Mente aprende

Blog

¿Qué quieres aprender hoy?

El agotamiento parental, es un síndrome muy común en padres y madres que están expuestos a situaciones altamente estresantes

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.
Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

¿Eres un padre o madre estresado?

La crianza implica un reto constante, el cual nos lleva a diversas situaciones de estrés, que al no saber gestionar estas situaciones se termina ejerciendo un maltrato físico y psicológico sobre nuestros hijos, trayendo un impacto negativo no solo en nuestra salud mental sino también en la de nuestros hijos a lo largo de su vida. Es común que te puedas identificar con frases como “no puedo más” “necesito un respiro” “mis hijos me desbordan”

Recientemente la Universidad de Ohio formulo un test para los padres, con el fin de detectar si estás pasando por estrés parental. Pero ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas y ¿Por qué los padres podrían estar padeciendo Burnout parental?

¿Qué es el Burnout parental?

El burnout “Síndrome de estar quemado” es un término que hace referencia a estrés laboral, la OMS lo incluyó formalmente en 2019 en la clasificación formal de enfermedades a nivel internacional.

Ahora bien, el “Burnout Parental” es un término no clínico que hace referencia al agotamiento físico y mental que afecta a padres y madres, como resultado a la exposición duradera al estrés crónico en su rol dentro de la crianza.

Para poder detectarlo se han encontrado tres características:

  1. Agotamiento abrumador relacionado con el papel de madre o padre.
  2. Distanciamiento emocional con los hijos y una sensación de ineficacia en el papel de madre o padre.
  3. Ausencia de Autocuidado, la etapa de paternidad o maternidad prioriza el cuidado y las necesidades de nuestros hijos y nos olvidamos de nuestro autocuidado.

Así mismo, es importante resaltar que diversos estudios han encontrado que como padres de familia se tiene un ideal de “padres perfectos” reforzado socialmente, lo cual lleva en muchas ocasiones a querer cumplir estándares sociales, olvidándonos de nosotros mismos y de cuidarnos para poder brindar estabilidad emocional a nuestros hijos.

Otro factor que influye en nuestro negativamente en este rol de padres, es cuando se está expuesto a largas jornadas laborales y a diversas situaciones de estrés sin recursos emocionales que permitan gestionar dichas emociones.

¿Qué dicen los estudios?

Según el estudio realizado por la Universidad de Ohio el 66% de los padres a los que se les práctico la evaluación en un entorno profesional, manifestaron síntomas relacionados con agotamiento parental, dentro de esta misma muestra se evidencia que son mujeres en un 68% las más afectadas, frente a los hombres en un 42%.

La razón de la prevalencia en las mujeres tiene que ver con la sobre exigencia a nivel social y cultural para cumplir con los estándares de “una madre perfecta”. Requisitos como: estudiar para seguir creciendo profesionalmente, trabajar para no depender económicamente del conyugue, aplicar la crianza respetuosa y mantenerse tranquila sin perder el control, cuidar su aspecto físico, etc. Hacen parte de la lista de ideales que para muchas se convierten en un dolor de cabeza más, que termina en estrés y frustración.

Así mismo, los hijos que están expuestos a padres estresados permanentemente, tienden a tener más problemas de internalización y externalización y dificultades en la regulación emocional. (Padilla, J, & Álvarez-Dardet, S, 2014).

Síntomas de “Burnout Parental”

El síndrome de «burnout» cuando llega a fase final de agotamiento se puede manifestar a nivel físico con dolores musculares, cefaleas recurrentes, problemas gastrointestinales, insomnio y cansancio. Y a nivel emocional con ansiedad, sensación de cansancio permanente, insomnio, sentimientos de culpa, frustración, depresión, tristeza, irritabilidad, entre otros.

Como padres de familia no solo debemos garantizar estabilidad educativa, económica, satisfacción de necesidades básicas, entre otros, a nuestros hijos; sino empezar por nuestra propia estabilidad para poder tener herramientas y recursos que brindar a nuestros hijos a nivel emocional.

Autocuidado en padres:

  • Garantice espacios de descanso.
  • Permítase espacios de alimentación consciente.
  • Realice actividad física.
  • Busque espacios para realizar actividades placenteras.
  • Prácticas diarias de mindfulness.
  • Realice actividades a solas con su pareja.
  • Cuida de tus emociones (permítase “sentir”)
  • Realice actividades sociales.

Publicaciones Relacionadas

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.

Crianza consciente

Crianza consciente

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano

Mindfulness y Depresión

Depresión y Mindfulness

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

Depresión más allá de la tristeza

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

Estrés Laboral - Mente Aprende

Estrés laboral

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Crianza consciente

CRIANZA CONSCIENTE

PATERNIDAD RESPETUOSA Y CONSCIENTE: CONSEJOS PARA EJERCERLA

Por: Karen MonaresPsicóloga Clínica

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano. Integrar el Mindfulness en el ejercicio de Crianza consciente, podrá ayudarte estar más presente y más conectado con usted mismo para estar así más conectado con sus hijos.

EMPIEZA POR DECIR «NO A LA CONDUCTA», PERO «SÍ AL NIÑO»

Los niños actúan, los padres reaccionan, y luego los niños reaccionan a su vez, seguramente para la mayoría de padres, los castigos (junto con una buena dosis de gritos) son prácticamente la estrategia de disciplina que eligen por defecto: aislamientos, supresión de privilegios, prohibición de salir, etcétera.

Sin Embargo, el primer paso de la disciplina efectiva consiste en conectar con los hijos desde el punto de vista emocional por tanto la relación con ellos debe ser clave en todo lo que hagamos y las respuestas disciplinarias deben cambiar en función de la edad, el temperamento y la fase de desarrollo del niño, así como del contexto.

Los niños necesitan experiencias repetidas que les permitan establecer conexiones cerebrales, gracias a las cuales puedan demorar gratificaciones y reprimir impulsos de reacción agresiva hacia otros. En realidad, la ausencia de límites y restricciones es muy estresante, y los niños estresados son más reactivos.

Así pues, cuando decimos «NO» y ponemos límites a los niños, les ayudamos a descubrir la previsibilidad y la seguridad en un mundo que, de lo contrario, sería caótico. Y construimos conexiones cerebrales que les permitirán afrontar dificultades en el futuro.

Cuando nuestro hijo NO cumple con nuestras necesidades, normas y expectativas, debemos resaltar en nuestro hijo que estamos rechazando su comportamiento, pero aun así nuestro amor, nuestra confianza, nuestro afecto, etc., siguen intactos hacia ellos.

¿POR QUÉ? ¿QUÉ? ¿CÓMO?: Es importante cambiar reactividad por receptividad

Antes de responder ante el mal comportamiento, dedica unos instantes a formularte tres preguntas sencillas:

¿Por qué mi hijo ha actuado así?

Analizando más a fondo lo que hay detrás de una conducta determinada, a menudo se pone de manifiesto que el niño estaba intentando expresar algo, pero no lo hizo de la manera adecuada. Si entendemos esto, podemos responder con más eficacia y compasión. Es importante tomar distancia de los juicios de valor distorsionados que podamos emitir en ese momento, por ejemplo: cuando erróneamente decimos, “lo hace porque es consentido” “porque quiere hacerme molestar”

¿Qué lección quiero enseñar en este momento?

En este primer momento queremos corregir el comportamiento “inadecuado”, pero vale la pena evaluarnos cuál es esa enseñanza que quiero dejar en este momento en mi hija/o

¿Cuál es la mejor manera de enseñar esta lección?

Buscar estrategias para educar y corregir en el momento de la situación, teniendo en cuenta la situación, contexto, edad y fase del desarrollo del niño/a.

