Mente aprende

Blog

¿Qué quieres aprender hoy?

Mente aprende - Mindfulness

Mindfulnnes o atención plena

Mindfulness o Atención plena en la Salud Mental:
¿Qué puede hacer por mí?

El enfoque médico tradicional de la mayoría de especialidades médicas incluyendo la de psiquiatría, se queda corto e insuficiente para tratar y prevenir los problemas y enfermedades en el ser humano. Partiendo de este punto, en este artículo abordaremos porque el mindfulness se ha convertido en una herramienta fundamental para apoyar el tratamiento de enfermedades físicas y mentales.

Enfoque Médico Tradicional: ¿Por qué no funciona?

El enfoque médico tradicional hace referencia a diagnosticar, medicar y/o  tratar la enfermedad por medio de intervenciones quirúrgicas o tratamientos que no involucran de forma activa al paciente, por el contrario su participación tiende a ser  totalmente dependiente de los procedimientos del médico, limitándose a esperar una mejoría  que en la mayoría de los casos es muy lenta o nunca llega.

Es así como la recuperación queda en manos de un tercero (llámese médico, medicamento y/o intervención quirúrgica y no del paciente, que debe ser el más involucrado no sólo en su recuperación sino también en prevenir recaídas.

Mindfulness y Salud Mental

Muchas de las enfermedades físicas y de salud mental se pueden prevenir a través de un cambio de hábitos e incorporando herramientas como el ejercicio y la atención plena o mindfulness, pero ¿por qué la atención plena ayuda en el tratamiento  de las enfermedades mentales?, para entenderlo un poco mejor es importante hablar acerca del funcionamiento de la mente.

¿Cómo funciona la mente?

La mente todo el tiempo está hablando, trayendo pensamientos sobre el pasado (recriminaciones, culpas, dudas) o planeando y preocupándose por el futuro. Es por esta razón que  la atención y concentración  es  dispersa y en los casos de ansiedad y depresión se incrementa aún más.

Entendiendo que la mente funciona de esta manera, se pueden usar herramientas que ayuden a la mente a salir del piloto automático (modo hacer) y conectar con el momento presente (modo ser).

La Mente en el Modo Hacer

Por el contrario, la mente en el modo ser está más conectada con la experiencia del momento presente, aprende a conectar intencionalmente en el lugar  con curiosidad, y aceptación y ve los pensamientos como eventos mentales no como realidades.

¿Qué es el Mindfulness?

 El mindfulness es un estado de la mente en el que presto atención al  momento presente, en el que soy consciente de mis pensamientos y emociones, y además lo hago con una actitud amable y de aceptación, en vez de la tendencia a estar en piloto automático o a rechazar o molestarse con la presencia de ciertas emociones, pensamientos y sensaciones.    Es aprender a ver los pensamientos y emociones sin quedar atrapado en ellos.  

 A través de las prácticas de Mindfulness se cultiva una relación más atenta, consciente y amable con el momento presente, independientemente que este sea agradable, desagradable o neutro. Tenga en cuenta que unas de las grandes fuentes de sufrimiento del ser humano es no aceptar y rechazar lo desagradable (emociones, pensamientos y sensaciones) y aferrarse a lo agradable olvidando que todo en la vida es impermanente.

Con la práctica de la meditación no solamente se ganan cosas, también se pierden otras como la tendencia a reaccionar, ser irritable, y ser impulsivo.  

Prácticas Formales de Meditación

Meditación Sentado: Atención a la respiración, a los sonidos, otros focos.

Escaneo Corporal: Práctica de meditación que consiste en enfocar  la mente en las sensaciones del cuerpo.

Meditación Caminando: Caminata consciente en donde la atención se concentra en el cuerpo y el movimiento que hace este al caminar

Movimientos Conscientes: Práctica de Yoga o movimientos lentos y guiados en donde la concentración está puesta en las partes del cuerpo

Meditación Informal

Incorporar el mindfulness en el día a  día, recordándole a la mente traer la conciencia al momento presente, es decir una ducha en donde la concentración esta puesta en el agua y como ella recorre el cuerpo o en una  comida siendo consciente de  los olores y sabores.

Mindfulness ¿Cómo previene y trata las enfermedades mentales?

En este punto vale la pena citar al Center for Mindfulness in medicine, Health Care and Society que indica lo siguiente con respecto al mindfulness y sus beneficios a nivel físico y mental “en el contexto de la salud el Minfulness es una manera de aprender a través de la experiencia a cuidarse a sí mismo, explorando y entendiendo  la relación existente entre la mente y el cuerpo y movilizando nuestros propios recursos para adaptarnos, creer y sanar”

 Entendiendo esto, vale la pena aclarar que el Minfulness se logra a través de la práctica y que está debe ser autónoma y recurrente, que el objetivo principal es simplemente incorporarla a la vida sin buscar resultados.

