coger duro los perros porque no tienen control de la fuerza todavía, entonces, los lastima y muchas veces, pues el animal va a contestar. Entonces, eso también nos ayuda y nos involucra como padres porque ese proceso no lo puedo dejar como adulta, en manos del perro y el niño, no, porque tenemos un niño que todavía le falta maduración a nivel cerebral y tenemos un animal que actúa como animal. Entonces, nosotros, como adultos, somos las personas que vamos a ayudar también a ese proceso de vínculo, donde nosotros, aunque no tengamos muy claro cómo funciona como padres, pero sí vemos que nuestro hijo, nuestra hija, requiere de ese vínculo, cuidemoslo. Además, porque los animales nos van a dar una gran lección. 

Una gran lección

La lección de la finitud, nos da un poco la pedagogía sobre la muerte. Los niños empiezan a entender la finitud a través de la muerte de una mascota. Yo hago una gran invitación a los colegios y las personas que trabajamos con niños y es que nos tomemos muy en serio la muerte de una mascota, sobre todo en los niños, porque es una pérdida más grande que la pérdida de un amigo. Es una relación inmensamente profunda. Entonces, la gran invitación es a que respetemos ese proceso. Lo tenemos muy en cuenta como la muerte de cualquier familiar para ese niño y obviamente para la familia, porque es que es un miembro más. El hecho de no humanizarlo no quiere decir que el perro no comparta con la familia, no se ha querido, sino cuando se llama la no humanización es entender al perro desde ser perro, desde ser perro, con las necesidades de un perro, con los olores de un perro, con la personalidad de un perro. Entonces, para los niños, el que la familia, porque aquí sí, tiene que ser una decisión completamente familiar, porque si no ponemos a los animales como lo que ha pasado en diciembre, regalamos muchos perros o lo que pasó en la pandemia y tenemos muchos perritos que están para la adopción porque la gente adoptó en pandemia, por ejemplo, que ayudó mucho, pero ahora todo el mundo salió a trabajar entonces el perrito, pues ya no tiene quien lo saque, ya no tiene quien lo cuide. Entonces, ¿el perro qué hace? Animaladas, porque es un animalito, entonces siempre hay que tener en cuenta que si nuestra familia está en capacidad de también adaptarse a un perro. Los perros se eligen, por ejemplo, para nuestros hijos de acuerdo al carácter del perro, y no es cualquier perro, tenemos que darnos cuenta sí tiene el carácter o no.

Animales de apoyo emocional en los colegios

Los perros de apoyo emocional no solamente existen en las casas, también existen en los colegios, porque el animal per se que está mientras que tenga un buen carácter, va a generar unos bajos niveles de ansiedad. Entonces, en un aula de clase, yo he tenido el privilegio de conocerlo y los niños que llegan ahí están mucho más concentrados, se relajan mucho más para un examen. En Inglaterra hay unos estudios super lindos, pero eso sí ya son,  digamos, perros un poco más entrenados para los procesos de lectoescritura; ponen a los niños y esto es un ejercicio de comparación muy bonito, poner a los niños que tienen dificultades de lectura a que lean delante de un perro. Entonces, los niños leen mucho más fluidamente delante de un perro porque es que el perro solamente escucha y los niños siempre dicen de los adultos, es que no nos escucha, mientras que el perro sí.

Una gran invitación

Pues la gran invitación es a que le demos a nuestros hijos las herramientas para tener una fortaleza emocional, un factor protector, responsabilidad, empatía, pero siempre con un máximo proceso y un máximo estándar de protección al animal. Hay otro proceso que yo sí invito, nosotros a Bucaramanga no tenemos muy claro y son las terapias asistidas, las quimio con caballos y tiene unos procesos, inmensamente, lindos con personas con discapacidades físicas, con procesos emocionales, pero los caballos no quería dejarlos por fuera y al igual que los gatos, se trabaja mucho en residencias, como animal de compañía en residencias de personas mayores porque son animales más calmados, pasan mucho tiempo dormidos, pero baja los niveles de ansiedad y de depresión en residencias de personas de la tercera edad. 

Los animales siempre han hecho parte de nuestra vida a partir del siglo pasado, en el siglo 20, se empezaron a hacer las investigaciones a otro nivel que no fuera trabajo y antes de adquirir una mascota, téngase usted el tiempo y la pregunta, de si le va a dedicar el tiempo y el cuidado a ese animal, por lo menos va a vivir con usted 8 a 10 años. No es un animal que viene de paso. Es un animal que viene para quedarse y tenga en cuenta que si usted tiene hijos y usted no ha podido manejar esa situación, el sacar ese animal es un golpe emocional muy grande para su hijo.