Las preguntas nos estimulan a ser conscientes de la edad y las necesidades exclusivas de cada individuo. Al fin y al cabo, lo que funciona en un niño puede ser exactamente lo contrario de lo que necesita su hermano. Y lo que sirve para un niño ahora mismo quizá no sea tan idóneo diez minutos después. Por tanto, “no entendamos la disciplina como una solución «de talla única»: recordemos lo importante que es imponer disciplina a este niño concreto en este momento determinado” (Siegel &Payne, 2015)

Incorpora el Mindfulness en Familia:

El mindfulness te ayuda a conectar contigo mismo, te permite cultivar tu mente y corazón en equilibrio. Gracias a la regulación de la atención, te ayuda a discernir la dirección realmente deseada y no la que te indica la sobrecarga emocional. Te ayuda a romper con “el piloto automático” para adquirir la responsabilidad de tu propia dirección, de tus propias actitudes.
Ser consciente de tu presente te permite conectar con la motivación de querer cuidar y abrir tu corazón a una educación consciente y esmerarte en el esfuerzo que conlleva.

Las practicas mindfulness nos permite estar atentos y se conscientes de nuestro mundo interno, de las emociones que sentimos, de los pensamientos que tenemos y de las acciones que realizamos. Esta forma de conocimiento personal nos proporciona la libertad de hacernos conscientes de nosotros mimos, permitiéndonos hacer una valoración personal de las situaciones que vivimos, sin prejuicios, sin resistencia; tomando decisiones de forma atenta y consciente.

Cuatro grandes habilidades que desarrollas con el Mindfulness

  1. Centrar la atención consciente en nuestra vida.
  2. Gestionar el estrés.
  3. Te permite NO dejarte “arrastrar” por las emociones.
  4. Desarrollar la amabilidad hacia nosotros mismos y hacia los demás: AUTOCOMPASIÓN /COMPASIÓN

Según Kristin Neff define:

AUTOCOMPASIÓN: Hacerse consciente de tu propio sufrimiento, aceptarlo y conectar con la forma de ayudarnos a nosotros mismos.

COMPASIÓN: Implica reconocer y ver claramente el sufrimiento de los demás, sentir bondad hacia los que sufren y así surge el deseo de ayudar.

Practica corta de Mindfulness en familia:

“Cierra suavemente tus ojos, haz unas respiraciones conscientes hasta sentirte calmado y en atención plena al momento presente, y busca tres cosas positivas que hayan ocurrido en tu día. Puedes realizarla en la mesa antes de cenar, en la cabaña de meditación o en el momento de acostar a tu hijo. Tras la meditación, cada integrante de la familia compartirá en grupo las tres cosas más agradables de su día, lo que más le haya gustado”

Referencias bibliográficas

Siegel, D. J., & Bryson, T. P. (2015). Disciplina sin lágrimas: Una guía imprescindible para orientar y alimentar el desarrollo mental de tu hijo. B DE BOOKS.

Mindfulness y Depresión

Tabla de Contenido

Mindfulness y Psicoterapia en la Depresión

Por: Karen Monares
Psicóloga Clínica

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Terapia Cognitivo Conductual

Existen diferentes tipos de terapias psicológicas; Psicoterapia basada en psicoanálisis, logo terapia, terapia Gestalt, terapia humanista, terapia cognitivo conductual, terapia contextual, entre otras, todas tienen sus bases teóricas y pueden abordar la problemática del ser humano de diferentes maneras. Sin embargo, es importante conocer que no todas las terapias tienen evidencia científica para pacientes con diagnóstico de depresión.
Una de las bases más sólidas con las que cuenta la intervención cognitivo conductual es su evidencia científica, es una terapia cuyo enfoque permite al paciente identificar como sus pensamientos influyen en sus emociones y lo llevan a emitir conductas que refuerzan su sintomatología, ver más sobre esto en nuestro blog: https://www.menteaprende.com/salud-mental/psicoterapia-un-gimnasio-para-fortalecer-la-mente/ 

Lo anterior no sólo le brindará un respaldo en su tratamiento si no que a su vez podrá ver avances a corto plazo en su proceso.
La terapia Cognitivo Conductual está basada en el presente, buscando explorar factores que inciden en el estado actual del paciente, conductas que refuerzan el diagnóstico y en buscar respuestas más adaptativas para relacionarse y responder a los síntomas.
Es importante resaltar que el paciente debe asumir un rol activo dentro del proceso de psicoterapia, es decir conocer su enfermedad, síntomas y que aplique lo aprendido por medio de realización de las actividades terapéuticas. Es así como se logrará el cumplimiento de los objetivos de la terapia.
Por ejemplo: cuando una persona inicia el gimnasio, aunque quiera ver resultados inmediatos, debo elaborar una rutina para poder alcanzar ese objetivo y a su vez debe llegar a su casa a cuidar de otros factores como la alimentación y el sueño.

Mindfulness y depresión

Por su parte, desde el mindfulness se busca cultivar en el paciente una relación más amable con lo que está sintiendo, pensando y experimentando.
El mindfulness puede entenderse como atención y conciencia plena, una presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual.  El uso de esta práctica busca que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o percibe en cada momento, sobre todo cuando hay momentos de crisis o aumento de síntomas.

Centrarse en el Momento Presente

Se trata de sentir las cosas tal y como suceden, sin buscar el control. No se centra en un pensamiento para cambiarlo por uno positivo, se centra en prestar atención (observar) nuestros pensamientos, sensaciones o la actividad, que estemos realizando sin querer cambiar nuestro momento presente.
¿Qué utilidad puede tener esto? La de aceptar las experiencias y sensaciones tal y como se dan, sin emitir juicios de valor. Vivir lo que está sucediendo en el momento supone dejar que cada experiencia sea vivida en el aquí y ahora. Se trata de no perder la experiencia presente en su sustitución por lo que tendría que suceder o lo que sucedió y se vivió.
El mindfulness busca que por medio de la práctica continúa el paciente cultive una relación más amable con sus síntomas, su experiencia y el momento presente. Si deseas aprender más sobre mindfulness y depresión, te invitamos a participar en nuestro taller de este mes https://www.menteaprende.com/taller-mindfulness-y-depresion/

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

DEPRESIÓN MÁS ALLÁ DE LA TRISTEZA

Por: Karen Monares Psicóloga

DEPRESIÓN MÁS ALLÁ DE LA TRISTEZA

¿Qué es la depresión?

Es un trastorno mental que se caracteriza por tristeza profunda y pérdida de interés; además de una amplia gama de síntomas emocionales, cognitivos, físicos y del comportamiento. Estos síntomas incluyen el llanto, la irritabilidad, el retraimiento social, la falta de libido, la fatiga y la disminución de la actividad, la pérdida del interés y el disfrute de las actividades en la vida cotidiana, además, de los sentimientos de culpa e inutilidad, sentimientos de baja autoestima, existe una pérdida de la confianza, sentimientos de impotencia, y en una gran parte de la población que padece la depresión mayor se presenta una ideación suicida, intentos de autolesión o suicidio

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

La depresión va más allá de la tristeza

Mindfulness y Depresión

La depresión comprende un conjunto amplio de síntomas más allá de la tristeza, en el trastorno depresivo interaccionan factores genéticos, estrés, alteraciones bioquímicas, hormonales y neuroanatómicas. Dos de los principales neurotransmisores implicados en la depresión son la serotonina y la noradrenalina.

La depresión es una enfermedad relacionada con esta emoción (tristeza) pero, por supuesto, va mucho más allá de ella.

La depresión puede generar un gran impacto negativo en todas las esferas del paciente:

  • Aumenta el riesgo de presentar otras enfermedades
  • Deteriora la calidad de vida del paciente.
  • Deteriora relaciones familiares, personales y sociales.
  • Afecta la salud física y mental.
  • Deteriora sus capacidades laborales.

¿Qué Factores ¿ hacen vulnerables a los pacientes a tener depresión?

¿Cuál es el tratamiento más indicado y con mayor evidencia científica?