Sin embargo aunque lo más importante no son los resultados que se obtienen con la práctica regular, es importante resaltar que hay estudios que demuestran que después de haber realizado el programa de 8 semanas de reducción de estrés basado en Mindfulness, se generan cambios físicos en la estructura y actividad del cerebro y que a su vez estos cambios mejoran  el estado de ánimo, reducen el estrés, la  ansiedad y  la depresión. Ejemplo: Menor actividad de la amígdala cerebral, mayor actividad del lóbulo frontal.

Si quieres incorporar el mindfulness en tu vida diaria, te invitamos al siguiente link (https://www.menteaprende.com/lessons/sesion-de-orientacion/), en donde encontrarás acceso a  la sesión de introducción al programa de reducción de estrés basado en mindfulness.

¿Qué es el estrés? - Mente Aprende

¿Qué es el estrés?

¿Qué es el Estrés y cuando comienza a ser una enfermedad?

En este artículo te brindaremos información para que conozcas a profundidad ¿Qué es el estrés? ¿Cuándo comienza a convertirse en una enfermedad?   ¿Cuáles son los factores que contribuyen a ello? Y ¿Cuáles son los factores que lo previenen o mejoran?

¿Qué es el Estrés?

El estrés es una respuesta normal y adaptativa tanto del cerebro como del organismo frente a las amenazas, peligros y/o cambios que se presentan en la cotidianidad, esta respuesta permite que los seres humanos puedan protegerse del peligro y  afrontar situaciones difíciles e  incómodas.

El estrés  además de ser un mecanismo de defensa, también se presenta  cuando  hay eventos nuevos y/o emocionantes, esto le permite a tu cuerpo reaccionar  para  estar más alerta, generando tensión muscular, aumento del ritmo cardíaco entre otros síntomas que deben ser pasajeros.

¿Cuándo el estrés comienza a ser una enfermedad?

Cuando los síntomas dejan de ser pasajeros y se vuelven permanentes o constantes (Semanas o meses), quiere decir que la respuesta  del cuerpo ya pasó de ser normal a ser desadaptativa generando tensión sin existir ningún tipo de estimulación externa.

En este tipo de casos el estrés se convierte en crónico, generando síntomas como:

  • Dolor de cabeza
  • Cansancio permanente
  • Dolor o tensión muscular
  • Malestar estomacal ( Acompañado de diarrea o estreñimiento)
  • Problemas de memoria y concentración
  • Insomnio o sueño excesivo

Tenga en cuenta que si presenta estos signos debe incorporar hábitos de vida saludable como la buena alimentación, deporte, meditación y una adecuada higiene de sueño. En dado caso que haciendo este tipo de cambios durante un tiempo prolongado, usted no vea ninguna mejoría, es recomendable buscar ayuda de un profesional en salud mental.

¿Qué tipo de enfermedades se derivan del estrés Crónico?

Cuando el estrés es crónico aumenta el riesgo de presentar enfermedades como:

  • Depresión
  • Trastorno de Ansiedad
  • Fibromialgia
  • Dolor de cabeza por migraña o tensión muscular
  • Algunos tipos de vértigo

Empeorar enfermedades como:

  • Hipertensión
  • Diabetes

Factores que aumentan el riesgo de sufrir estrés

El riesgo de sufrir estrés crónico funciona como una balanza, en donde de un lado están ubicados todas las condiciones genéticas o hábitos que aumentan la posibilidad de desarrollarlo y en el otro lado las que lo previenen. Es importante entender este concepto, debido a que es aquí donde radican gran parte de las estrategias que permiten prevenir y tratar no sólo el estrés si no también muchas otras enfermedades.

  • Genético

El estrés se regula a través de circuitos cerebrales que por genética pueden ser más vulnerables a las estimulaciones externas o incluso sin existir ningún tipo de estímulo dispararse generando los síntomas ya mencionados.

  • Hábitos y estilo de Vida

Los hábitos como la mala alimentación, sedentarismo, consumo de cafeína, exposición a pantallas por tiempo prolongado, trabajo en exceso, inadecuada higiene de sueño, consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas, desarrollan con el tiempo mayor probabilidad de sufrir estrés y/o enfermedades que se derivan del mismo.

  • Infancia traumática

Está comprobado que las situaciones traumáticas en la infancia (abuso sexual, maltrato, abandono, violencia intrafamiliar), aumentan el riesgo que un niño en su edad adulta presente mayor vulnerabilidad al estrés.

  • Psicológicos

La forma como las personas interpretan la realidad, es una fuente de estrés y sufrimiento constante, sobre todo cuando no hay ningún tipo de entrenamiento para que la mente aprenda a ver los pensamientos como pensamientos y no como verdades absolutas.

Factores que disminuyen el riesgo de sufrir estrés

Este tipo de factores permiten que el estrés no llegue a convertirse en crónico, “durmiendo” los circuitos cerebrales que se activan en momentos de tensión para que sigan siendo una respuesta normal y adaptativa.

De igual forma permiten mejorar los síntomas cuando estrés ya es crónico  y prevenir que se presenten nuevamente.