¿Estamos en condiciones de adoptar una mascota?

Pero, lea, instruyase, además los animales son muy divertidos, van a ser un apoyo muy grande y sobre todo en niños, cuando son niños únicos, también le ayudan muchísimo a tener buenos procesos relacionales. 

Gran invitación, en diciembre piense si quiere un animalito. Si usted tiene la disponibilidad de: uno, aguantar dos años a un cachorro y los cachorros son muy inquietos. Entonces, tenga paciencia dos años y sepa que esta es una responsabilidad que usted va a adquirir por lo menos durante ocho años. Entonces, es una decisión seria que se toma en familia y se cuida en familia, aunque esté dado para los niños. Muchas gracias.

Voy a compartir contigo una práctica de alimentación consciente.

¿Qué es el Mindfuleat o alimentación consciente? ¿Cómo ponerlo en práctica? ¿Para qué sirve?

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es el mindfuleat. Junto con el Doc. Jorge Franco tocaremos temas como, qué es el mindfulness, y cómo puede ayudarte a ser más consciente en tu día a día . Recuerda, que puedes ver el video en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

Voy a compartir contigo una práctica de alimentación consciente. Si quieres, ponle pausa al vídeo mientras que vas y traes una bebida caliente, cualquier bebida. Antes de iniciar, quiero compartir una frase: ‘la vida es lo que sucede mientras pensamos en otra cosa’. Transcurre la vida y nuestra mente está en todos lados menos en el momento presente, estamos con nuestros hijos, con nuestros seres queridos, estamos almorzando, comiendo, en la ducha, nuestro cuerpo está ahí, pero nuestra mente está en otro lado. La mente está narrando, opinando, juzgando, planeando, en el futuro, en el pasado, lamentándose, en todos lados menos en el único momento que existe, que es el presente. El presente es el único espacio que tenemos para relacionarnos con la vida, con nosotros mismos, con nuestros seres queridos y no estamos ahí. 

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness es cultivar la capacidad de estar presentes. Mindfulness es llevar la atención al momento presente con una actitud de aceptación, de no juzgar, de no estar intentando cambiar las cosas que están sucediendo. Es observar; observar con amabilidad y este estado se cultiva con la práctica de la meditación.

¿Qué tipos de prácticas existen?

Hay dos tipos de prácticas: las prácticas formales, la meditación sentado, las prácticas de escaneo corporal, el yoga o la práctica de movimientos conscientes, hacer un retiro de silencio de varios días y están las prácticas informales que es llevar el mindfulness al día a día, a las diferentes actividades, a la vida cotidiana y la alimentación consciente es una de esas prácticas.

Hágamos una práctica de mindfulness...

Voy a pedirles que busquen una postura cómoda, dejen cualquier distractor que tengan a su lado, pidan a la gente que está cerca a ustedes que por favor no los interrumpan por los siguientes 5 a 10 minutos, ponga la bebida caliente que hayan elegido, ponganla al frente de ustedes y estando en una postura cómoda, los invito a cerrar los ojos y a llevar la atención a la respiración.

No es necesario respirar de una manera diferente, se trata solamente de sentir la respiración. Podemos sentir la entrada y la salida del aire a través de nuestras fosas nasales. Podemos sentir el movimiento rítmico de nuestro pecho o de nuestro abdomen con la respiración.

Ahora, que ya hemos traído nuestra mente a casa, al momento presente. Vamos a explorar la bebida que tenemos al frente de nosotros, lo puedes hacer con los ojos cerrados, con los ojos abiertos, como te sientas más cómodo, más cómoda. Vamos a explorarlo con el tacto, vamos a tocar la taza con nuestras manos y seamos conscientes de la sensación física que se produce cuando ponemos nuestros dedos, nuestra mano en contacto con la taza caliente.

Vamos a hacerlo con los dedos uno a uno. Primero, con el pulgar, con el índice, con el dedo medio, con el anular, con el dedo meñique. Uno a uno, sin ningún afán. 