Tratamiento farmacológico:
La intervención y el tratamiento farmacológico debe estar determinado por un médico psiquiatra, quien tiene el conocimiento para evaluar si hay o no necesidad de iniciar el fármaco, esto depende de valoración inicial, inicio de síntomas, intensidad, frecuencia, factores genéticos, afectación en calidad de vida y en que etapa de la enfermedad se encuentra el paciente (leve- moderado o severo), no todo paciente que tiene o ha tenido síntomas depresivos requiere la misma intervención o acompañamiento. Cada paciente es único y requiere indicaciones distintas, por ello el paciente NO debe automedicarse.

Tratamiento no farmacológico
Hábitos y estilo de vida: Es importante que el paciente este dispuesto a implementar cambios en su rutina que puedan actuar como factores protectores dentro de la enfermedad.
Entre los cuales se destacan:

La depresión presenta tres grandes síntomas:

Síntomas Emocionales: Los cuales se caracterizan por estado de ánimo deprimido, tristeza o irritabilidad, disminución del placer o falta de interés en diferentes actividades.
Síntomas Somáticos: Disminución o aumento de peso, insomnio o hipersomnia, agitación o retraso psicomotor y fatiga o pérdida de energía.
Síntomas Cognitivos: Sentimientos de excesiva culpa, sentimiento de inutilidad, dificultad para concentrarse, indecisión, dificultad para toma de decisiones, pensamientos de muerte o de suicidio, percepción negativa de sí mismo

¿Cuáles son las causas de la depresión?

Factores genéticos: En algunos pacientes solo su antecedente genético es suficiente para tener depresión, incluso personas con un estilo de vida bastante deportivo y sano, pueden tener depresión solo por su precedente genético.

Factores biológicos: Existen evidencias de alteraciones a nivel de neurotransmisores, citosinas y hormonas, cuyas acciones inducen modificaciones estructurales y funcionales en el sistema nervioso central, en el sistema inmunológico y en el sistema endocrino, que incrementan el riesgo de padecer la depresión mayor.

Factores psicosociales: se ha observado que los primeros episodios depresivos aparecen después de algún evento estresante, y el estrés que acompaña al primer episodio produce cambios a largo plazo en la fisiología cerebral que pueden producir variaciones a nivel estructural y en el funcionamiento de diferentes áreas cerebrales.

Estilo de vida basada en el sedentarismo: No sólo la no realización de actividad física, sino el consumo de tabaco, sustancias psicoactivas (spa), alcohol, bebidas energizantes, alteración en horarios de alimentación, no actividades de gusto propio, aislamiento, entre otras, pueden influir en el incremento y evolución de síntomas depresivos.

Estrés Laboral - Mente Aprende
Por: Karen Monares
Psicóloga Clínica

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Estrés Laboral

¿Estás sufriendo Estrés Laboral? Detéctalo y trátalo a tiempo

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado, trayendo consigo respuestas fisiológicas, cognitivas, emocionales y conductuales ¿Qué hacer?

Estrés: La Enfermedad del Siglo XX

 El estrés ha despertado interés de investigadores por ser etiquetada como la “enfermedad del siglo XX” según las cifras del último informe del Ministerio de Salud y Protección Social sobre tele orientación, en el 2020 fueron reportados 11.457 casos de personas que solicitan algún tipo de intervención psicológica. Según el informe, 19,25% de los reportes corresponden a síntomas de ansiedad causados por algún motivo laboral y 12,94% a reacciones de estrés por altas concentraciones de trabajo.

Cabe resaltar que la pandemia fue un detonante en el incremento de carga laboral, debido a que cuando el gobierno adopto medidas de confinamiento los trabajadores debieron trasladarse a sus hogares a cumplir actividades laborales en extenuantes jornadas de trabajo, con modificación en sus rutinas diarias y un desmedido uso de herramientas tecnológicas para el cumplimiento de sus actividades.

Estrés Laboral: Bajo la Lupa

El estrés laboral tiene una gran importancia en la actualidad. La razón principal son los efectos perjudiciales que pueden generar tanto en la salud mental y física como en la calidad de vida de los trabajadores.

Es fundamental que las organizaciones enfoquen sus esfuerzos en una salud organizacional estable para de esta manera evitar la disminución del rendimiento y el aumento del ausentismo laboral.

Detonantes del estrés laboral:

  • Rotación de turnos
  • Sobrecarga Laboral
  • Exposición a riesgos sin medidas preventivas
  • Cambios en el clima organizacional.
  • Aumento en jornadas laborales.
  • Inestabilidad en condiciones laborales que perjudican directa o indirectamente la realización personal, profesional y remuneración del asalariado

Señales que pueden alertar:

  • Bajo rendimiento laboral
  • Escasa comunicación y participación con compañeros y lídere de área
  • Cambios de humor o de estado de ánimo repentinos
  • Conductas pasivo-agresivas o comentarios negativos acerca de lo que sucede a su alrededor.
  • Incapacidades continúas

Recomendaciones para abordar el Estrés en el Trabajo

  • Pausas activas: Estás ayudan a reducir el riesgo ergonómico y psicosocial mejorando también la productividad y desempeño organizacional
  • Reconocer: El primer paso para poder abordar el estrés, es identificar los agentes causales del estrés y reconocer que algo no esta bien y que necesitamos buscar ayuda.
  • Manejo del tiempo: Aprenda a organizar sus actividades, realizando una sola actividad al tiempo, no realice varias actividades a la vez y permítase al momento de hacer cambio de actividad realice pequeñas pausas o descansos (máximo 10 minutos de descanso)
  • Evalué las situaciones o actividades que le preocupan: pregúntese si realmente puede realizar algo para cambiar la situación, o si son eventos que definitivamente no puede cambiar, puede ayudarse realizando una lista de cosas que le inquietan y preguntarse que soluciones puede ejecutar y si realmente se puede solucionar.
  • Aprenda a decir “no”.
  • Sea flexible, no se exija demasiado. Establezca metas realistas.
  • Practique mindfulness: Trate de conectarse con el momento presente. No insista en preocupaciones pasadas o futuras.
  • Mejorar hábitos: realice actividad física con regularidad, mínimo tres veces por semana.
  • Propicie actividades recreativas

Mindfulness en el trabajo

“El mindfulness ayuda a la gente a separar las características del ambiente de sus reacciones a las mismas” (Kabat-Zinn, 1994).
Meditar en el trabajo no tiene que llevarte mucho tiempo ni alterar tu ritmo. Se trata de introducir pequeños ejercicios que poco a poco te ayudarán a gestionar mejor las emociones y las situaciones.
Afortunadamente, la meditación es algo accesible para todos y existen muchas maneras de entrenar nuestra mente para reducir el estrés laboral y sus efectos sobre la salud física y mental.

Ejercicio cortos mindfulness en el trabajo

  • Cerrar los ojos. Es un ejercicio que puedes hacer en cualquier momento del día o durante tus pausas. Solo necesitarás unos segundos para reconectar con tu mundo interior y encontrar paz.
  • Pensar antes de actuar: En lugar de actuar por instinto, siéntate en tu escritorio, piensa qué tienes que hacer, planea cómo hacerlo y qué pasos debes seguir. Toma cada paso individualmente y enfócate en él, no en el siguiente paso, sino en el presente.
  • Establece recordatorios mindfulness: Donde te permitas realizar pequeñas pausas utilizando tus sentidos para conectar con el momento presente (¿Qué ruidos escucho, que olores percibo en este momento?)
  • Ejercicio para aclarar la mente: Tómate unos minutos para realizar una respiración consciente. Inspira por la nariz y expira por la boca. Contempla como tu barriga se mueve al ritmo de tu respiración y concéntrate en ella.
  • Ejercicio al salir de tu oficina: Una vez fuera del trabajo, para 3 minutos y observa las sensaciones de tu cuerpo. Nota qué es lo que sientes una vez finalizada tu jornada de trabajo.