  • Ejercicio Cardiovascular

La actividad física regular provoca efectos antidepresivos y ansiolíticos, lo cual contribuye a generar cambios a nivel del cerebro y los circuitos cerebrales. Vale la pena resaltar que la actividad física debe ser prolongada y constante (Se recomienda 40 minutos diarios).

  • Meditación

Cada vez existe más evidencia científica que demuestra que la meditación es  un factor protector y que aporta a la mejoría de enfermedades mentales como el estrés crónico, el trastorno depresivo, el trastorno de ansiedad , la fibromialgia, el trastorno bipolar, entre otras no sólo mentales, si no también físicas. Cabe resaltar que la meditación que ayuda en el proceso de prevenir y mejorar los síntomas del estrés va mucho más allá de una técnica de relajación.

En este factor protector, se recomienda puntualmente el uso del programa de reducción de estrés basado en mindfulness:  https://www.menteaprende.com/courses/mindfulness-para-adultos/ que ayuda a mejorar no sólo los síntomas físicos si no también la relación que frente a los pensamientos.

  • Alimentación

Existen cierto tipo de alimentos que  favorecen el estado de ánimo, entre ellos se destaca la dieta mediterránea que promueve el consumo de vegetales, pescado, grasas buenas y elimina el consumo de carbohidratos, azúcares y alimentos procesados

Finalmente, es importante recordar que dentro de los factores protectores se incluye la vida social activa, en donde exista tiempo para disfrutar en familia, salir a caminar, tomar un descanso al aire libre y la espiritualidad que independiente de sus creencias religiosas o incluso que se considere ateo, ayuda a darle sentido a la vida.

En conclusión, lo invitamos a tener un hábito y estilo de vida saludable en donde los factores protectores sean su principal herramienta para combatir el estrés y otras enfermedades físicas y mentales.

 

 

Trastorno mental -Mente Aprende

Que es y que no es una enfermedad psiquiátrica.

¿Te has preguntado alguna vez qué es en realidad una enfermedad mental o psiquiátrica? ¿Por qué incapacita tanto a quienes la padecen y cuáles son las más comunes? En este artículo abordaremos  este tema que para muchas personas sigue siendo un mito.

¿Qué no es una Enfermedad Psiquiátrica?

Es importante aclarar que una enfermedad psiquiátrica no es debilidad, falta de Fe, ser desagradecido con la vida, falta de carácter o un defecto de personalidad como mucha gente piensa, un trastorno mental es una enfermedad real que requiere tratamiento.

Trastorno Mental

Los trastornos mentales son enfermedades del cerebro, es decir enfermedades biológicas y físicas que afectan tanto el cuerpo como la mente. Las alteraciones de los circuitos cerebrales y partes del cerebro como el hipocampo, el lóbulo frontal, la glándula pineal, entre otros, se ven afectados y generan síntomas en las emociones, cognición, comportamientos y estado físico de los seres humanos.

Afectaciones Cognitivas:

Una persona con un trastorno mental, puede presentar síntomas como:

Dificultad para concentrarse o prestar atención, dificultad para organizar ideas, olvidos recurrentes,  dificultad para entender las cosas, entre otras. Así mismo se alteran los pensamientos con culpabilidad, minusvalía, pesimismo  y en situaciones de riesgo ideas suicidas.

¿Por qué se da un trastorno mental?

En la actualidad  la depresión (Unipolar), el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y el trastorno bipolar, son los más comunes y menos diagnosticados, debido al estigma, la falta de información y un regular servicio de psiquiatría en el sistema de salud público.

Es así como vale la pena resaltar que los trastornos mentales van mucho más allá del cerebro, es decir a pesar que las  alteraciones se dan en el cerebro, con el tiempo terminan afectando el funcionamiento de todo el cuerpo.

Depresión (Unipolar) y Trastorno de Ansiedad

Con el fin de explicar cómo afectan  las enfermedades mentales el funcionamiento del cuerpo, ejemplificaré con una de las más comunes; La depresión y el trastorno de ansiedad que resultan ser dos caras de la misma moneda.

Sucede que los circuitos cerebrales que regulan el estrés, es decir los circuitos que se activan ante la preocupación, la amenaza, el miedo, etc. responden de manera exagerada generando síntomas psiquiátricos como tristeza, irritabilidad, ansiedad  y síntomas físicos como inflamación, dolor y alteración del sistema inmune.

Es por esta razón que los síntomas físicos de estas dos enfermedades mentales producen dolor de cabeza, inflamación del colón, fatiga, mareo, mariposas en el estómago.

¿Por qué la gente no busca ayuda psiquiátrica?

La falta de información, el estigma, el exceso de creencias erróneas y la cantidad de síntomas físicos que producen los trastornos mentales, contribuyen a que las personas busquen ayuda en otros profesionales y nunca logren ser diagnosticadas y tratadas.

Tenga en cuenta que la mayoría de los trastornos mentales no están relacionados con lo que la gente conoce comúnmente como locura es decir no producen síntomas psicóticos (alucinaciones, delirios, comportamientos extraños), por esta razón ante la duda es mejor buscar ayuda de un profesional de salud mental.

Mente sana

Artículos de interés