Ahora, los invito a hacerlo con los dedos de la otra mano, tomando conciencia de la sensación, el contacto de nuestros dedos con la taza caliente. Se trata solamente de sentir, de ser consciente de las diferentes sensaciones. Si notamos que nuestra mente está opinando, juzgando o que nuestra atención está en otro lado, es completamente normal; lo que hace la mente. No significa que lo estemos haciendo mal. La práctica consiste en aprender a darnos cuenta cada vez que nuestra mente se ha ido a otro lado, darnos cuenta hacia dónde se fué nuestra atención y dejar pasar, y llevar la atención nuevamente al momento presente, a las sensaciones del contacto de nuestras manos con la taza.

Vamos a observar nuestra bebida. Vamos a explorar el color de la bebida,  sus brillos y opacidades, si se refleja o no se refleja la luz. Es solamente observar con una actitud curiosa, con mente de principiante; es como si fuera la primera vez que tenemos esta bebida al frente de nosotros, como si nunca hubiéramos tenido contacto con ella y quisiéramos ser conscientes de cada una de sus características.

Si notas que tu atención va de un lado a otro, llevar la atención a la respiración mientras observamos la bebida, nos puede ayudar como ancla para mantener la atención y la conciencia en el momento presente.

 

Ahora, vamos a explorar la bebida con nuestro olfato, seamos conscientes de cada sensación. Pueden ser sensaciones agradables, desagradables, neutras, con solamente sensaciones, no es necesario juzgarlas ni opinar sobre ellas. Seamos conscientes de la sensación, de su aroma y de su olor.

Los invito, con un dedo a taparnos una fosa nasal y nuevamente, oler la bebida con una sola fosa nasal. Ahora, cambiamos de dedo y tapamos la otra fosa nasal, y olemos nuestra bebida con la fosa nasal opuesta. Nuevamente, con las dos fosas nasales destapadas.

Ahora, lentamente vamos a ir acercando el pocillo a nuestra boca, antes de dar un sorbo, tomemos conciencia de la sensación del contacto de nuestros labios, nuestra boca con el pocillo. Observamos las diferentes sensaciones físicas que se presentan en este momento. Hay salivación, si hay impaciencia por tomarse rápido la bebida, cualquier sensación es bienvenida. Se trata de tomar conciencia de la presencia de las diferentes sensaciones. Vamos a tomar un pequeño sorbo y tomar conciencia de todas las sensaciones que se producen, de las sensaciones térmicas, los sabores, la salivación, todo lo que esté presente.

Al pasar el sorbo, tomemos conciencia de todas las sensaciones en nuestra boca, en nuestra garganta, en nuestro estómago. Antes de dar el siguiente sorbo. Tomemos un par de respiraciones de manera atenta y consciente. 

Nuevamente, vamos a tomar un sorbo, la cantidad que ustedes deseen, lo importante es mantener la atención en la experiencia, en cada detalle la experiencia. Tomar conciencia, la sensación que se produce cuando toman el pasillo con sus manos, la sensación térmica cuando lentamente lo van acercando a su boca, cuando alcanzan a sentir su aroma, cuando la bebida entra en contacto, con sus labios, con su boca, con su lengua, con su mejilla, su paladar, con toda la cavidad oral, de toda la sensación que se produce cuando pasan cada sorbo.

A veces, cuando una actividad la hacemos de manera repetida, de manera cotidiana, como tomar una bebida, se nos convierte en algo mecánico y rutinario. A veces, olvidamos la riqueza de la experiencia, la cantidad de sensaciones que pueden haber detrás de una taza con una bebida caliente.

Nuevamente, los invito y las invito a tomar otro sorbo, haciéndolo con mente de principiante, como si fuera el primer sorbo que están tomando con curiosidad, tomando detalle de cada sensación con todos los sentidos, el tacto, la vista, el olfato y el gusto. Tomando conciencia de las diferentes sensaciones físicas que se producen al tomar nuestra bebida.

Ahora, los invito y las invito a poner la taza sobre la mesa o la superficie que tengan más cercana y mantengamos la atención en la respiración por unos segundos. Atentamente, abramos nuestros ojos con conciencia de cada detalle de la experiencia, de cómo nos sentimos, de nuestro entorno. Si lo desean, pueden estirarse, moverse, cualquier cosa que sea necesaria para cuidar su cuerpo, para estar cómodos.