¿Cuándo debo buscar ayuda?

Cuando las respuestas físicas, emocionales, comportamentales y no adaptativas del estrés alteren su funcionamiento y calidad de vida, trayendo consigo enfermedades físicas, molestias gastrointestinales, afecten el sistema inmune, generen migraña intensa, dolores musculares y/o cambios en el ciclo de sueño.

Psicoterapia

PSICOTERAPIA

Psicoterapia: Un gimnasio para fortalecer la mente

Cuando escuchamos hablar de psicoterapia, es inevitable sentir algo de prevención, temor o incluso rechazo, sobre todo cuando hay afirmaciones de tipo: “el psicólogo es para locos”, “yo puedo solo con esto”, “no necesito consejos”; entre otras ¿pero que hay de cierto detrás de ellas? En este artículo profundizaremos al respecto.

Estigma y desinformación

Todo lo que se escucha sobre la psicoterapia hace parte en la mayoría de los casos  del  imaginario común, que sumado al estigma respecto a la salud mental, se vuelven una mala combinación a la hora de acceder a un proceso que podría traer más beneficio que daño en nuestro desarrollo como seres humanos.

Estar frente a una persona que no conoces contando tus más profundos y sinceros pensamientos y sentimientos, después de todo no es fácil, puede llegar a ser intimidante hablar de ese mundo interno en voz alta, puede ser porque realmente no hemos sido educados para eso, o simplemente porque era algo de lo que no se hablaba (o se habla) en nuestro entorno social y familiar.

Pero si nos diéramos la oportunidad de conocer más acerca de qué es la psicoterapia, en que consiste y cuáles son sus beneficios probablemente sería nuestra primera opción, no solo cuando nos sentimos mal emocionalmente, sino también frente a circunstancias en la vida en las que nos sintamos estancados o atascados.

¿Qué es la psicoterapia?

Para empezar, es importante saber que la palabra psicoterapia se deriva del griego Psiche, cuyo significado es espíritu y la palabra griega therapeutikos, que significa asistente o aquel que cuida del otro. Por lo tanto, la psicoterapia significa cuidar o asistir al espíritu/corazón o ser del otro, es decir, el terapeuta ofrece un ambiente en el que la otra persona se siente escuchada, comprendida y respetada, buscando siempre encontrar soluciones a sus problemas.

Partiendo de este punto, vale la pena aclarar que existen dentro de la psicología diferentes corrientes o teorías desde las cuales explicar el comportamiento humano y por tanto realizar la intervención terapéutica, algunas de estas corrientes son: psicoterapia basada en psicoanálisis, logo terapia, terapia Gestalt, terapia humanista, terapia cognitivo conductual, terapia contextual, entre otras. Todas tienes sus bases teorías y pueden abordar la problemática del ser humano de diferentes maneras.

Sobre la Psicoterapia Cognitivo Conductual

Desde la  práctica profesional de Menteaprende y el modelo por el cual realizamos nuestros procesos de psicoterapia, en este artículo encontrarán información desde la visión cognitivo conductual, la cual define la psicoterapia como:

                “Un proceso donde a partir de principios de aprendizaje y el funcionamiento de la mente, es decir la relación entre pensamiento-emociones-conductas, se busca crear nuevos aprendizajes para eliminar, disminuir o cambiar conductas que no son adaptativas para el ser humano, entendiendo como no adaptativas, conductas que causan sufrimiento, insatisfacción, malestar o problemas a la persona que le impiden desarrollarse o alcanzar sus objetivos vitales” (francisco Labrador, 2013)

“Para entender estas conductas se tiene en cuenta aspectos cognitivos que juegan un papel importante en la regulación de la conducta, haciendo referencia el factor cognitivo a los contenidos del pensamiento, en el que se incluyen: creencias, supuestos básicos o estructuras causales de emociones y conducta”. (ellis, 1962; Beck, 1976).

Desde esta perspectiva y según Marvin Golfried (1980) la psicoterapia implica tener una experiencia correctiva, que implica, como objetivo principal que el consultante aprenda y haga cosas que le permitan enfrentar de una mejor manera su situación problemática; y dos, tener un feedback, donde el consultante a través de la guía (no de la instrucción directa) del terapeuta aprende sobre cual es la relación entre sus pensamientos, sentimientos y conductas, para encontrar nuevas perspectivas y opciones para enfrentar la situación.

Es importante aquí aclarar que, a pesar de lo que muchas personas creen, la función principal del terapeuta NO es “dar consejos”; esto es bastante alejado de la realidad ya que como lo explica muy bien Chris L. Kleinke (2002)

Hay tres razones por las que los terapeutas evitan dar consejos a sus clientes:

  1. La cuestión ética de que los clínicos puedan saber con certeza que es lo mejor para sus clientes
  2. Esto favorecería al cliente a depender de la sabiduría del terapeuta en lugar de pensar por sí mismo
  3. Habitualmente, no funciona

Y esto desde la práctica clínica es especialmente relevante, por que si algo tiene claro (o debería tener claro) el terapeuta, es que la persona en frente de él/ella, es el experto acerca de su propia vida, el principal responsable sobre los cambios a realizar y quien va a experimentar las consecuencias de sus decisiones, por lo tanto, sería irresponsable y peligroso realizar esta conducta en el marco de una psicoterapia. De igual forma, se  menospreciaría la capacidad del consultante sobre su inteligencia, capacidad de aprendizaje y crecimiento personal.

¿Qué hacemos entonces los terapeutas?

Podríamos denominarlo, como lo hace Sullivan, “prescripción de una acción”. Su diferencia radica en que el terapeuta brinda al consultante varios tipos de referencias u opciones/sugerencias acerca de cómo alcanzar metas a las que el mismo consultante se ha comprometido (en el marco de la investigación científica sobre el comportamiento humano), y es el cliente quien pasa estas opciones a través de sus filtros y posibilidades para ejecutar la que considere se adapta mejor a sus capacidades, una vez realiza estos ensayos, nuevamente en el contexto terapéutico realizar el proceso de feedback e identifica aprendizajes de esos intentos o comportamientos.

Pero esta no es la única función de un terapeuta, dentro de la terapia también se busca:

  1. Ampliar la visión del mundo en el cliente: Esto hace referencia a que por medio de la conversación y ejercicios prácticos el paciente pueda encontrar nuevos significados a las cosas que nos generan problemas. Basándonos en el supuesto que somos seres cambiantes y que nuestra emociones, pensamientos y conductas pueden cambiarse, ya que surgen de creencias que tiene la persona acerca de la realidad o a la explicación que le da a los acontecimientos
  2. Permitirle conocer y experimentar emociones: La terapia no es solo un proceso intelectual, es también un proceso que surge desde la conciencia de las propias emociones, donde en compañía de terapeuta se reconocen en un entorno seguro, con el fin de aprender de ellas y sabres responder y cuidarlas cuando aparecen.
  3. Promover nuevas competencias: Una parte importante en los procesos de terapia es que se acompaña al consultante para que pueda desarrollar nueva estrategias o capacidades para hacerle frente a las situaciones problemáticas, es decir, que se intenta llevar a la persona a intentar nuevas formas de pensar, actuar y sentir, permitiendo que al salir de su patrón habitual o zona de confort se alcancen los aprendizajes que incidan en su crecimiento personal.
  4. Promover el cambio más que la curación: En muchas ocasiones, el sufrimiento proviene de cómo se relaciona el paciente con lo que le ocurre, un primer objetivo en terapia es la comprensión de lo que ocurre, desde los factores personales que inciden en la situación, para cambiar la relación con esto y orientarse a desarrollar creencias de tipo: “puedo cambiar como reacciono a lo que está pasando”, “para conseguir lo que quiero debo cambiar”, “puedo cambiar”. (Yalom, 1980), percepción de autoeficacia que facilita el proceso de cambio.
  5. Cambiar la visión de paciente a consultante: Esto implica trabajar de la mano con el consultante, para explicarle (en especial frente a las enfermedades mentales) que él/ella no es un sujeto pasivo frente a los síntomas y que por el contrario, puede tomar conciencia de cómo y porque sus intentos de solución no han funcionado, para que con ayuda del terapeuta, puedan encontrar alternativas a los estilos de afrontamientos desde el pensamiento, la conducta o las actitudes.

En el proceso de psicoterapia, como les digo a la mayoría de mis pacientes en la primera sesión, es un proceso colaborativo, como una terapia física, de nada te servirán los ejercicios en la terapia, si por tu cuenta no deseas recuperar la movilidad y practicar en casa. Quizás el principal ingrediente de la psicoterapia, es que el paciente entienda que asiste con el objetivo, no solo de desahogarse, sino desahogarse con un sentido o propósito y es el de entender, aprender y cambiar aquellos factores personales que estén influyendo en la problemática actual.

 

Beneficios de la Psicoterapia Cognitivo Conductual

Una de las bases más sólidas con las que cuenta la intervención cognitivo conductual es su evidencia científica, por el tipo de abordaje y la posibilidad de establecer protocolos de intervención se ha logrado desarrollar bastante investigación acerca del impacto de la psicoterapia sobre los pacientes.

Esta evidencia sugiere que la psicoterapia es, en una parte, más efectiva que algunos tratamientos farmacológicos y con menos efectos secundarios (Wampold, 2010) y que para trastornos mentales, la combinación entre tratamiento, cambios en estilo de vida y psicoterapia puede ser altamente efectivo no solo para la disminución de síntomas sino también para la prevención de recaídas.

La psicoterapia produce mejoría en la calidad de vida del paciente y estos cambios se sostienen en el tiempo, esto se conoce por medio de estudios de seguimiento a los pacientes meses o años luego de recibir el proceso de terapia (Lambert y Ogles, 2004).

Para el caso de tratamientos con psicoterapia para ansiedad o depresión, se ha evidenciado una respuesta tan eficaz como la medicación, con efectos más duraderos y con menor probabilidad de recaídas (Hollon, Stewart y Strunk, 2006; Leykin, Amsterdam, DeRubeis, Gallop,Shelton y Hollon, 2007). En el caso de la fobia social se mantiene la mejoría en seguimiento a un año (Feske y Chambless, 1995)  y en depresión en seguimiento a dos años (Gallagher-Thompson, Hanley-Peterson y Thompson, 1990).

Esto puede explicarse en que el proceso de psicoterapia, no busca solo “calmar” el sufrimiento inmediato, también busca educar al paciente en crear mayor conciencia acerca de su situación, síntomas, pensamientos o emociones. De tal manera que al tener una posición de empoderamiento frente a la situación pueda identificar en que momento aparecen señales de recaída para actuar en consecuencia y evitar que los síntomas sigan avanzando, además de tener conocimiento sobre como puede modificar viejos patrones para prevenir dichas recaídas.

Un espacio de Crecimiento que salva vidas

La psicoterapia es un tratamiento interpersonal, basado en principios estudiados por la ciencia desde la psicología, que tiene características específicas para cada paciente, donde desde la evaluación, establecimiento de objetivos e intervención, se busca mejorar la capacidad de la persona para hacerle frente a la situación que genera malestar o dificultades. Que tiene como requisito indispensable la participación o papel activo del consultante en el proceso de construir y aplicar ese cambio.

Desde mi punto de vista, en este contexto, el terapeuta es un facilitador del proceso de aprendizaje personal del consultante y la psicoterapia es el espacio donde se trabaja de forma colaborativa en ese proceso de crecimiento. Donde la parte central es el consultante, sus capacidades, su necesidad de cambio, sus fortalezas, su inteligencia, su capacidad de introspección y el terapeuta se vuelve un facilitador y rotulador externo que le muestra la consultante todas esas partes que aún no comprende para que les den un sentido y encuentre una oportunidad de cambio frente a su situación.

Por esta razón, siempre les refuerzo  a mis pacientes, el agradecimiento es mío por hacerme digna de su confianza y mi admiración total, ya que quien asume la actitud de trabajar desde si mismo para cambiar su mundo y lograr lo que quiere, aún a pesar de las adversidades, es una persona valiente y resiliente.

Si todos aprendiéramos a ver la terapia como un espacio de crecimiento, un gimnasio para fortalecer la mente, mi capacidad de autocontrol, mi inteligencia emocional, serían más las reacciones de tipo “que bien, yo también voy a terapia”, “me alegro por ti”, “me encantaría poder ir también”, “me avisas si puedo acompañarte”, que escucharíamos al mencionar la palabra “psicoterapia”, y por tanto mayor libertad para hablar públicamente de salud mental, con este pequeño cambio, realmente salvaríamos vidas.

 

Bibliografía

  • MANUAL DE PSICOTERAPIAS. TEORIAS Y TECNICAS. ALBERTO RODRIGUEZ MOREJON.
  • PRINCIPIOS COMUNES EN PSICOTERAPIA de CHRIS L. KLEINKE
  • TECNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA. Francisco Javier Labrador
Ira y Ansiedad - Mente Aprende

Ira y Ansiedad

Sentir ira o ansiedad de vez en cuando es normal en todo ser humano, pero cuando las dos se presentan de forma frecuente y no eres capaz de lidiar con ellas, es probable que necesites ayuda psicológica.
Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

IRA Y ANSIEDAD

¿Qué relación tienen la Ira y la Ansiedad?

Sabías que… “La ira puede ser simplemente una versión de ansiedad con más carga química en el cerebro”

Sentir ira o ansiedad de vez en cuando es normal en todo ser humano, pero cuando las dos se presentan de forma frecuente y no eres capaz de lidiar con ellas, es probable que necesites ayuda psicológica

Ira y Ansiedad van de la mano

Los investigadores han concluido que la ansiedad y la ira están directamente relacionadas como respuesta a una sensación de amenaza, es decir se presentan ante el peligro, por medio del miedo para el caso de la ansiedad y de una fuerte sensación de  molestia en el caso de la ira.

“Cuando las personas están asustadas o preocupadas por algo, a menudo eligen la ira, inconscientemente, como una forma de sentir que tienen el control de su ansiedad” https://discoverymood.com/blog/anxiety-and-anger/

Es así como, durante los períodos de mayor estrés y tensión o cuando la ansiedad deja de ser pasajera y empieza a hacer parte de la cotidianidad, en respuesta al miedo que causa la ansiedad, la ira, rabia, irritabilidad o molestia permanente se convierte sin darnos cuenta en un factor “protector”

De igual forma, la ansiedad permanente genera insomnio, falta de concentración, mayor sensibilidad a pequeños problemas y frecuentemente la ira  o rabia se convierten en una respuesta automática.

Cuando la Ira y la Ansiedad dejan de ser pasajeras

La presencia permanente de la ira y la ansiedad, son perjudiciales para la salud física y mental, dado que las dos segregan en el cuerpo hormonas como  cortisol y  adrenalina, que son necesarias  para huir de una posible amenaza, provocando síntomas como: Tensión Muscular, Diarrea, Colón irritable, Cambio en la temperatura del cuerpo, Migraña, Mareos, Sensación de Desvanecimiento, Dolor en el cuerpo entre otros.

Estos síntomas al ser frecuentes aumentan el riesgo de  otras enfermedades como (Depresión, enfermedad cardiovascular, fibromialgia, síndrome de intestino irritable, migraña, vértigo y otras).

¿Cómo manejar la Ira y la Ansiedad?