Piense la cantidad de cosas que podemos aprender de una taza, de una bebida caliente; la cantidad de enseñanzas que nos puede dejar una práctica tan sencilla como la alimentación consciente. Primero, estamos muy desconectados de la vida, pasamos, dejamos pasar gran parte de la experiencia por la tendencia de nuestra mente a estar en piloto automático, a estar todo el tiempo hablando, narrando y no nos damos cuenta de ellos.

Segundo, cuando yo les hablaba de la actitud de mente de principiante, los seres humanos generalmente tenemos lo contrario a la mente de principiante, que es mente experta. Allá tenemos un juicio sobre las cosas, esto me gusta, eso no me gusta, esta persona me cae bien, esta persona me cae mal. Muchas veces juzgamos a una persona solamente por su apariencia o que se nos parece a alguien y los juicios nublan la atención y la conciencia, y no nos dejan ver la realidad, nos distorsionan mucho.

Ahora un cuento...

Hay un cuento budista que resalta esta actitud de la mente de principiante y es un académico, un estudioso, que fue a visitar a un maestro budista. Quería entrevistarlo y el maestro budista lo hizo entrar a su casa, le ofreció una taza de té, y comenzó a servir el té y se llenó la taza, comenzó a regarse y seguía sirviendo la tasa de té y el famosísimo estudioso le dijo: ya, ¿pero qué le pasa? No sea bruto. ¡Mire que ya está regando el té! Y, el maestro de manera muy sabia y muy sencilla le dijo: así puede ser a veces la mente del ser humano, en una taza de té llena ya no entra nada más. Es importante vaciar la taza, estar con mente de principiante para realmente poder aprender y entrar en contacto con la experiencia.

Ojalá, esta práctica les haya ayudado a entender y a vivir mejor el concepto de lo que es mindfulness y de lo que pueda aportar en nuestras vidas y en la vida de las personas que están alrededor de nosotros. 

¿Cómo voy a relacionarme yo? ¿Cómo voy a amar yo? Si no estoy presente, si mi mente está en otro lado, por favor comparte este video y muchas gracias por estar aquí.

Si conoces a alguien que esté en otro país, que haya emigrado, que tenga problemas de estrés, problemas de depresión con su estado de ánimo, por favor, tiéndele una mano.

Migración y Salud Mental

Bienvenidos a ‘lunes de consulta’, el tema que abordamos el día de hoy es ‘Migración y salud mental’. Junto con el Doc. Jorge Franco se tocará temas como, ¿Qué puedo hacer frente a los problemas de salud mental causados por la migración? ¿Qué puedo hacer para proteger mi salud mental? ¿Qué factores de riesgo puedo evitar para cuidar mi salud mental? ¿Cuándo es necesario buscar ayuda? ¿Cómo buscar ayuda? ¿Existen otras formas de buscar ayudas diferentes que ir físicamente al país donde me encuentro? Recuerda, que puedes ver el video completo en Youtube y seguir nuestras páginas de Instagram, TikTok y Twitter para estar más informado, gracias.

El impacto de la migración en la salud mental

Les voy a hablar del impacto que puede tener la migración en la salud mental, ¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacer para proteger mi salud mental? ¿Qué factores de riesgo puedo evitar para cuidar mi salud mental? ¿Cuándo es necesario buscar ayuda? ¿Cómo buscar ayuda? ¿Existen otras formas de buscar ayudas diferentes que ir físicamente al país donde me encuentro? Que muchas veces es difícil.

Quiero contarles una historia. Yo tuve la oportunidad de estudiar un año en Chicago neuro psiquiatría y a pesar de que iba en muy buenas condiciones: de manera legal, con visa de estudiante, en una universidad. Realmente, la migración es una fuente de estrés muy grande, llegar a un nuevo país, un nuevo idioma, una nueva cultura. Muchas veces todavía existen aspectos de discriminación, de xenofobia y realmente es un reto grande, y es algo que a unos más que a otros, pero a todos, en mayor o menor medida afecta nuestra salud mental. 

El problema de no hablar de estos temas

El problema es que pocas veces nos hablan de estos temas, pocas veces consideramos estos temas y pienso que, sí es importante saber a qué va a estar uno expuesto, no se trata de tenerle miedo, pues igual los seres humanos tenemos muy buena capacidad de adaptación, de resiliencia, pero sí de antemano que, de pronto, vamos a vivir momentos de estrés, de tristeza, de ansiedad, de miedo, de pronto noches de insomnio y de pronto tener herramientas para saber cómo manejar eso, y también saber en qué momento es importante buscar ayuda, eso nos puede ayudar a todos.