Mindfulness o atención plena

A través de las prácticas de Mindfulness se cultiva una relación más atenta, consciente y amable con el momento presente, independientemente que este sea agradable, desagradable o neutra. Tenga en cuenta que unas de las grandes fuentes de sufrimiento del ser humano es no aceptar y rechazar lo desagradable (emociones, pensamientos y sensaciones) y aferrarse a lo agradable olvidando que todo en la vida es impermanente.

Con la práctica de la meditación no solamente se ganan cosas, también se pierden otras como la tendencia a reaccionar, ser irritable, y ser impulsivo.  

Ejercicio Cardiovascular

Estudios han demostrado que la TCC, es efectiva en el tratamiento de problemas crónicos como la ira y la ansiedad. La terapia cognitiva conductual te ayuda a tomar conciencia de pensamientos imprecisos o negativos para que puedas visualizar situaciones exigentes con mayor claridad y responder a ellas de forma más efectiva. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5551190/

Terapia Cognitivo Conductual

Estudios han demostrado que la TCC, es efectiva en el tratamiento de problemas crónicos como la ira y la ansiedad. La terapia cognitiva conductual te ayuda a tomar conciencia de pensamientos imprecisos o negativos para que puedas visualizar situaciones exigentes con mayor claridad y responder a ellas de forma más efectiva.

¿Cuándo debo buscar ayuda?

  • Su ansiedad e ira están siento frecuentes e intensas alterando su calidad de vida y la de su familia
  • Siente que su ira está afectando su capacidad de disfrutar la vida
  • Se ha dado cuenta que no es capaz de controlar la ira en el momento que esta aparece
  • Se molesta o incómoda por pequeñas cosas
  • La ansiedad le acompaña de forma permanente

Publicaciones Relacionadas

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.

Crianza consciente

Crianza consciente

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano

Mindfulness y Depresión

Depresión y Mindfulness

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

Depresión más allá de la tristeza

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

Estrés Laboral - Mente Aprende

Estrés laboral

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Medicamento en Psiquiatría - Mente Aprende

Tratamiento farmacológico en un trastorno mental.

El tratamiento farmacológico en los trastornos mentales, es en psiquiatría un tema que genera rechazo y estigma por parte de muchas personas.
Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

¿Cuándo es necesario el tratamiento farmacológico en un trastorno de ansiedad y/o depresión?

El tratamiento farmacológico en los trastornos mentales, especialmente en el trastorno depresivo y de ansiedad, es en psiquiatría un tema que genera rechazo y estigma por parte de muchas personas. La razón principal, el desconocimiento y/o la desinformación, ¿Es necesario el medicamento? En este artículo abordaremos el tema.

¿En qué casos se requiere medicamento?

El medicamento en los trastornos depresivos y/o de ansiedad se utiliza como apoyo para el tratamiento de casos moderados a severos, casos crónicos (que llevan varias recaídas) y en los casos en donde la psicoterapia, los cambios en hábitos y estilo de vida no son suficientes.

Aunque en términos generales nadie quiere tomar un medicamento, es importante tener en cuenta que en los casos en que la enfermedad no mejora, limita la calidad de vida, afecta las relaciones interpersonales y aumenta la probabilidad de sufrir  de otras enfermedades, el beneficio es mucho más alto que cualquier riesgo que se pueda correr.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que cuando se  requiere tratamiento farmacológico, normalmente hay dos enfoques; Uno es el tratamiento a largo plazo, es decir nueve meses o más y otro es el tratamiento a corto plazo que se utiliza máximo  durante dos meses. Por ejemplo, en ciertos ataques de pánico o en fobias específicas, se pueden dar tratamientos por pocos días o por pocas semanas.

En el caso de la mayoría de los trastornos de ansiedad,  (ansiedad generalizada, trastorno de pánico, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno ansiedad social), cuando es moderado a severo o cuando no ha mejorado con las intervenciones iniciales si se requiere un tratamiento a largo plazo

Riesgo Vs Beneficio

Al igual que cualquier medicamento,  los efectos secundarios  están descritos en cada fármaco. Sin embargo vale la pena resaltar que estos efectos se presentan en  1 de  cada 5 mil casos o 5 de cada diez mil casos. Por esta razón  lo relevante sería  hablar de los efectos frecuentes, es decir, los que se presentan en más de 2 o 3 por ciento de los casos y que son realmente los que se deben tener en cuenta.

Como primera medida es importante aclarar que los antidepresivos no son medicamentos adictivos, no producen dependencia ni adicción, esto es una creencia que tiene la gente y que normalmente inhibe la decisión de medicarse o no. Los únicos medicamentos en psiquiatría que producen dependencia o adicción son los ansiolíticos o benzodiacepinas (tranquilizantes menores) y esto sólo cuando se les da un  mal manejo, pero muy bien manejados, bajo supervisión médica también son seguros.

Hablando específicamente  de los efectos secundarios en los antidepresivos, no hay ninguno que sea peligroso  pero si producen efectos que en la mayoría de los casos se presentan de forma pasajera, durante las dos o tres primeras semanas al inicio de la toma.

Los efectos más frecuentes de las primeras semanas pueden ser:

  • Náuseas
  • Mareo
  • Sudoración
  • Temblor en las manos
  • Disminución del apetito
  • En algunos casos puede producir insomnio.

Y en ciertas ocasiones aunque son medicamentos para tratar la ansiedad, pueden producir nerviosismo o ansiedad, solamente durante las primeras semanas, si permanece es mejor preferible consultar con el médico tratante y remplazarlo.

Efectos No pasajeros:

  • Algunos antidepresivos pueden afectar el funcionamiento sexual, disminuyendo el deseo o retrasando la eyaculación ( todo depende del medicamento, unos en mayor y otros en muy poco o nada)
  • La Apatía es otro efecto secundario no pasajero, esto sucede principalmente con los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina cuando se usa en dosis altas, produciendo aplanamiento de las emociones.

En este último caso, es importante aclarar que no es frecuente (sucede al menos en un 2 por ciento de las personas), pero en caso de presentarse es importante informar al médico para cambiar el medicamento.

  • Otro efecto es el aumento de peso, sin embargo esto sucede en los antidepresivos antiguos.

En conclusión,  cuando se propone iniciar tratamiento con medicamento, siempre se  hace un balance riesgo, beneficio y  lo que se espera es que sea más el beneficio que el riesgo, el ideal es que el medicamento funcione y que no produzca efectos secundarios o si los produce, que sean pasajeros o leves.

Pero si se hace un balance riesgo beneficio, entre tener un trastorno de ansiedad moderado a severo y no tratarlo versus el riesgo de tomar el medicamento, es preferible iniciar el tratamiento farmacológico pues la enfermedad si trae más consecuencias desde todo punto de vista.

Estigma y Desinformación

Hay enfermedades crónicas como el hipotiroidismo, la hipertensión o la diabetes, en donde las personas en muchos casos tienen que tomar medicamento por muchos años y nunca se le escucha decir me volví adicto a la droga de la tiroides o  la insulina que tomo para la diabetes me produjo adicción.

En el caso de los medicamentos psiquiátricos es igual, un trastorno ansiedad, al igual que esas otras enfermedades, en muchos casos también puede ser algo genético o biológico y requiere un tratamiento farmacológico, lamentablemente a mucha gente le incomoda y/o molesta, por el desconocimiento, el estigma y la fatal de información, incluso  porque en muchos casos  no saben que es una enfermedad.

Si quieres ampliar el tema con respecto al tipo de medicamentos que se utilizan para tratar los trastornos de ansiedad y depresivos, así como el tiempo del tratamiento,  te invitamos a ingresar a nuestro canal de YouTube en el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=a_k8Z0LKSSM&t=333s

 

Publicaciones Relacionadas

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.

Crianza consciente

Crianza consciente

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano

Mindfulness y Depresión

Depresión y Mindfulness

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

Depresión más allá de la tristeza

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

Estrés Laboral - Mente Aprende

Estrés laboral

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Mindfulness y Estrés - Mente Aprende

Mindfulness y Estrés

El mindfulness aporta calma y serenidad interior disminuyendo nuestra “reactividad” frente al estrés y el sufrimiento, lo que mejora la salud física y emocional.

MINDFULNESS Y ESTRÉS

Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

¿Cómo el Mindfulness puede ayudarte a gestionar el Estrés?

El mindfulness aporta calma y serenidad interior disminuyendo nuestra “reactividad” frente al estrés y el sufrimiento, lo que mejora la salud física y emocional. Además está comprobado científicamente que reduce la presión arterial, los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y alarga los telómeros (extremos de los cromosomas) encargados de su mantenimiento y por lo tanto de su longevidad.

Mindfulness frente al Estrés

La atención plena o Mindfulness cuando se practica con frecuencia, permite al ser humano en episodios estresantes, ser consciente de lo que ocurre para responder ante la situación de forma adaptativa, es así como, casi sin darse cuenta aprende  a desactivar el piloto automático, estando más  presente y siendo consciente de sus emociones y sensaciones internas y de lo que sucede en el mundo externo.

Este proceso de permanecer presentes en las situaciones que generan estrés, provoca que  el ser humano sea consciente de lo que sucede y cambie no sólo la  percepción si no también la forma de reaccionar ante sus emociones y estímulos externos.

¿Cómo ayuda el Mindfulness?

El estrés como bien se sabe, es una respuesta normal y adaptativa del cerebro ante situaciones de peligro. Sin embargo en muchas ocasiones y con tantos estímulos externos e internos es probable que el ser humano este en constante alerta, es decir estresado y con sus pensamientos divagando entre el pasado y el futuro, lo cual lo hace más susceptible a reaccionar de forma poco adaptativa ante las situaciones de tensión y/o malestar que se puedan presentar a diario.

La práctica del mindfulness o atención plena le permite traer la consciencia al momento presente, observando lo que ocurre a nivel interno y externo con compasión y sin juzgar. Capacidad que se desarrolla cada vez que, durante la meditación formal se ancla la atención en la respiración, sintiendo cada parte del cuerpo de manera atenta, sin reaccionar  por la incomodidad, dolor o emociones intensas que se presentan durante la práctica.

De esta manera se puede aprender que las experiencias y la relación sabía con ellas, pueden ser tratadas con calma,  claridad, aceptación y apertura interna. Siendo consciente  que no se tiene que luchar con los  pensamientos y emociones para tratar de modificarlos.

Cuando vivimos de este modo,  podemos sorprendernos al advertir que no nos afectan muchas de las cosas que antes solían “sacarnos de casillas”, esas cosas ahora no nos parecen tan estresantes, pero no porque nos hayamos resignado o rendido, sino porque tenemos más espacio, estamos más relajados y confiamos más en nosotros.

Ciencia, Mindfulness y Estrés

El estrés crónico y una respuesta no adaptativa frente a este afecta de manera global la salud física, mental, la productividad, y todas las áreas de la vida. A nivel físico el exceso de cortisol y otras sustancias inflamatorias asociadas al estrés crónico aumentan el riesgo de padecer diferentes enfermedades y producen daños a nivel cerebral como atrofia (Muerte neuronal) en el hipocampo y en otras zonas que juegan un papel importante en el aprendizaje, la memoria y la regulación de las emociones.

Sin embargo, el cerebro es un órgano plástico que cambia y se adapta en respuesta al ambiente y otros factores, por eso  aunque el estrés daña el cerebro, está demostrado que la práctica de la meditación favorece procesos de neurogénesis (Nacimiento de nuevas neuronas y conexiones) en el hipocampo y otras regiones, mejorando la conectividad entre la corteza frontal y el sistema límbico, lo cual se ve reflejado en mejor concentración, memoria y regulación de las emociones e impulsos.

Por otro lado, está comprobado que los telómeros (extremos de los cromosomas) encargados de mantener el cromosoma y el material genético en buen estado, se acortan con el paso de los años, altos niveles de estrés, depresión, ansiedad, entre otros, provocando en el ser humano envejecimiento y muerte celular y una forma de alargarlos es por medio de la práctica regular del mindfulness.

Ahora que tienes más razones para incorporar el mindfulness en tu vida, ¿Qué te detiene?

Publicaciones Relacionadas

Agotamiento físico y mental en nuestro rol como padres

En la sociedad ha comenzado a imponer estandares, requisitos, la busqueda de aprovación a todos los nuevos y viejos, padres y madres que no tienen la oportunidad del error y a llevado a estos a tener sobre esfuerzo mental y físico. Ha llegado el momento de dar hacer un alto en el camino y recordar que antes de ser padres somos humanos.

Crianza consciente

Crianza consciente

La crianza se configura como un proceso donde las dos partes crecen; Padres, e hijos evolucionan y aprenden de la mano

Mindfulness y Depresión

Depresión y Mindfulness

Las terapias con más evidencia científica, son la terapia cognitivo conductual y la terapia basada en mindfulness o atención plena ¿De que se tratan estos tipos de terapia y ¿por qué funcionan? En este artículo lo abordaremos.

Depresión más allá de la tristeza - Mente Aprende

Depresión más allá de la tristeza

Según la Organización Mundial De La Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, pues se estima que afecta a un 3,8% de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años.

Estrés Laboral - Mente Aprende

Estrés laboral

El estrés laboral lo podemos definir como un desequilibrio entre el trabajador y su entorno, en otras palabras, se presenta cuando la exigencia en el trabajo es superior a los recursos y /o capacidades del empleado.

Psicología Positiva y Felicidad -Mente Aprende

Sobre Psicología Positiva y su aporte a la Felicidad

¿Cómo construir el camino hacia una felicidad más plena?

Diferentes teorías acerca de lo que es una vida feliz se han construido a lo largo de la historia. No obstante, todas tienen  algo en común y es que la felicidad es el resultado de una acción del ser humano para alcanzar un fin, pero ¿Cuál debería ser ese fin? Y realmente ¿Qué es la felicidad?, en este artículo intentaremos resolver dichas preguntas.

Cuando la Felicidad se volvió un tema de Estudio

Históricamente se ha sostenido que la psicología y la psiquiatría son las encargadas del  estudio de los padecimientos mentales en el ser humano y en especial se ha enfocado a  la psicología como la encargada de  entender como surgen y se mantienen alteraciones a nivel emocional como  las fobias, la  depresión, los ataques de pánico, la euforia entre otros.

Sin embargo posterior a eventos como la segunda guerra mundial, surgió un interés general por identificar que mantiene a una sociedad con bienestar y calidad de vida y a su vez se  incrementó la expectativa de vida en el ser humano, lo cual dio inicio para  los años 90´s  a la investigación de la psicología positiva a manos de Martín Seligman y otros colaboradores como Mihaly Czikszentmihalyi (fallecido recientemente).

Sobre Psicología Positiva y su aporte al estudio de la Felicidad

La Psicología positiva se ha encargado de investigar cuales son aquellos factores o fortalezas en el ser humano que lo convierten en un ser altamente adaptativo a los cambios y adversidades y a partir de estos resultados de investigación estudiar cuales son las fuentes de emociones positivas en el ser humano, es decir la otra cara de la moneda a la tristeza, la ansiedad y la ira.

Todo lo anterior, con el fin de lograr intervenir en el ser humano desde la prevención, focalización en lo positivo y el desarrollo de la resiliencia. Es así como la psicología positiva ha intentado explicar desde elementos medibles un concepto tan amplio y abstracto como lo es el de la felicidad y como alcanzarla.

Conceptos sobre Felicidad

Diferentes teorías acerca de lo que es una vida feliz se han construido con el pasar de los tiempos,  desde la corriente hedonista que busca la satisfacción del placer inmediato hasta la comprensión aristotélica, que se basa en la construcción de una vida valiosa a partir del desarrollo de virtudes.