Por la situación que están viviendo muchos países de Latinoamérica y del mundo, la migración es un fenómeno gigante, miles de millones de personas están migrando todos los años. Latinoamérica no es la excepción. Entonces, cosas que yo puedo hacer para cuidar mi salud mental, para saber cómo cuidar mi estrés, mis emociones, mis pensamientos, hay factores protectores como el deporte y la meditación, y en general, las intervenciones basadas en mindfulness que tienen muy buenos estudios, muy buena evidencia y realmente son fáciles de aplicar. Sí requieren que yo haga un esfuerzo, que yo saque el tiempo y a veces buscar ayuda, pero son herramientas que ayudan muchísimo y mi consejo es comenzar a aplicar este tipo de herramientas, incluso antes de migrar o si ya estoy en otro país, comenzar a incorporar este tipo de prácticas: mantener buenos hábitos, buen estilo de vida, tratar de mantener por lo menos siete horas de sueño, horarios de sueños regulares, una buena higiene de sueño, tratar de abstenerse de estar expuesto en exageración a las pantallas, no agregar otros factores de riesgo. A veces, a parte, de que estoy pasando por una situación difícil, pues la persona para lidiar con su estrés comienza a tomar alcohol a consumir marihuana, otras sustancias psicoactivas, consumo alto de azúcares.

Factores de riesgo que hay que evitar

Importantísimo: no aislarse, no encerrarse. En los países donde hay inviernos fuertes este tema es bien duro, pero si es importante tratar de sacar espacios, de tener más contacto con la naturaleza, caminar, exponerse al sol, salir, todo esto ayuda a proteger nuestra salud mental. Si tú sientes que tu estado de ánimo, tu nivel de energía, tu productividad, la manera como ves el mundo, cómo ves el futuro, cómo te ves a ti mismo, a ti misma o si estás teniendo muchos síntomas físicos asociados al estrés, dolores, cansancio, síntomas gastrointestinales, dolores de cabeza, sí es importante buscar ayuda. 

Hay dos maneras de buscar ayuda, hacerlo presencial en el país donde te encuentras o lo puedes hacer online, hoy en día, afortunadamente, gracias a la tecnología y a la globalización, es posible acceder a servicios de psicología de psiquiatría, incluso en el país de origen de uno. A veces las diferencias culturales también hacen difícil buscar ayuda con profesionales de salud mental, pero sí es importante, si tú sientes que presentas varios de los síntomas o cambios que mencioné por semanas o peor aún, por meses es importantísimo, buscar ayuda online o presencial.

En la mayoría de los casos, no es necesario un tratamiento farmacológico, generalmente con terapia psicológica, intervenciones basadas en mindfulness, con cambios en hábitos, en estilo de vida, se pueden solucionar más de la mitad de los problemas. En los casos donde es necesario un tratamiento farmacológico, voy a compartir con ustedes mi experiencia, pues con pacientes que he tenido la oportunidad de atender de otros países. Principalmente, Estados Unidos, Canadá, México y otros países de sudamérica, realmente, la mayoría de médicos son colaboradores: si un paciente tiene síntomas severos y necesita un medicamento, muchas veces va con la historia médica, con la historia clínica, que yo le envío a su médico familiar o médico de atención primaria en el país donde está y más del 95% de los médicos le colaboran transcribiendo el tratamiento que necesita la persona.

Importantísimo: tener presente que el cerebro es un órgano que hay que cuidar, que en la salud mental es algo que tengo que considerar de manera consciente y es importante tener un papel más activo en proteger y en cuidar mi salud mental, y en buscar ayuda si es necesario. Si tengo dificultades de estrés, de salud mental, no busco ayuda, eso va a ser mucho más difícil mi proceso de adaptación a la nueva cultura y al nuevo país. Va a ser que no disfrute el proceso, que no me adapte al proceso, entonces, por favor, no dejen de cuidar su salud mental.

Si conoces a alguien que esté en otro país, que haya emigrado, que tenga problemas de estrés, problemas de depresión con su estado de ánimo, por favor, comparte este video y por favor, tiéndele una mano, trata de estar ahí para escucharlo, para apoyarlo y poner sobre la mesa estos temas. Muchas gracias.

Mente sana

Artículos de interés

Selecciona tu divisa