Por su parte, una explicación biológica nos dice que las emociones positivas y la felicidad se reflejan en la activación de estructuras cerebrales a partir de procesos químicos. Vale la pena recordar que para  1950 se logró identificar en el cerebro un “centro del placer” que se activa ante la presencia de emociones como la felicidad la euforia y el placer. Estas estructuras se encuentran en la corteza prefrontal y la amígdala, entre otras partes del cerebro.

A nivel químico la dopamina es el neurotransmisor presente que activa el sistema de recompensa (asociado con emociones placenteras o positivas), la activación en la producción de dopamina (que se logra por la producción de endorfinas) genera una serie de cambios físicos que se asocian con disfrute y felicidad.

Cómo encontrar la felicidad en Mente Aprende

¿Cómo encontrar la felicidad?

Así pues, toda esta información y estudios desarrollados alrededor de las emociones positivas, han buscado crear una “receta” que le permita al ser humano entender mejor el concepto de la felicidad o mejor aún como alcanzar una vida más satisfactoria y con significado.

Es así como, una de las principales conclusiones es que frente a la felicidad y la intensidad con la que la sentimos depende en un 50% de la genética un 10% de las circunstancias externas y un 40% de acciones, hábitos o estilo de pensamiento que están bajo tu control.

Esto quiere decir que aunque nuestra genética puede modular la intensidad con la que experimentamos emociones positivas, nuestras pequeñas decisiones diarias, hábitos, el conocernos a nosotros mismos, nuestras fortalezas y usarlas al servicio tanto de momentos de dificultad como metas propuestas, puede llevarnos a generar una vida significativa y valiosa.

Por otro lado, contrario a lo que quizás creíamos, las circunstancias que nos ocurren tienen poco impacto sobre nuestros niveles de felicidad, en cambio la investigación también ha podido demostrar que trabajar activamente sobre nuestra satisfacción con la vida y la experiencia de emociones positivas está relacionado con una mejor salud física y una expectativa de vida mayor.

Un Camino a la Felicidad, desde la Psicología Positiva

Las rutas que tenemos para trabajar sobre nuestra felicidad desde la psicología positiva, están relacionadas con: buscar activamente el contacto con experiencias o patrones de pensamiento que evoquen emociones positivas, esto no indica que tenemos que evitar las emociones negativas ya que también forman parte de la experiencia del ser humano, rechazarlas constituiría una fuente amplia de sufrimiento y dolor para el ser humano.

Lo que propone la psicología positiva, en pocas palabras, es que con la misma facilidad que nos permitimos llorar o  apartarnos un momento por que “no nos sentimos bien”, también nos permitamos el dejar un espacio en nuestra cotidianidad para: agradecer, tener actos compasivos, ser autocompasivos, aprender a no fusionarnos con nuestras preocupaciones, desarrollar espiritualidad (no necesariamente religiosidad), trabajar sobre nuestro optimismo (si trabajar, por que no es nuestra naturaleza serlo), entre otras; todo esto con el fin de exponernos o darnos un espacio para activar el rango de emociones positivas en nuestra vida.

El servicio a la humanidad como camino hacia la felicidad

Otra opción es involucrarnos en actividades que nos “llenen completamente” ya sea       porque nos  sentimos inmersos en la actividad (concepto de “Flow: estar enganchado con una tarea, Mihaly Csikszentmihalyi) o colocando mis fortalezas al servicio de una meta o propósito “más grande que yo” con significado para mi y para la humanidad.

Esta última ruta es la parte más importante en la psicología positiva, pues al final se trata de encontrar como podemos involúcranos en una actividad o propósito a partir del conocimiento de nuestras fortalezas personales, las cuales son entendidas como rasgos personales positivos que el sujeto tiene en mayor o menor medida y que constituyen “fortalezas” para enfrentar situaciones cotidianas o para usarlas en favor de algún objetivo.

 

Servicio a la comunidad -Mente Aprende

Aquí vale la pena resaltar que todas las personas tenemos la capacidad de ejercitarlas regularmente para desarrollar una tarea específica o simplemente reconocerlas y aprender a “usarlas a nuestro favor” y en pro de una vida significativa y valiosa, que aporte bienestar al ser humano.

Clasificación de las Fortalezas

Estas fortalezas se clasifican según virtudes, de la siguiente manera:

1. SABIDURÍA Y CONOCIMIENTO:

  • CURIOSIDAD: Apertura/interés a distintas experiencias. Participando activamente de las novedades.
  • AMOR POR APRENDIZAJE: Le encanta aprender y lo hace en ausencia de incentivo externo.
  • JUICIO, PENSAMIENTO CRÍTICO: Analiza la información de forma objetiva y es capaz de considerar otros puntos de vista y cambiar de opinión.
  • CREATIVIDAD O INTELIGENCIA PRÁCTICA: Pensar formas nuevas y productivas de hacer las cosas.
  • PERSPECTIVA: Visión amplia de la vida. Expertos o sabios sobre cuestiones de la vida

2. VALOR:

  • VALOR-VALENTIA: “No es no temer, es enfrentarse a la situación a pesar del temor”.
  • PERSEVERANCIA: Finalizar lo que empieza.
  • INTEGRIDAD Y HONESTIDAD: Decir la verdad, llevar una vida auténtica.
  • ENTUSIASMO: vitalidad, entusiasmo por la vida, vigor, energía, no hacer las cosas de forma tibia.

3. HUMANIDAD / AMOR:

  • BONDAD: Buenas obras, concederle valor a los otros. Empatía y compasión.
  • AMAR Y SER AMADO: Valorar relaciones íntimas con los demás (reciprocidad en compartir y el cariño). Capacidad sentirse muy cerca a los demás.
  • INTELIGENCIA SOCIAL/PERSONAL/EMOCIONAL:  Percibir el estado de los demás y propio para tomar decisiones acordes.

4. JUSTICIA:

  • TRABAJO EN EQUIPO: Civismo, cumple su parte y trabaja para el éxito conjunto.
  • JUSTICIA-EQUIDAD: Igualdad pro encima de sentimientos personales (supera perjuicios).
  • LIDERAZGO: Dirigir manteniendo el equilibrio entra compasión y firmeza.

5. TEMPLANZA

  • AUTOCONTROL : Contener impulsos, hacer lo correcto, regular la emoción.
  • PRUDENCIA: Ser cuidadoso acerca de las propias decisiones y en la relación con otras personas.
  • MODESTIA: Dejar que los logros propios hable por si mismos.
  • PERDON: misericordia, aceptar las limitaciones de otros, otorga segunda oportunidad, superar el rencor por lo ofendido.

6. ESPIRITUALIDAD / TRASCENDENCIA

  • APRECIACION DE LA EXCELENCIA Y LA BELLEZA: Percibir y apreciar la excelencia, la belleza o la destreza. En cualquier ámbito de la vida.
  • GRATITUD: Ser consiente y agradecido de las buenas cosas que suceden.
  • OPTIMISMO-ESPERANZA: Esperar lo mejor y trabajar para lograrlo.
  • RELIGIOSODAD: Tener creencias coherentes, sobre un propósito mas alto y un sentido en la vida.
  • HUMOR: Le gusta reír y hacer reír. Ve fácilmente el lado cómico a las situaciones

Una vez logremos identificar cuales son nuestras principales fortalezas personales, las reconozcamos, la ejercitemos  y la incorporemos a nuestra autopercepción, seremos capaces de evaluar los desafíos y las metas de una forma diferente, desde la capacidad “quien soy y que tengo para alcanzarla” y no desde la ausencia “que me hace falta para lograrlo”.

Te invitamos a visitar nuestras redes sociales, para aprender más acerca de este tema:

 

Mente sana

Artículos de interés

Selecciona tu moneda